El Economista - 70 años
Versión digital

mar 29 Nov

BUE 27°C
Versión digital

mar 29 Nov

BUE 27°C
Cuánto subirán

Martín Guzmán y el FMI llegaron a un consenso sobre cuánto ajustar las tarifas de electricidad y gas

Finalmente, el Ministerio de Economía y el FMI llegaron a un consenso en el ítem que trabó las negociaciones en los últimos días

Martín Guzmán y el FMI llegaron a un consenso sobre cuánto ajustar las tarifas d
Martín Guzmán y el FMI llegaron a un consenso sobre cuánto ajustar las tarifas d .
Agustín Maza Agustín Maza 27-02-2022
Compartir

El Enargas, a cargo de Federico Bernal, publicó oficialmente los nuevos cuadros tarifarios para las transportistas TGS y TGN y las nueve distribuidoras del país. El incremento en las facturas de gas regirá a partir mañana.  Las subas son del 20% en las facturas residenciales de gas y 15% para las pymes

 

El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) dio a conocer los aumentos en las tarifas de luz del AMA a partir del martes. La adecuación tarifaria para 2022 tendrá un impacto en las Personas Usuarias del Area Metropolitana de Buenos Aires de 22% en promedio.

El Gobierno se prepara para anunciar el acuerdo definitivo con el Fondo Monetario Internacional luego de la apertura de sesiones ordinarias que encabezará el martes el presidente Alberto Fernández en el Congreso. En medio de la escalada de los precios de la energía por la invasión rusa a Ucrania, se está trabajando en una segmentación distinta a la que se había planteado originalmente para el aumento de tarifas y baja de subsidios.

Luego de dos años de negociaciones, el Ministerio de Economía avanza en cerrar definitivamente las tratativas con el FMI por la deuda de US$ 45.000 millones tomada durante los dos últimos años de la gestión de Mauricio Macri. El texto final deberá pasar por el Congreso para ser aprobado definitivamente.

En ese marco, el Ejecutivo confía en que se le dará un tratamiento rápido al acuerdo que ingresará por Diputados para luego ser tratado en el Senado. El Presidente sabe que sin consensos, de propios y ajenos, no contará con los votos suficientes para conseguir la sanción.En las últimas horas, había optimismo en la Casa Rosada.

A principios del año pasado el Gobierno promulgó la Ley 27.612 de Fortalecimiento de la Sostenibilidad de la Deuda Pública. Entre otros ítems, la norma estableció que cualquier endeudamiento en moneda extranjera bajo legislación extranjera, y con prórroga de jurisdicción, requiere autorización del Congreso.

Vale aclarar que no se votarán los lineamientos técnicos del acuerdo, sino simplemente el financiamiento. El ministro de Economía, Martín Guzmán, ya anunció que igualmente se enviará todo el acuerdo, la famosa “letra chica”, para que sea analizado por los legisladores.

El retraso por subsidios

Alberto Fernández había anunciado luego de la derrota de las PASO del año pasado que el entendimiento con el organismo iba a llegar al Congreso en los primeros días de diciembre. Finalmente, ese plazo no se cumplió por la diferencia “medular” del sendero fiscal que ofrecía Argentina y lo que estaba dispuesto a aceptar Washington.

  • Zanjada esa discusión, la dilatación llegó por el lado de cómo se iba a llevar adelante la reducción del déficit fiscal. El punto central para su reducción fue por el lado de los subsidios a las tarifas de energía. La suba de los precios del Gas Natural Licuado (GNL) a nivel mundial, que en las últimas semanas se acentuó por el conflicto en Ucrania, dio por tierra la planificación que había hecho el Palacio de Hacienda. 

Uno de los miedos principales del Gobierno se cumplió antes de la entrada en vigencia del acuerdo: un cambio en el escenario global que eche por tierra la planificación original. 

En ese sentido, el borrador de memorándum que circuló en las últimas semanas contempla que, ante un empeoramiento de la situación mundial, se revisarían las políticas “en consulta con el personal técnico del FMI”. Esa dinámica se vio antes de lo que se esperaba.

La oferta desde Argentina era un aumento generalizado en las tarifas del 20% y un aumento al 10% “más rico” que implique un reflejo total del costo de la energía en las facturas. 

En ese marco, el organismo pedía un incremento en las tarifas del 60% sumado a la segmentación. El Gobierno, por su parte, buscó salidas alternativas para no incumplir con una promesa que repiten los funcionarios desde hace meses: “Las tarifas subirán por debajo de los salarios”.

Finalmente, el Ministerio de Economía y el FMI llegaron a un consenso. En primer lugar, habrá una quita de subsidios para el 10% con mayores ingresos que pasarán a pagar el total de la factura. 

Por otro lado, las tarifas de los sectores de menores ingresos aumentarán durante el corriente año sólo 40% de lo que lo hagan los salarios medidos por el Coeficiente de Variación Salarial (CVS) que publica el Indec, mientras que habrá subas del 80% de ese indicador para los demás hogares.

El frente interno

Este punto puede traer tensiones internas dentro de la coalición gobernante. La Secretaría de Energía (bajo la órbita del Mecon) está manejada por el kirchnerismo, y sólo hay que recordar que en 2021 se terminó llevando adelante aumentos del 9% para el caso de la electricidad y de 6% en el gas contra las intenciones de Guzmán. 

El nuevo esquema a anunciar podría ser un mojón en las relaciones internas del Frente de Todos.

Por otro lado, será inevitable que los actores muestren las cartas cuando el acuerdo con el FMI llegue al Congreso. El kirchnerismo tiene tres reservas importantes en cuanto al entendimiento al que llegaron Guzmán y Fernández. La primera es que consideran que se condicionará el crecimiento de Argentina para los próximos años, algo esperable para un país que debe corregir muchos desequilibrios de su economía.

El segundo tiene más un tinte político. Desde el Instituto Patria reconocen que probablemente no hubieran conseguido un acuerdo mejor con Washington, pero que sí hubieran negociado de otra forma. En concreto, una postura más belicosa que refleje un distanciamiento o “no amistad” con el organismo.

Además, la postura dentro del kirchnerismo sostiene que el anuncio de un acuerdo no debería ser “celebrado” para evitar una señal a la sociedad de que el “culpable” de las posibles dificultades de los próximos años sea el peronismo. En definitiva, proponen insistir con que el responsable fue el Gobierno de Mauricio Macri. 

El último punto tiene que ver con el esquema de desembolsos, que cerca de la vicepresidenta ven con miedo a que las revisiones del FMI generen una sensación de default constante en los mercados. Una especie de Espada de Damocles latente.

Un informe de Fide recordó lo “vertiginoso” del calendario de pagos firmado en 2018. “Solo en 2022 deberán realizarse más de 19 pagos al organismo. En 2023 habrá 22 pagos. Esto implica pagos todos los meses y, en algunas oportunidades, hasta dos o tres veces por mes. El monto promedio de estos desembolsos, incluyendo capital e intereses, será de unos US$ 920 millones”, destacaron.

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés