El Economista - 70 años
Versión digital

sab 01 Oct

BUE 22°C
Versión digital

sab 01 Oct

BUE 22°C
Escenario

El mercado le facturó al Gobierno sus peleas internas

El dólar blue saltó $9. Los bonos y las acciones bajaron más que el resto del mundo, que está inquieto por la inminente suba de tasas de la Fed. El BCRA sumó reservas pero se sigue endeudando.

En una nueva sucesión de enfrentamientos en la coalición oficial, la rueda de ayer volvió a ser movida.
En una nueva sucesión de enfrentamientos en la coalición oficial, la rueda de ayer volvió a ser movida.
Luis Varela Luis Varela 21-09-2022
Compartir

En vísperas de un día clave para las finanzas mundiales, ya que luego de su reunión de dos días, la Reserva Federal anunciará una suba de la tasa corta para intentar aplacar un nivel de inflación que ya se ha tornado peligroso porque la economía norteamericana se está autoindexando, Argentina tuvo una sucesión de encontronazos y defectuosos anuncios cambiarios oficiales que transformó la jornada de ayer en un día ciertamente complicado.

Y lo que ocurrió entre las 20 horas del lunes y el mediodía de ayer dejó en claro que no hay una conducción certera y reveló, además, que siguen los durísimos enfrentamientos dentro de la misma coalición oficialista. 

El foco de los entreveros tuvo que ver con la promulgación de un cepo sobre otro cepo, en la sucesión de parche tras parche que va realizando este Gobierno desde hace varios meses para ver si de alguna manera puede sostener un "plan aguantar". 

El origen de este papelón tuvo que ver con el dólar soja, con el Gobierno pagándole a los sojeros $200 pesos por dólar, en vez de los 140 pesos que les venía pagando, para que aceleraran liquidaciones y que, con eso, el BCRA pudiera recuperar reservas que estaban absolutamente debajo de la línea de flotación. La medida tuvo un impacto inmediato: los sojeros, que tenían los silos llenos de porotos, los vendieron a manos llenas y desde el 5 de septiembre en adelante comenzaron a liquidar divisas por lo que el BCRA sumó reservas de manera muy consistente.

Por supuesto, esa soja liquidada con a $200 fueron llegando a las cuentas de los productores, que se encontraron con tres opciones para recolocar el dinero, ya que los pesos se están incendiando con una inflación que según Emmanuel Alvarez Agis puede llegar a tener dos dígitos mensuales pronto: comprar insumos importados para sus campos (quitándole reservas al BCRA a $144), dejar el dinero en los bancos en varias opciones como plazos fijos UVA o depósitos indexados por tipo de cambio, o directamente comprar dólar MEP o contado con liquidación, para cerrar el ciclo cambiando porotos por dólares en cajas de seguridad, en el colchón o en el exterior.

La suba del dólar

La decisión casi masiva de los sojeros fue comprar dólares financieros, que tuvieron una suba casi inmediata de $269 a $303.  Ante semejante movimiento, el BCRA tomó una decisión unilateral, sin consultar con Economía: prohibirle a los que cobraban dólar soja a $200 que pudieran comprar dólares financieros. Obviamente, en la noche del lunes estallaron las redes, Massa se comunicó con el BCRA y cerca de medianoche terminaron haciendo una aclaración que las empresas que usen dólar soja no tendrán acceso pero que las personas humanas (los productores agropecuarios en sí mismos) sí podrán seguir comprando dólar MEP.

Esta medida del BCRA afectó durante unas horas a unas 20.000 pequeñas agroempresas que resolvieron eludir el anuncio del BCRA repartiendo dividendos a sus socios, quienes de manera individual con algunas horas de retraso pudieron volver a comprar dólares financieros, de ahí que durante las primeras horas del día tanto el MEP como el CCL tuvieron cotizaciones marcadamente a la baja, con muy pocas operaciones, pero hacia el final empezaron a repuntar. Pero como los productores no son especialistas en finanzas, el movimiento inicial que tuvo primer reacción fue utilizar los dólares que tenían en las cuentas en el dólar blue, sacar del sistema billetes que se queman, y volver a tener un resguardo, luego de sacar los porotos de los silos.

El resultado de toda esa confusión derivó en que en el balance del día el dólar blue pegó un saltó de $9, el movimiento diario más grande del año, hasta $287, mientras que circunstancialmente durante la traba del día de ayer (que será hábilmente evitada por los productores) el dólar Senebi bajó $1,03 hasta $302,89 pesos, el dólar MEP bajó $2,01 hasta $295,10 pesos y el contado con liquidación bajó 44 centavos hasta $302,89, por lo que al final del día la brecha entre el dólar oficial y el blue subió al 90'% y la del CCL y el mayorista fue del 109%. El BCRA pudo sumar reservas por US$ 81 millones (menos que en los últimos días) y se endeudó en más Leliq chupando de los bancos nada menos que $822.502 millones a 28 días. Todo en una jornada en la que en el mundo se acentuó el dominio del súper dólar, ya que todos están pendientes de la suba de tasa corta que realizará hoy Powell.

Fed y mercados globales

El consenso de los analistas de Wall Street cree que la FED subirá su tasa base hoy en 0,75% (aunque un cuarto de los consultados estiman que el incremento puede llegar a ser del 1 punto, veremos). Pero el solo movimiento hizo que siguieran firmes las tasas largas de EE.UU.: se pagó 4,1% anual por el bono de la Fed a 1 año de plazo, 3,7% a 5 años, 3,6% a 10 años y 3,6% a 30 años. Y, detrás de eso, ayer mismo en el exterior el dólar subió 1% en Chile, 0,5% contra el euro y el mexicano y 0,4% contra el yen y la libra, pero cedió 0,3% en Brasil. Y, como correlato, a nivel local, mientras los dólares oficiales se siguen atrasando contra la inflación, medidos en pesos, el real subió 14 centavos hasta 28,11, el euro bajó 41 centavos hasta 144,28 y la libra bajó 42 centavos hasta 164,65.

Por supuesto, todos los operadores estuvieron averiguando bien a fondo cual fue el origen del cortocircuito que generó semejante comunicado en el Banco Central y encontraron una novela que ya aburre. Tal como le pasó cien veces al ex ministro Martín Guzmán con el titular del BCRA Miguel Angel Pesce, ahora se acaba de reeditar otra pelea entre Economía y la autoridad monetaria. Como se sabe, hace unos días Alberto Fernández usó la lapicera y ratificó a Pesce para que siga en el cargo, a contramano de lo que querían Cristina Kirchner y Sergio Massa. Es más, Massa quiso poner a un hombre de su confianza, Lisandro Cleri, como vicepresidente del organismo, pero no solo no lo dejaron, sino que tampoco pudo poner a una persona suya en un puesto que queda libre en el directorio de Reconquista 266.

El resultado de todo esto hirió aún más la falta de confianza de los inversores en el Gobierno, en un momento en el que Argentina está invitando a empresas petroleras y mineras para que vengan a invertir, y demuestran con estos movimientos que cambian las reglas de manera improvisada y sorpresiva, dejando a los inversores argentinos completamente descolocados, desfavoreciendo por completo la fluidez de los negocios y, por supuesto, ahuyentando el capital, la inversión y la posibilidad de crear una cantidad importante de empleo en blanco que saque al país de este pozo de pobreza.

Caída de bonos y acciones

Ante semejante movida, los titulos argentinos, tanto acciones como bonos fueron a la baja, en un martes que ya de por sí fue negativo para casi todas las bolsas del mundo. Con una muy buena definición, el analista Pedro Siaba Serrate, de Portfolio Personal, definió a las finanzas argentinas de la siguiente manera: "Nosotros somos como una cáscara de nuez, a la que permanentemente le hacemos hoyos a nuestro propio bote, y el mar internacional se está poniendo bravo de nuevo".

Ante eso, los bonos argentinos perdieron ayer en promedio otro 0,7%, se perdió todo el momentum Massa, no tuvo ningún impacto la aprobación de la auditoría del FMI y el riesgo país volvió a subir hasta 2.388 puntos básicos, con un incremento de 82 unidades a lo largo de las últimas seis ruedas. Y mientras la Bolsa de Nueva York perdió ayer 1% en todos sus índices, con una baja del 0,6% en San Pablo y México, la Bolsa de Buenos Aires argentina volvió a ser la peor de todas.

Con una importante baja en el volumen operado, $1.950 millones en acciones y $3.726 millones en Cedears, hubo una baja del 1,5% en la Bolsa de Buenos Aires. Y se anotó una baja en bloque en los ADR argentinos que se transan en Nueva York, ya que sin ninguna suba para mencionar hubo descensos del 1% al 9% para Bioceres, Cresud, Mercado libre, TGS, Macro, Central Puerto, Pampa E, Galicia, IRSA, Edenor y Supervielle.

Pero probablemente donde más ruido hubo fue en los negocios con Cedears, porque estos papeles están siendo involucrados en los cepos al dólar. De manera bastante clara ya que se dijo que los que compren Cedears no tendrán acceso a comprar los US$ 200 mensuales, y están bastante indefinido si tienen habilitación para compra dólar MEP. Y también está en debate de qué modo se realizará la traba para que todos los argentinos que viajen al exterior terminen pagando sus gastos de tarjeta con el valor de dólar MEP.

Commodities mixtas

En capilla, esperando a Powell, las commodities mostraron ayer movimientos muy diversos. El petróleo bajó otro 1%. Los metales preciosos continuaron en descenso. Los metales básicos funcionaron mixtos. Hubo una marcada suba para los granos en Chicago, sobre todo para el trigo, donde por la sequía saltó 7,6%. Y a nivel local, un poco por la sequía, otro poco por el dólar soja y otro poco por desconfianza con el Gobierno, tanto el trigo como el maíz volvieron a subir en Rosario, lo cual generará problemas en la cadena alimentaria y en la inflación. Y casi lo peor del día se dio con las criptomonedas, con el Bitcoin otro 2% abajo y con varios especialistas advirtiendo que volverá a tener precios que no tiene desde 2019.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés