El Economista - 70 años
Versión digital

sab 22 Jun

BUE 16°C
Panorama

Entre escándalos y acusaciones, Massa quema su último cartucho (y las futuras jubilaciones)

La pesificación forzosa dotaría al Tesoro de una masa de pesos para financiar el gasto electoral y suplir la caída de la recaudación

Entre escándalos y acusaciones, Massa quema su último cartucho (y las futuras jubilaciones)
Leandro Gabin 22 marzo de 2023

Sergio Massa decidió ir a raspar la última olla que le quedaba: la caja de la Anses

Curioso que el mismo funcionario, en 2020, cuando estaba a cargo de Diputados, se jactaba de haber sacado la Ley de Defensa de los Activos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, algo que ahora de cierta manera profanará. 

Pero su relación con los fondos previsionales es más viaja aún. Se le recuerda al tigrense cuando -estando como Jefe de Gabinete de Cristina- jugó a favor de Amado Boudou para la reestatización de las AFJP. Una constante. 

Sea como fuere, esta pesificación forzosa de los activos en dólares que tiene la Anses (y el resto de las dependencias del Estado) lanzada por Massa, algo catalogado como escandaloso que traerá ribetes judiciales (al menos la oposición ya dijo que intentará impedirlo vía judicial), los dotaría de una masa de pesos -en el contexto de caída de la recaudación- para financiar el gasto electoral y suplir la caída de la recaudación. A esa conclusión es a la que llegan las consultoras privadas como la reputada 1816. "El principal objetivo de la medida es conseguir financiamiento para el Tesoro", dice tajante. 

Para 1816, la foto es muy clara. "Los inversores locales vienen rechazando títulos en pesos con vencimiento en el próximo mandato presidencial, mientras que los inversores del exterior rechazan los títulos en dólares. Con límites que imponen la Carta Orgánica del BCRA y el FMI para que el Central financie al Tesoro y con una sequía que reducirá la recaudación del Estado, lo que intentará ahora el Gobierno es tentar a privados locales a que compren Bonares en dólares".

Y si "aparecen pesos dispuestos a comprar Bonares, esos pesos terminarán enel Mecon, que usará a entidades públicas como intermediarios (estas entidades públicas venderán los Bonares en licitaciones y comprarán títulos en moneda local)". 

Según las cuentas de 1816, el FGS tiene US$ 11.800 millones en nominales entre Bonares y Globales (casi todo Bonares), el BCRA otros US$ 15.300 millones en nominales (también Bonares) y el Tesoro US$ 1.600 millones de nominales (más que nada Globales). Entre los 3 tienen US$ 28.700 millones de nominales (US$ 26.200 millones en Bonares y el resto en Globales). Sumando el resto del sector público (como el BNA) se llega a un total de US$ 35.000 millones de nominales. 

Según las cuentas de 1816, el FGS tiene US$ 11.800 millones en nominales entre Bonares y Globales (casi todo Bonares)
Según las cuentas de 1816, el FGS tiene US$ 11.800 millones en nominales entre Bonares y Globales (casi todo Bonares)
  • Para Fernando Marull, director de FMyA, Massa buscaría con esta medida: a) vender US$ 3.500 millones en pesos, bajar el dólar MEP/CCL a costa de que bajen las paridades, b) también con estas ventas, el Tesoro se hace de pesos y ahora puede financiar el déficit fiscal y los vencimientos de la deuda en pesos. 

"Si son US$ 3.500 millones a un dólar MEP de $390, son $1,4 billones o 1,6% del PIB. No está claro el impacto final de la medida, pero lo que sí está claro es que será el BCRA el que le va a comprar los bonos al FGS, imprimiendo pesos con la maquinita. También los bancos (para pagar dividendos) y el mercado comprarían los bonos que se desprenden del FGS, pero en menor medida. En definitiva, más allá del ruido, como sería el BCRA el comprador en última instancia, de él dependerá si el dólar paralelo suba o baje", reseña Marull. 

Sea como fuere, lo cierto es que la oposición ya se manifestó en contra de la medida que intenta lanzar Massa. Las "espadas" económicas del JxC salieron a marcar su posición. "El Gobierno hizo circular anuncios que, dicho de manera fácil, implican reventar contra pesos los bonos en dólares que respaldan las jubilaciones (los bonos del FGS). Hacerlo sería una irresponsabilidad", dijo Guido Sandleris, ex presidente del BCRA que trabaja en la oposición. 

 

"Estamos presentando un pedido de informes para que Sergio Massa venga al Congreso a explicar su ruinosa política económica", apuntó Martín Tetaz. "Digámoslo en criollo, las medidas de Massa son por pánico a la híper; quieren darle liquidez al CCL para evitar que una corrida de depósitos explote la brecha, en el contexto de una sequía que le restará 20.000 millones de dólares a la economía", agregó. 

whatsapp image 2023-03-22 at 09.59.50
 

"Lo que pretende hacer Massa con la deuda intrasectorpúblico es un fraude. En particular, con el FGS del Anses, es una estafa inadmisible. El FMI tiene que pararlo en seco, ponerse los pantalones y dejar de ser tan rastrero como lo es con el gobierno de Alberto Fernández", señaló el libertario José Luis Espert. 

"Por segunda vez, Massa y Cristina meten mano en los fondos de la Anses. Primero robaron a la gente los fondos de las AFJP, después lanzaron la bola de nieve de las Leliq y la emisión descontrolada. Ahora cambian por papelitos sin valor los fondos de la Anses. Todo para llegar como sea a las elecciones", sumó Patricia Bullrich. 

La importancia que tiene esta operación para el Gobierno es relevante. Massa acumula ya a este punto del año dos meses consecutivos de déficit fiscal, padecerá una sequía histórica y viene de incumplir la meta de reservas con el FMI (que se modificó) y seguramente caerá la fiscal. Esto, en el marco de una interna feroz que no se esconde. 

La mujer del ministro, la presidenta de Aysa, Malena Galmarini, lo dijo sin darle vueltas. "Las operaciones políticas nunca gustan, los off nunca gustan y cuando vos sabés de dónde vienen, uno tiene derecho a enojarse", expresó la titular de AySA en diálogo con Radio La Red y aseguró que las críticas "vienen desde la Casa Rosada". Más claro, imposible. 

Para el ministro de Economía, sin embargo, no será tarea sencilla vender (más allá de los aplaudidores de turno) las bondades de pesificar la cartera de inversión de los jubilados. Algunos indiscutidamente afines ya salieron a hacer propaganda con las "ganancias" que tendría la Anses por esta operación. Algo incomprobable hasta que suceda. Pero Massa ya lanzó el operativo para tener "cobertura" mediática, algo que de todas formas no le garantiza que la operación logre su cometido. ¿Y si todo esto falla? 

El ministro quema su último cartucho. Ya no pensando en una candidatura sino más bien en sobrevivir unas semanas más. 

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés