Alejandro Cacace

Un diputado radical presentó un proyecto de 8 artículos para dolarizar la economía

“En Argentina hay una dolarización espontánea, ya que utilizamos conjuntamente con nuestra moneda al dólar americano. Lo que este proyecto propone es una dolarización oficial o de jure", señala

"He presentado hoy en el Congreso un proyecto de ley de dolarización oficial", dijo Cacace
"He presentado hoy en el Congreso un proyecto de ley de dolarización oficial", dijo Cacace
28-03-2022
Compartir

"Con el fin de estabilizar la economía argentina, y terminar con el problema de la inflación, he presentado hoy en el Congreso de la Nación un proyecto de ley de dolarización oficial", señaló el diputado nacional Alejandro Cacace (UCR-San Luis) en sus redes sociales.

Allí adjunta el proyecto de ley, con apenas 8 artículos, donde explica porque Argentina debería cambiar su signo monetario. 

Un proceso que, dice, ya existe parcialmente. “En Argentina hay una dolarización espontánea, ya que utilizamos conjuntamente con nuestra moneda al dólar americano. Lo que este proyecto propone es una dolarización oficial o de jure. Esta implica que una moneda extranjera se establezca oficialmente como moneda de curso legal exclusiva”, señala el proyecto, en sus fundamentos, donde repasa la literatura sobre el tema y analiza casos comparados, como el de Ecuador.

  • El proyecto señala que Ecuador llegó a dolarizar su economía en el 2000 por una grave crisis bancaria y después de llegar a un pico de inflación anual de 100%, ya lleva 20 años por ese sendero, con datos que permiten un análisis sobre los resultados alcanzados a partir de dolarizarse: la dolarización llevó la tasa de inflación de tres cifras a menos del 20% en 2 años.

Sería, además, una dolarización unilateral, es decir, que no requiere ningún tipo de aprobación o acuerdo con el país emisor de la moneda a adoptar (es decir, Estados Unidos).

Desde la creación del Banco Central en 1935 a la fecha, Argentina tuvo sólo 8 años de inflación de 1 dígito sacando la convertibilidad de los 90'

Entre los fundamentos, señala que “la dolarización tiene que venir indefectiblemente acompañada de otras medidas en el frente fiscal, financiero, laboral y comercial sino no va a ser efectiva en el mediano plazo”. 

Cacace agrega que “la dolarización no es un atajo 'a la argentina' para resolver rápidamente los problemas estructurales que tenemos, sino que es un cambio de paradigma económico”.

“Si queremos transformar la economía argentina no podemos pensar más en atajos y tenemos que empezar a pensar en políticas de Estado que trasciendan en el tiempo. La dolarización será la primera de un cambio de paradigma económico”, agrega.

¿Cómo sería el proceso para dolarizar la economía?

Siguiendo al economista Jorge Avila de la Universidad del CEMA, Cacace dice que el proceso podría dividirse en etapas. 

  1. Conversión de pasivos del BCRA. Por un lado, Romano (2021), siguiendo a Hanke & Schuler (1999b) señala que consiste en reemplazar la Base Monetaria (M0) por dólares. Por otro lado, Avila (2018; p. 5) plantea que la conversión debe comprender no solo los pasivos monetarios del BCRA (Base Monetaria), sino también los no monetarios, que abarca a las letras y notas en pesos emitidas por el Banco Central. De acuerdo a Avila, el tipo de cambio de conversión sería igual al cociente entre los pasivos mencionados y las reservas internacionales. El economista del CEMA afirma que con una conversión plena de los pasivos monetarios y no monetarios del BCRA, “la tasa de interés de corto plazo en pesos caería al nivel de la tasa de bono americano a tres meses más la tasa esperada de devaluación del peso (...) difícilmente se observaría una corrida cambiaria (y) a su vez, la tasa de inflación iniciaría un camino descendente hasta desaparecer en unos tres años. Entonces, el tipo de cambio de conversión, de tal modo que permita con las reservas en poder del Banco Central hacer frente a estos pasivos sería igual al cociente entre los pasivos mencionados y las reservas internacionales". 
  2. Para comenzar con la recuperación económica, además, es necesario un precio fijo del dólar por un futuro indefinido. Para ello, hay que procurar que la dolarización sea muy difícil de revertir, ya que de esa forma desaparecerían las expectativas de devaluación y bajaría la tasa de interés de corto plazo a niveles de la de bono de Estados Unidos a tres meses. Todo esto debería llevarse a cabo en un plazo corto, de seis meses, donde se conviertan los depósitos bancarios y las letras del Banco Central a dólares al tipo de cambio de conversión, ofreciendole al público que entregue el circulante al mismo tipo de cambio. Debería procurarse importar la cantidad de billetes necesarios para hacerlo. 
  3. Solucionar la potencial pérdida de competitividad. Avila (2018; p. 9-10) plantea dos opciones para solucionar una eventual pérdida de competitividad. Una es una mayor apertura comercial, que implica suscribir acuerdos de libre comercio con las potencias, afirmando que así serían más difíciles de ser revocables, generando un clima de previsibilidad y confianza. “En particular, sube el precio del sector exportable y por esta via promueve la reasignacion de capital, trabajo y capacidad empresarial desde el sector protegido hacia el sector desprotegido, mientras genera un ambiente atractivo para la inversion extranjera directa". Sin dudas aumentar las exportaciones, ya sea por vía de precio o cantidad, atraer IED e inversión privada son mecanismos que pueden contribuir para crecer (Romano, 2021; p. 166). La dolarización no resuelve el tamaño del Estado ni el desmesurado gasto público, pero lo condiciona, al cerrar canales de financiamiento a través del Banco Central. Como bien señala Avila (2018), citando a Jacome & Lönnberg (2009) si bien la experiencia en otros países ha mostrado que la dolarizacion genera un sesgo a favor de la disciplina fiscal, en Argentina eso podría no suceder. Sugiere en este sentido achicar el Estado, lo cual si bien puede impactar negativamente en la demanda, puede contrarrestarse con reformas laborales, impositivas e inversión en infraestructura.

Hay riesgos

“Está claro que la dolarización no es la solución a todos los problemas de nuestra economía. Es necesario, además, previendo esta factible pérdida de competitividad y escenarios donde los términos de intercambio no sean favorables, que dificulten hacer crecer nuestra economía, requieren de reformas estructurales en lo impositivo y lo laboral, la profundización del sector financiero, la disciplina fiscal, -aquello que se marcó que faltó en el plan de Convertibilidad-, la independencia del Banco Central y la prohibición de financiar al Tesoro, es necesario para poder expandir a largo plazo nuestra economía. La dolarización viene a eliminar la volatilidad e inestabilidad que nos causa no tener moneda y sentar las bases para poder avanzar y no estar retrocediendo respecto de la región y el mundo (Romano, 2021)”, señala el proyecto, entre sus fundamentos.

Asimismo, Cacace busca derribar algunas creencias en torno a la dolarización. Por ejemplo, que es inconstitucional. Allí dice, por el contratio, que “es facultad del Congreso establecer cuál es o cuáles son las monedas de curso legal, así lo establece la Constitución y lo ha dicho la Corte Suprema (fallos 36:177)”. 

En efecto, agrega, el artículo 75 inciso 11 de la Carta Magna dice que corresponde al Congreso hacer sellar moneda, fijar su valor y el de las extranjeras. Cuando el constituyente introduce esta norma en la Constitución, tomada de la Constitución de EE.UU., se hace en aras de impedir que las provincias acuñen moneda y así configurar un solo mercado en todo el territorio nacional (Dalla Via, 2000). “Entonces, si el Congreso tiene esas facultades, significa que puede disponer el curso legal de una moneda extranjera”, concluye.

En esta nota

Lee también

Preguntas Frecuentes Dólar

El dólar solidario (o dólar ahorro) es la divisa a la que se accede de manera oficial a través de bancos o entidades financieras. El valor se compone del precio del dólar oficial + 30% de impuesto PAIS + 35% de la percepción del Impuesto a las Ganancias.

El límite de compra de moneda extranjera permitido por mes calendario es de US$ 200 mensuales. El mismo se verá reducido por los montos a abonar en dólares proveniente de los consumos en moneda extranjera realizados con tus tarjetas de débito y crédito en el mes anterior.

El trámite se realiza a través de la web de la AFIP y está habilitado tanto para los monotributistas como para los trabajadores en relación de dependencia. Ingresá a la guía Paso a paso para solicitar la devolución de la percepción del 35%.

El Dólar Blue es un eufemismo para referirse al dólar estadounidense comprado de forma ilegal en Argentina.

El valor depende de las operaciones realizadas en el mercado paralelo. Conocé la Cotización del dólar blue.

El dólar MEP (o Dólar Bolsa) es aquel tipo de cambio resultante de una operación que consiste en la compra de bonos en pesos y su posterior venta en dólares. Es una alternativa sencilla, sin límites de compra y con menos restricciones.

Es necesario tener una caja de ahorro en pesos y otra en dólares (a nombre de la misma persona) y contar con una cuenta comitente en la bolsa.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés