El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 19°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 19°C

Para el Indec la pobreza alcanza al 32,2% de los argentinos

Según los nuevos datos oficiales publicados ayer, la indigencia alcanza al 6,3% de la población y casi la mitad de los niños menores de 14 años viven en hogares pobres.

29-09-2016
Compartir

El Gobierno presentó ayer los datos oficiales de pobreza e indigencia y marcó un punto cero a partir del cual deberá hacer notar sus propios logros. Así, según el Indec, en Argentina el 32,2% de las personas se encuentra bajo la línea de pobreza y, dentro de ellas, el 6,3% no pueden siquiera acceder a los alimentos básicos, por los que se los considera indigentes. Los números, que fueron presentados ayer por la tarde por el titular del Indec, Jorge Todesca; el director técnico del instituto, Fernando Cerro, y la directora de la Encuesta Permanente de Hogares, Cynthia Pok, confirmaron además la especial vulnerabilidad de los niños: casi la mitad de ellos vive en hogares pobres.

La metodología utilizada para estimar la incidencia de la pobreza y de la indigencia consiste en cruzar los valores de la Canasta Básica Alimentaria (que marca la línea de indigencia) y la Canasta Básica Total (que marca la línea de pobreza) con los ingresos de familias de 31 aglomerados urbanos del país. A partir de ese mecanismo se detectó que mientras la pobreza azota a 23,1% de los 8,7 M de hogares medidos y a 32,2% de las 27,2 M personas consideradas, la indigencia alcanza al 4,8% de los hogares, y al 6,3% de las personas.

En concreto, del universo de personas contempladas, más de 8,7 M son pobres y 1,7 M son indigentes. Haciendo una proyección gruesa al total de habitantes del país (técnicamente sería necesario ajustar consumos y precios en las canastas de cada región), es posible estimar que en Argentina hay 13 M de personas pobres.

Cerro resaltó que “se redujo la brecha monetaria promedio de los hogares indigentes”, es decir, que a las familias que se encuentran bajo la línea de indigencia les falta menos dinero de lo que les faltaba de acuerdo al promedio histórico para salir de esa situación.

Según el análisis de la consultora LCG, los hogares pobres cubren apenas el 62% de la canasta básica total. En promedio les falta $4.800 mensuales para salir de la condición de pobres. Esto significa que el costo de erradicar la pobreza de dos millones de hogares es de casi $117.000 M anuales (1,4% del PIB), lo que equivaldría a multiplicar por 2,6 el gasto estimado en Asignación Universal por Hijo para este año.

Todesca sostuvo que ayer fue “un día muy especial para todo el Indec, por el hecho de que se cierra una primera etapa, la de la emergencia estadística en su forma más crítica”. En este sentido, los funcionarios no recomendaron comparar los nuevos números con los últimos oficiales existentes (que, al segundo semestre de 2013, registraron una incidencia de la pobreza del 4,7% y una indigencia del 1,4%), ni compararlos con mediciones privadas como la de la UCA.

De todos modos, es destacable que los datos se mantienen en línea con la estimación de UCA, que para abril 2016 había estimado una tasa de pobreza de 32,6% ?reflejando una suba de 3,5 puntos porcentuales contra el cierre de 2015?, e indigencia de 6,2%.

Edades

Cerro señaló que preveían encontrar una mayor incidencia de la pobreza en niños, jóvenes y adultos mayores, y que si bien el pronóstico se confirmó en los dos primeros, no lo hizo en el tercer grupo. En concreto, la población mayor de 60 años “tiene menos probabilidad de caer en pobreza” y ”sólo” el 8,1% de ellos se encuentran actualmente en esta situación.

En contraposición, el escenario es crítico para los menores de 14 años: el 47,4% de ellos vive hoy en hogares pobres. También los jóvenes de entre 15 y 29 años se encuentran en una mala posición, alcanzados por las carencias en el 38,6% de los casos.

En este punto, Pok quiso hacer una aclaración respecto a los jóvenes comunmente llamados “nini” (que no estudian ni trabajan), concepto que propuso “relativizar”. La funcionaria señaló que éstos jóvenes mayormente afectados por la pobreza están también “afectados diferencialmente por tasas de desocupación abierta más altas que el estándar, y es un conjunto que está activamente buscando trabajo”.

Por otro lado, los técnicos del Indec precisaron que el tamaño promedio del hogar indigente es de cuatro personas, más alto que el promedio a nivel nacional. Al mismo tiempo, en estos hogares se advierte una elevada presencia de niños y niñas.

Regiones

Las región más afectada por la pobreza es el Noreste del país (que incluye los aglomerados de Corrientes, Formosa, Gran Resistencia y Posadas), donde el 40,1% de los pobladores se encuentra en esta situación, seguida por el Noroeste (integrada por los aglomerados de Gran Catamarca, Gran Tucumán-Tafí Viejo, Jujuy-Palpalá; la Rioja; Salta; Santiago del Estero-La Banda), con el 35,8%. La región de Cuyo también registra una de las peores situaciones, al contar con una pobreza del 35,6%.

En cuanto al detalle de la indigencia, los índices más alarmantes están encabezados por la región NOA, que registra 7,7% de personas sin ingresos suficientes para garantizar su alimentación. Apenas detrás se encuentra nuevamente el NEA, con el 7,6% de las personas en situación de indigencia.

La situación menos comprometida es la Patagónica, con 24,7% de pobreza y 3,3% de indigencia.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés