El Economista - 70 años
Versión digital

vie 07 Oct

BUE 18°C
Versión digital

vie 07 Oct

BUE 18°C

“Empezamos a financiar objetivos comerciales”

El Economista dialogó con Johanna Gambarella (Directora de Marketing de Afluenta)

08-11-2017
Compartir

Por Ariel Bazán

La conocida plataforma de “finanzas colaborativas” Afluenta acaba de incorporar a un nuevo segmento entre los tomadores de créditos: monotributistas, autonómos y personas que no están en relación de dependencia que buscan financiamiento para fines comerciales. En charla con El Economista, Johanna Gambarella, directora de marketing de la empresa, contó sobre la nueva modalidad.

¿De qué se trata la nueva modalidad de financiamiento comercial que implementaron?

Incluimos en los créditos que se otorgan en la plataforma a monotributistas, autonómos y personas que no están en relación de dependencia que quieren financiamiento para fines comerciales, como comprar stocks, alquilar un local, adquirir insumos, contratar personal, consolidar deuda, etcétera. Apuntamos a este segmento de gente porque teníamos muchas personas en relación de dependencia que pedían créditos para independizarse en otra actividad y vimos entonces que había una porción del mercado que estaba desatendida.

¿Qué perfil tiene este nuevo segmento?

Son personas que no están en relación de dependencia y que quizás hoy no podrían tener crédito en un banco. Nosotros les damos el monto que necesiten, siempre que puedan pagarlo con relación a sus ingresos y el nivel de otras obligaciones que tengan, como deudas con tarjetas de créditos, por servicios, etc. Por otro lado, el nivel de ingresos de cada persona está garantizado por los pagos que haga en su condición de  monotributista o autonómo.

¿Es más riesgoso este segmento que los otros?

No necesariamente es un sector de riesgo. Aunque no pueden acreditar sus ingresos como alguien en relación de dependencia, son económicamente activos: generan facturación y tienen un historial crediticio que se puede analizar. Los de este segmento siempre tuvieron fama de no ser buenos clientes por no tener ingresos fijos, pero están económicamente activos y por eso tratamos de derribar el mito que hay sobre ellos.

¿Los créditos a los que pueden acceder son iguales al resto?

Son préstamos iguales al resto de nuestra cartera: pueden solicitar de $ 5.000 a $ 500.000, según su capacidad de repago, en hasta 48 cuotas de forma 100% online, con un mecanismo de evaluación igual al de alguien en relación de dependencia.

¿Los nuevos ingresantes terminan cayendo en las categorías más bajas?

No necesariamente. Nuestros perfiles van de “AA” a “F” en función a cómo pagan los usuarios y no según si están en relación de dependencia o facturan, con lo cual claramente un monotributista podría tener un muy buen score y ser “AA”. La capacidad de repago que se exige no condiciona la categoría de la persona sino el monto del crédito al que podrá acceder, mientras que la tasa que obtendrá dependerá  de lo bien o mal que haya pagado antes. Entonces, podría ocurrir

que alguien haya pagado bien toda su vida y como ahora tiene muchas deudas no pueda tomar un préstamo grande.

¿Es más conveniente este canal de financiamiento para el nuevo segmento respecto a otras alternativas tradicionales?

Este nuevo canal es superador de las alternativas de créditos. Nuestras tasas están muy alineadas con las que ordena el BCRA, e incluso quienes deban pagar una tasa alta por estar en las categorías más bajas podrán acceder a préstamos que tendrían vedados en los bancos. Además, el solicitante tiene la ventaja de recibir respuesta inmediata sobre si recibirá o el crédito, mientras que en una financiera o un banco tendría que llevar un montón de papeles y esperar bastante para saber si le prestan. En Afluenta, se completa la solicitud online en tres minutos, en 15 segundos hay respuesta por sí o no, y a las 48 horas ya se tiene la plata en la cuenta.

¿Y los inversores mostraron interés por este nuevo segmento?

Sí, aunque el retorno del inversor no está vinculado a que los tomadores de crédito sean monotributistas o no, sino al perfil del solicitante: por ejemplo, un “AA” tiene menor retorno que un “F” porque es mucho más seguro. Si se invierte en todos los perfiles y todos los montos y plazos de créditos la rentabilidad promedio será del 43%, aunque hay inversores conservadores que deciden apostar a perfiles “AA” con menos rentabilidad y otros más agresivos que apuntan a la “F” ?asumiendo un poco más de atraso y mora?por alrededor del 50%.

¿Habilitarán algún nuevo segmento después de esta apertura a monotributistas y autonómos?

Este fue el primer paso para poder avanzar con créditos para empresas, aunque aún no tenemos fecha. Nosotros primeros lanzamos un producto, aprendemos de él y a partir de ahí seguimos lanzando otros. Por eso, en este caso necesitamos como mínimo seis meses para evaluar cómo funciona este nuevo perfil de cliente antes de avanzar otro paso.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés