El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 13°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 13°C

Salta pagó por el Brexit

Fue la primera provincia en emitir deuda (a ocho años) tras el Brexit y pagó una tasa bastante mayor a la de sus pares.

01-07-2016
Compartir

Luego de postergar tres veces su emisión de deuda por las “condiciones internacionales” y de salir a buscar inicialmente US$ 350 M, Salta consiguió ayer US$ 300 M a una tasa de 9,12%, una cifra considerablemente más alta que la que obtuvieron las demás provincias que colocaron bonos en los últimos meses.

Los títulos, con vencimiento a ocho años, tendrán amortizaciones en 2022, 2023 y 2024 y fueron colocados por Citigroup y Deutsche Bank. Lo recaudado, en tanto, irá a la ejecución del Plan Bicentenario, que tiene como objetivo principal la ejecución de un plan de obras de infraestructura social y productiva en la provincia.

“Es la primera operación que se hace desde el sector público después del Brexit, que realmente fue un golpe muy fuerte para los mercados internacionales. Haber obtenido 9,12% es algo muy positivo porque en el nuevo esquema global de financiamiento estaba muy difícil entrar a los mercados”, celebró el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey en una conferencia de prensa que compartió ayer junto a su par correntino Ricardo Colombi.

No obstante, la tasa de 9,12% es varios puntos más alta que las que consiguieron Córdoba (7,125%), la Ciudad de Buenos Aires (7,625%), Mendoza (8,375%) o Neuquén (8,6%) y estuvo solo levemente por debajo de la tasa a la que salió la provincia de Buenos Aires previo al acuerdo entre el Gobierno Nacional y los holdouts, que fue de 9,37%.

Según Félix Piacentini, director de la consultora NOAnomics, detrás del elevado spread que tuvo que pagar Salta se encuentra, no únicamente la incertidumbre del Brexit, sino fundamentalmente los números fiscales de la provincia en los últimos años. “La situación fiscal de la provincia ha tenido un deterioro acelerado desde el año 2012, tanto que 2015 cierra con el primer déficit fiscal desde el año 2000 con un estimado de al menos $ 690 M. De esta forma se quiebra la racha de 14 años consecutivos de superavit que en algún momento la distinguían de la mayoría de las jurisdicciones del país en cuanto a prudencia y disciplina fiscal”, explica. Entre 2011 el resultado fiscal positivo apenas representó 2% de los Ingresos Totales, para pasar a -3% en 2015, agrega el consultor.

Sin embargo, el jefe de Gabinete salteño defendió las condiciones conseguidas en la emisión: “La tasa para la provincia es la que surgió de la transacción considerando el monto de la emisión, el plazo, las garantías, la amortización, el riesgo provincial que en nuestro caso es B y B- según la calificadora, y resulto más baja que la que tenemos con el otro bono que vence en el año 2022 con garantías de regalías, por lo cual consideramos que es una tasa acorde para el momento y a la transacción”.

A su vez, Urtubey consideró que “la provincia tiene un perfil muy bueno en términos financieros” dado que el stock de deuda de la provincia está por debajo de 40% del presupuesto provincial y los servicios para amortización de capital e intereses están en torno al 6% cuando la Ley de Responsabilidad Fiscal de la provincia permite un porcentaje mucho mayor.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés