El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 16°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 16°C

La inflación de septiembre finalizará debajo del 3% y se espera 48% para todo 2021

Para el último tramo de 2021 se espera menos inflación que en el primer semestre, aunque no perforaría el 2,5% mensual de agosto y el año terminaría en los niveles de 2018-2019

La-inflacion-de-septiembre-finalizara-debajo-del-3-y-se-espera-48-para-todo-2021
27-09-2021
Compartir

Los analistas esperan que la inflación de septiembre se mantenga por debajo del 3%, aunque podría ser un poco mayor al 2,5% que marcó en agosto debido al aumento en algunos servicios. En tanto, las estimaciones se mantienen en 48% para todo 2021 y la emisión monetaria para revertir el resultado de las PASO podría meter presión a los precios en lo que resta del año.

Los últimos datos del Indec mostraron que el Indice de Precios al Consumidor (IPC) de agosto tuvo un incremento del 2,5% mensual, quedando por primera vez en casi un año por debajo del 3%. En tanto, hasta el octavo mes los precios minoristas acumularon 32,3% y tuvieron un alza interanual del 51,4%.

El último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que elabora mensualmente el Banco Central en base a encuestas a 42 consultoras consignó que la inflación promedio esperada para septiembre es del 2,7%. Además, 2021 cerraría con un incremento en los precios minoristas de 48,4%.

Ese dato se encuentra por encima del 45% que plasmó el Gobierno en el proyecto de Presupuesto 2022 enviado recientemente al Congreso. "Argentina está en una tendencia de reducción de la inflación", dijo recientemente el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Por su parte, desde la consultora Eco Go esperan que septiembre cierre en torno al 2,9% y que el año cierre en 48,6%. Para los meses restantes, según sus proyecciones, los precios se moverían por debajo del 3%. En ese sentido, desde C&T Asesores Económicos esperan un porcentaje similar al de agosto.

Desde ACM comentaron que la inflación de septiembre terminaría en torno al 2,7%. El dato sería explicado principalmente por una inercia inflacionaria y ciertos ajustes pendientes como es el caso de prepagas (9%), colegios (en torno al 10%), empleadas domésticas (12%) y expensas. “Finalmente, para los próximos meses esperamos que la inflación continúe en el rango del 2,5% y 3% mensual”, señalaron.

“La inflación volvería a sorprender al alza. Las políticas antiinflacionarias existentes con el dólar como ancla nominal y acuerdo de precios no son suficientes para contener las presiones de las políticas expansivas monetarias y fiscales que el Gobierno aplicaría de cara a las elecciones de noviembre. Por lo tanto, esperamos que la próxima encuesta REM del BCRA comience a mostrar un sesgo al alza”, dijo Paula Gándara de AdCap Asset Management.

La inflación de alimentos

Respecto al rubro alimentos y bebidas, tan sensible para los bolsillos de los argentinos, se prevé un número mayor al que mostró en agosto (1,5%). El relevamiento de precios de la consultora LCG marcó una suba del 1,2% en los alimentos durante la última semana de septiembre. Se trata de una desaceleración de 0,5 puntos porcentuales (p.p.) contra la semana anterior, que había marcado un pico de 1,7%, el más alto desde la tercera semana de enero.

En el promedio de las últimas 4 semanas, la inflación de alimentos fue 3,7% mensual y del 4,2% medida punta a punta. “La proporción de productos con subas se mantiene estabilizado en 15%, lo que implica que todos los alimentos registraron una suba cada un mes y medio”, resaltó LCG. Para Eco Go, los alimentos cerrarán el noveno mes en línea con lo que esperan para el índice general, es decir, en 2,9%.

Más emisión

Luego del resultado de las PASO, se espera que el oficialismo ponga en marcha medidas económicas para llevar alivio al bolsillo de los sectores más castigados para revertir esa derrota. Hasta ahora, los anuncios fueron en línea con lo esperado y los analistas se mantienen atentos al impacto en los precios y la magnitud de la plata que se ponga en la “calle”.

Desde Econviews subrayaron que, por ahora, los anuncios que se dieron están en línea con lo esperado: “Erogaciones con un impacto presupuestario limitado en el corto, aunque costosas en el largo y no mueven drásticamente el escenario que esperamos para diciembre”. En tanto, esperan que continúe la dinámica de “un déficit financiado enteramente con emisión, un Banco Central que empezaría a vender oro para sostener el mercado de cambios y la necesidad de corregir el balance macroeconómico antes de cerrar el acuerdo con el FMI”.

Para FMyA, desde las primarias el Gobierno está muy activo lanzando medidas, pero por ahora no hay ninguna iniciativa nueva “costosa”. En detalle, explicaron que la suba del Mínimo No imponible de Ganancias y, de concretarse, un IFE de $15.000 a 3 millones de personas y un bono de $6.000 a jubilados y beneficiarios de AUH en octubre sumaría 0,15% de déficit.

Además, repasaron que con el gasto acelerando hasta diciembre el Gobierno consiguió, con un artilugio contable con los DEG, “más maquinita” por $422.000 millones (1% PIB). “El déficit fiscal primario va a ser $1,3 billones en 2021, y más intereses va a ser $1,5 billones: tiene para emitir por $1,4 billones. Estimamos que usará sólo $1 billón y el resto lo financiará con deuda”, concluyeron.

"La coalición de Gobierno incluso debe aprobar el Presupuesto 2022 con profundas diferencias sobre el cierre del Presupuesto 2021 forzado a incrementar el gasto público, la emisión monetaria y ampliar el déficit fiscal sin evaluar las consecuencias del mismo en el plano inflacionario futuro. Una mejora provisoria ahora puede volver a ser un dolor de cabeza nuevamente en los meses siguientes para el poder adquisitivo del ingreso de los argentinos. El nuevo gabinete debería evaluar los pros y contras de forzar el ingreso, el consumo y la economía de shock como se intentará hacerlo de acá a noviembre", señala Damián Di Pace, director de la consultora Focus Market.

Más controles para la inflación

El Gobierno puso en marcha la vuelta al diálogo con supermercados y empresas de consumo masivo. El objetivo, según confiaron fuentes oficiales,es que "la recomposición de los ingresos fortalezca el poder adquisitivo de los salarios y no se traduzcan en suba de precios de los bienes y servicios básicos"

La secretaria de Comercio Interior, Paula Español, coordinará durante la jornada de hoy un encuentro con los CEO de las principales cadenas de supermercados, para trabajar una agenda común con el objetivo de que el incremento del consumo, forme parte de la reactivación económica, apuntalando la producción y la creación de empleo.

Según consignaron las fuentes oficiales, “hay tres ejes fundamentales para poner en marcha la rueda de la economía y el crecimiento del país. El énfasis estará puesto en el cuidado del poder adquisitivo y la preservación del poder de compra, como prioridades de la gestión”.

Español citó a supermercados y empresas de consumo masivo a fin de “establecer las reglas que permitirán en los próximos meses preservar la capacidad de compra en el mercado interno”.

Desde la semana pasada, la funcionaria retomó reuniones con las principales empresas de consumo masivo y con los supermercados para trabajar “en una agenda determinada de precios, que tiene como objetivo cuidar el acceso a los productos de la canasta básica de las y los argentinos y evitar que se produzcan abusos”, enfatizaron.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés