El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 11°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 11°C

El blanqueo podría superar las expectativas oficiales

Por la coyuntura nacional e internacional, la iniciativa podría superar los US$ 20.000 millones.

04-07-2016
Compartir

por Felicitas Carrique

Los especialistas consultados por El Economista coinciden con que las perspectivas para la iniciativa oficial, recientemente aprobada, son muy favorables como consecuencia de un particular escenario nacional e internacional.

El escenario “Hay varios factores que pueden ayudar a que este proyecto sea exitoso. Primero, la cooperación a nivel global para controlar el dinero no declarado y, al mismo tiempo, la situación en el resto del mundo donde las tasas reales negativas convierten a Argentina en una mejor alternativa, con buenos rendimientos y menos riesgo que antes”, explica Martín Polo, economista jefe de Analytica Consultora.

El ministro de Hacienda y Finanzas Públicas, Alfonso Prat- Gay, afirmó que de alcanzar la inserción a la economía formal de US$ 20.000 millones la medida sería considerada un éxito.

Fernando Jorge, director de la Consultora Fernando H. Jorge y especialista en blanqueo de capitales, añade: “Estoy convencido de que esta vez va a ser completamente diferente y que la realidad va a coincidir con el optimismo del Gobierno, si es que no lo supera. Aunque todavía no son en firme porque falta reglamentación de la AFIP, hemos recibido muchas consultas porque la gente ve con buenos ojos el blanqueo”.

Cooperación internacional

Según coinciden los especialistas, la dificultad que supondrá luego del 1° de enero de 2017 ocultar los activos en otros países es uno de los factores que pueden convertir el recientemente aprobado blanqueo de capitales en un éxito.

Esto se debe al acuerdo firmado por los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) para intercambiar información bancaria de personas físicas y jurídicas.

“Vamos hacia una globalización de la información y hay necesidades globales de controlar los flujos financieros de terrorismo o narcotráfico”, dice Fernando Jorge y agrega: “El mundo está cambiando. Para nosotros es una cuestión fiscal, pero para otros países es una cuestión de seguridad nacional”.

En el mismo sentido, Polo declara: “En pocos años tener un activo no declarado en el exterior va a ser muy costoso. Existe una presiona a nivel global para cruzar información financiera que facilita el llamado al blanqueo”.

Posibilidad de negocio

Jorge explica que “hay muchos patrimonios que tienen oportunidad de negocios y, al no estar declarados, no son aprovechados”. Este blanqueo, dice, “le va a permitir a aquellos que lo tienen, declararlo y aprovechar oportunidades que en este momento no pueden”.

Sobre el mismo punto, Polo agrega que hoy en la Argentina el riesgo país es muy bajo y “se presenta como una alternativa de inversión mucho más atractiva con respecto a otros países. La posibilidad de aprovechar los rendimientos que hoy te ofrece Argentina con menos riesgo que antes ayuda al blanqueo”.

Sin embargo, una de las razones que podría atentar contra el éxito del blanqueo es el temor de los contribuyentes a la AFIP, sumado a la inestabilidad característica del país en las reglas del juego.

¿De cuánto hablamos?

Ezequiel Zambaglione, jefe de Estrategia y Research para banca privada en Puente, afirma que se trata de cifras muy difíciles de estimar y que basan sus estimaciones en la experiencia chilena, donde el año pasado se realizó un programa de blanqueo.

“Ellos pudieron exteriorizar US$ 15.000 millones. El tamaño de su economía es la cuarta parte de la nuestra, por lo que podríamos pensar en que en nuestro país se podría obtener cuatro veces esa cifra. Además, la economía informal en nuestro país es mayor que la de Chile”, analiza el especialista de Puente.

Zambaglione plantea que en base a esta comparación estiman una exteriorización de US$ 50.000 millones y un ingreso de capitales del 10% del total exteriorizado. Sobre esto aclara que no se puede saber a ciencia cierta si el argentino tendrá la misma predisposición para exteriorizar capital y que las economías de ambos países son inmensamente diferentes.

Instrumentos

La ley establece que quienes exterioricen muebles o inmuebles cuyo valor no supere los $305.000 no deberán pagar ninguna multa; para quienes superen ese monto pero no alcancen los $800.000, la penalización será del 5% y quienes superen los $800.000 deberán abonar 10% de lo blanqueado, con fecha límite el 1° de enero de 2017.

Sin embargo, para alcanzar el objetivo, el Gobierno implementó distintos instrumentos que permitirían exteriorizar capital sin pagar la penalización y, además, ofrece la posibilidad de blanquear bienes sin repatriarlos.

Costos y beneficios

Si lo que se quiere es evitar pagar el impuesto, la ley propone tres opiniones. En primer lugar, un bono en dólares a tres años intransferible, no negociable, sin intereses, que se puede adquirir hasta septiembre de este año. El punto fuerte de esta opción es que será el Gobierno actual quien responda por estas inversiones.

La segunda opción propone un bono en moneda estadounidense a 7 años, con 1% de interés, intransferible e innegociable los primeros cuatro años, es decir, que no estará en manos de la gestión macrista reintegrar el capital a sus propietarios.

Sin embargo, lo atractivo de esta opción es que permitirá exteriorizar tres veces el monto suscripto y permitirá disponer de dos tercios de lo blanqueado para realizar otras inversiones.

Una tercera opción será invertir en economía real a través de distintos fondos de inversión, pero ese aspecto todavía no se encuentra reglamentado.

“Quien tiene el dinero en el exterior lo que no quiere es pagar el impuesto. El Gobierno está tratando de seducirlo con distintas herramientas que permiten evitar la carga impositiva”, explica Polo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés