Según Ecolatina, la inflación de julio fue de 2,6% (la más baja desde septiembre)

Según la consultora, este dato representa una "buena noticia", ya que mostraría que la inflación está consolidando su desaceleración.

inflacion
inflacion
04-08-2021
Compartir

Según el IPC GBA de la consultora Ecolatina, la inflación de julio fue de 2,6% mensual y acumuló 28% en los primeros siete meses del año. Así, los precios habrían perforado el piso del 3% (que no perforaba desde hace 9 meses), consolidando una desaceleración desde el pico de marzo aunque todavía continúa a valores altos.

“Con esta variación, tuvimos el avance más bajo desde septiembre de 2020, lo que representa una buena noticia”, comentó la consultora en su informe. “A pesar del arranque de año agitado, la suba de precios empezó a desacelerar en los últimos meses, ayudada por las anclas cambiarias y tarifarias”, argumentaron.Por su parte, el rubro alimentos y bebidas también estuvo por debajo del 3% por primera vez en el año. La mayor estabilidad obedeció al aumento “moderado” de carne vacuna, que mostró un avance del 1% en julio, en comparación con 7% promedio mensual en el primer semestre, a la vez que la baja estacional de frutas también ayudó a este resultado. “Por otro lado, los alimentos de consumo masivo siguieron creciendo por encima del 4% mensual en promedio, como consecuencia del desarme de Precios Máximos”, señaló Ecolatina.

A contramano de los últimos meses, los servicios les ganaron la carrera nominal a los bienes, algo que había ocurrido sólo dos veces desde que empezó el congelamiento tarifario en abril de 2019. Si bien los servicios públicos siguieron congelados, los privados mostraron una aceleración relevante (+4%) y crecieron muy por encima de los bienes (+2,6%).

En un contexto de reapertura de paritarias y dólar oficial planchado, esta dinámica podría repetirse en los próximos meses, achicando las diferencias acumuladas en los últimos años”, consideró la consultora.

Más allá de la baja del nivel general, el informe destacó que la inflación núcleo siguió por encima del 3% en el séptimo mes de 2021, debido a que los precios regulados contuvieron otra vez a la variación agregada, marcando que los retrasos siguen profundizándose. “En agosto, las subas ya anunciadas de prepagas y GNC (+9% y +5%, respectivamente) impulsarían a ese componente, pudiendo generar que la inflación de agosto se ubique levemente por encima de la de julio”, apuntaron.

El estudio proyectó que la inflación bajaría en la segunda mitad del año, ya que pasaría del 4% promedio mensual en el primer semestre (60% anualizado) al 3% (40% anualizado). “Un menor efecto de la emisión récord de 2020, sumado al ancla tarifaria y una moderada suba del tipo de cambio oficial ayudarán a controlar la suba de precios, incluso en un escenario de incremento nominal de los salarios”, estimaron.

En tanto, la consultora espera que la inflación acumule 48% durante 2021. “El gran problema no será solo la suba de precios de este año: con un dólar y tarifas congelados, y un acuerdo con el FMI pronto a firmarse, la primera mitad de 2022 también podría ser agitada en materia inflacionaria, dejando un piso de 40% para el año que viene”, concluyó Ecolatina.

Según el IPC-OJF (GBA), que elabora la consultora de Orlando J. Ferreres, la inflación de julio fue de 2,7% mensual y registró un crecimiento interanual de 46,5%. Por otra parte, la inflación núcleo avanzó a un ritmo mensual de 3,2%, marcando un aumento de 47,7% anual. La inflación general acumulada fue de 26,8%.

En cuanto a los principales rubros, educación encabezó las subas del mes, registrando un alza de 8,7% mensual. Por su parte, equipamiento y mantenimiento del hogar lo hizo en 4% mensual, mientras que esparcimiento avanzó 3,4% mensual. Con relación a la medición núcleo, arrojó una variación del 3,2% y en términos anuales registró una suba del 47,7%. En cuanto a los bienes y servicios regulados, éstos registraron una variación de 1,9% mensual, mientras que los estacionales subieron 1,2% mensual.

En Empiria señalaron ante El Economista que su medición de julio marcó 3,1%.

Alimentos y bebidas

Por su parte, los aumentos en alimentos de consumo masivo continúan siendo una preocupación para el Gobierno y un problema para los bolsillos de los trabajadores. El relevamiento que hace la asociación Consumidores Libres en supermercados y negocios barriales de la Ciudad de Buenos Aires mostró que el conjunto de una canasta de 21 alimentos esenciales tuvo un aumento del 3,38% durante el mes pasado y acumuló 33,07% en lo que va del 2021.

En términos agregados, dicha canasta tuvo un incremento de $876 para alcanzar un costo total de $5.996 en la Ciudad. En el séptimo mes del año, el rubro de mayor incremento fue almacén, con un promedio del 4,2%. Entre esos productos, en particular, el aceite (11,43%) y el arroz (9,38%) fueron los de mayor incremento.

En tanto, las frutas y verduras se mantuvieron más estables, con una suba promedio del 0,93%. Esto se dio porque hubo caídas fuertes en la papa negra (-18,75%) y la naranja (-17,65%).

De acuerdo con este relevamiento, los distintos tipos de carnes tuvieron una suba promedio del 3,77% en el mismo lapso. Las mayores alzas en julio se detectaron en el precio del kilo de la paleta que se encareció 5,56% y en lo que va del año sumó 46,15%, y en el asado con un alza de 3,95% que en los últimos siete meses totalizó 41,07%. En tanto, en el acumulado del año, este segmento se incrementó 40,93%.

Otra medición de alimentos y bebidas, hecha por la consultora LCG que releva 8.000 artículos online en supermercados, detalló que el mes pasado 13,2% de estos productos registraron subas. Lo hicieron en un nivel promedio del 3,3% en las últimas cuatro semanas y del 3,7% medidas punta a punta, señaló la consultora en su último informe de precios.

LCG, además, indicó que estos niveles de precios dejaron un arrastre para el mes de agosto de 1,9%. El informe de la consultora destacó que “verduras, con altibajos semanales, lidera la inflación mensual” con un aumento de 5,6%.

Según un sondeo de Focus Market, "la inflación en julio mantiene un piso de 3% y en el caso de los alimentos observamos una desaceleración en la evolución de precios hacia el 2,9%”, precisó el director, Damián Di Pace. No obstante, aclaró que “hay categorías de la canasta básica como aceite, huevos, infusiones, carne que muestran una temperatura de precios superior al promedio".

“Mientras el Gobierno intenta recuperar el poder adquisitivo con la reapertura de paritarias, al mismo tiempo el terreno ganado se va erosionando frente al avance de la evolución de precios. A su vez, hay sectores asalariados no registrados que de acuerdo al Indec han tenido solo 19,7% interanual de aumento en su ingreso, muy por debajo de la inflación del período", remarcó Di Pace.

El economista planteó que “mientras el argentino medio encuentra refugio en el stockeo para evitar la evolución futura de precios, el Gobierno intenta aceitar y acelerar ese proceso oxigenando el bolsillo de los argentinos con el Ahora 30 y Ahora 24”. Sin embargo, advirtió que “la restricción viene del lado del ingreso y límite de la tarjeta de crédito, las familias argentinas ya vienen endeudadas".

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés