La suba de precios es mayor que la de 2013 y 2015

"En los primeros 5 meses, el IPC GBA Ecolatina acumuló un alza del 10,8%, por encima de los guarismos observados en 2013 (+7,6%) y 2015 (+9,5%)", dice Ecolatina

05-06-2017
Compartir

La política económica circula en el laberinto de lo que muchos analistas catalogan como un exceso de objetivos en un contexto de frazada corta y trade offs: la innegable prioridad que le pone el Gobierno a la necesidad de desacelerar la inflación, pero a la vez subir tarifas, impulsar la actividad económica en un año electoral y montones de etcéteras. Con todo, de la mano de los ajustes tarifarios (aun quedan otros pendientes) la inflación acumulada para los primeros cinco meses es mayor a las de los anteriores años eleccionarios y está moderada principalmente por el tipo de cambio.

Tarifas en contra

Un informe de Ecolatina pone el ojo sobre los niveles inflacionarios que el IPC GBA de la consultora midió para los primeros cinco meses de los últimos dos años eleccionarios: 2013 y 2015. Del dato surge que la inflación acumulada actual, a pesar de que el Gobierno parece especialmente decidido a atacar ese problema, en una auténtica lucha antiinflacionaria a puro uso de tasas, es mayor que las de esos años. Aunque, como aclaran varios en el mercado, y con razón, ahora sin esqueletos en el ropero, es decir, con dólar libre y tarifas descongeladas.

"En los primeros cinco meses del 2017 el IPC GBA Ecolatina acumuló un alza del 10,8%, por encima de los guarismos observados en dicho período de 2013 (+7,6%) y 2015 (+9,5%). A diferencia del kirchnerismo, el Gobierno aplicó un fuerte aumento a los precios de bienes y servicios regulados pese a que los años impares son electorales", dice.

Y ahí el dato más llamativo de la lucha antiinflacionaria del Gobierno. El intento se hizo al mismo tiempo que la corrección de un precio relativo que impactó fuerte en los precios: a pesar de que los regulados sólo representan el 20% del IPC del Indec, explicaron el 35% de la suba del nivel general. Además Ecolatina agrega: "Vale destacar que, según el IPC GBA Ecolatina, tanto en los primeros cuatro meses de 2013 como en los de 2015, la suba de los precios regulados fue mucho más acotada: 8,1% y 7,3%, respectivamente".

El ancla

Una fuerza estuvo operando en la otra dirección, tal como demuestra Ecolatina. Incluso más que en 2013 y 2015 el tipo de cambio planchado y sirviendo de ancla estuvo  moderando los niveles inflacionarios. "En los primeros meses de este año estuvo operando el ancla cambiaria. El dólar planchado en un contexto de menores restricciones a las importaciones ayudó a moderar el proceso inflacionario. En este sentido, podemos analizar las trayectorias de los precios al consumidor (IPC GBA) y los precios mayoristas (IPIM) informados por el Indec", explica.

Ahí la clave que detalla Ecolatina es que los precios mayoristas que mide el Indec tienen un alto componente de transables y muestra cómo con el dólar bajando 2,7% en el primer cuatrimestre del año, el IPIM acumuló un alza de 4,6% mientras que el IPC GBA lo hizo al 9%.

Con todo, la conclusión de Ecolatina es que a pesar del mayor ancla cambiaria (1,8% de depreciación en 2017 versus 7,5% y 5,1% en 2013 y 2015, respectivamente) este año la inflación viene mostrando una capacidad de resiliencia que merece un perfeccionamiento del plan antiinflacionario.

Al respecto, el analista de Estudio Bein, Federico Furiase, dijo a El Economista que si bien considera que está en duda la posibilidad de que la desaceleración llegue a tiempo para cumplir las metas del 2017, ve una desinflación que puede llegar a tiempo para una baja de tasas cuando se alinee con las metas de 2018. Y por eso está la posibilidad de que los bancos roten sus carteras hacia bonos del Tesoro, aliviando la dinámica del atraso cambiario.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés