El Economista - 70 años
Versión digital

mie 27 Oct

BUE 24°C

Versión digital

mie 27 Oct

BUE 24°C

Sube el CCL y se cierra más el cepo

Presión sobre los precios y las importaciones

28-09-2014
Compartir

La fuerte suba de los dólares paralelos (legales e ilegales) y la reticencia del BCRA a entregar dólares oficiales para importaciones operan, según varios analistas, como un desdoblamiento cambiario de facto: se importa al “contado con liqui” de más de $14 y se exporta al oficial de $8,42. Eso genera presiones alcistas sobre la inflación y, por la limitación de las importaciones, más recesión. Además de los procesos productivos, también afecta la rentabilidad de las empresas.

“La última idea supuestamente providencial fue instar a importadores a hacerse de dólares por el canal del contado con liqui para evitar la pérdida de reservas. Como ya explicáramos, este desdoblamiento de facto dista mucho de ser solución. Son obvias las implicancias inflacionarias de importar a un dólar de $14 en vez de al oficial a $8,40; y el deterioro ulterior de la competitividad de los exportadores resultaría lapidario. Quizás el shock sería menos abrupto que en el caso de una devaluación lisa y llana del dólar oficial, pero el desenlace (con algún rezago) sería el mismo”, opina Federico Muñoz.

“Las restricciones para aprovisionarse de insumos y bienes intermedios importados de ningún modo son neutras desde el punto de vista de la competitividad. Y pueden llegar a ser tan importantes como para desalojar a empresas locales de mercados externos duramente conquistados”, opinan Jorge Vasconcelos y Patricio Vimberg, desde la Fundación Mediterránea.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés