El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 33°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 33°C

La construcción reclama una prórroga en el blanqueo para impulsar la actividad

Los empresarios reclaman que se posterguen los plazos previstos en la Ley de Incentivo a la Construcción Federal Argentina y Acceso a la Vivienda. Hasta ahora, ingresó menos que lo previsto.

construccion-2
Agustín Maza Agustín Maza 13-09-2021
Compartir

Por Agustín Maza

El sector de la construcción está en un proceso muy sólido de recuperación: ya alcanzó niveles de actividad similares al 2018 y recuperó los 70.000 puestos de trabajo perdidos durante la pandemia. De todas formas, el sector reclama por una prórroga a la ley de blanqueo de capitales, cuyo plazo de ingreso finalizó en julio, para darle un mayor impulso positivo al sector.

En concreto, los empresarios reclaman que se posterguen los plazos previstos en la Ley de Incentivo a la Construcción Federal Argentina y Acceso a la Vivienda, sancionada en marzo.

En un principio, la medida generó mucha expectativa, el Gobierno estimaba que reingresarían al sistema unos US$ 5.000 millones, pero las demoras burocráticas en la implementación produjeron desinterés. No obstante, las cámaras inmobiliarias, de desarrolladores y de la construcción pidieron que se tratara una prórroga.

La norma contemplaba varios plazos para que los inversores ingresen al blanqueo, pero los más atractivos eran los primeros 60 días, que tenía un costo del 5% del total exteriorizado. Luego, había un mes más con el 10% y el último, hasta el 9 de julio, con el 20%. Pero de los primeros 60 días, sólo hubo cinco días hábiles para que los interesados se sumen, ya que la reglamentación demoró demasiado tiempo y se consumió gran parte de ese tiempo.

Una fuente legislativa del Frente de Todos (FdT) aseguró a El Economista que la prórroga de la ley aún no tiene una fecha de tratamiento y se esperaría recién hasta luego de las elecciones, “por lo que será difícil que suceda este año”. Del total que se esperaba, según fuentes del sector, sólo ingresaron al blanqueo US$100 millones, casi un “fracaso”.

En tanto, el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), Iván Szczech, dijo ante El Economista que una prórroga o un nuevo blanqueo “sería muy conveniente porque además los que ingresen podrán decidir en qué invertir hasta finales de 2022”.

“Mucha gente no exteriorizó porque había solo 5 días para ingresar en la primera etapa, la más tentadora, y el horizonte de la pandemia refuerza un panorama optimista”, señaló el empresario.

¿Qué pasó en el Congreso?

“Es una lástima que esto se retrase, porque las distintas cámaras hicimos un gran esfuerzo para fomentar esta medida para darle una solución al parate que viene mostrando la construcción en los últimos años”, expresó el presidente de la Cámara de Empresas de Servicios Inmobiliarios (Camesi), Alejandro Ginevra, ante El Economista. “La realidad es que el mercado inmobiliario sigue frenado respecto a su potencial y la construcción no solo mueve las obras, sino que mueve toda la economía”, agregó Ginevra.

En julio, la Comisión de Legislación General de la Cámara Baja emitió dictamen al proyecto de ley que prorroga durante 150 días la vigencia del Régimen de Incentivo a la Construcción Federal Argentina y acceso a la Vivienda. La decisión fue adoptada en un plenario de la comisión, que preside Cecilia Moreau del FdT. Se esperaba un tratamiento antes del receso invernal, aunque finalmente no fue así.

A la hora de ser discutida, esta iniciativa no debería sufrir demasiados contratiempos, ya que la ley original fue aprobada por unanimidad, en marzo, mientras que el proyecto de prórroga fue firmado por Sergio Massa, presidente de la cámara, y Cristian Ritondo, jefe de bancada del Pro.

De acuerdo al proyecto de extensión, las personas que declaren sus capitales antes de los 60 días de promulgada la ley pagarán un impuesto del 5%, mientras las que lo hagan después de esa fecha y hasta los 90 días pagarán un único tributo del 10%, y los que lo hagan desde ese día y hasta 120 días abonarán un 20%. Sin embargo, esos 120 días empiezan a correr a partir de transcurridos 150 días desde la promulgación de la ley original, por lo que habrá que corregir ese punto cuando se trate el proyecto.

Además, el proyecto deja abierta la posibilidad de que el Poder Ejecutivo prorrogue el plazo otros 150 días, en el caso de que el blanqueo fuera exitoso. Sin embargo, este ítem está en el dictamen y no necesariamente quedaría implementado porque podría sufrir cambios en las sesiones legislativas futuras.

“Las últimas medidas del Gobierno fueron pensando en las elecciones. En esa línea, el blanqueo tenía sentido un tiempo antes de las elecciones, por eso veo difícil que se pueda tratar este año”, comentó el director de Reporte Inmobiliario, Germán Gómez Picasso, ante El Economista. “En todo caso, de aprobarse este proyecto, sería como sacar un nuevo blanqueo”, agregó el especialista.

Necesidad de prórroga

La ley original permitía sincerar fondos para invertir en obras nuevas o con un avance de obra del 50%, además de introducir beneficios fiscales para todos los que decidan invertir en dichas obras, incluso aquellos que lo hagan con dinero en blanco. Para sincerar fondos, la norma introdujo tres plazos: quienes depositaban el dinero hasta el lunes 10 de mayo, pagaban 5% de multa. Hasta el 9 de junio, la multa a pagar era del 10%, y el tercer plazo, con un recargo del 20%, venció el 9 de julio último.

Sin embargo, hubo demoras burocráticas que complicaron este proceso. La Agencia Federal de Ingresos Públicos (Afip), a cargo de la instrumentación, tardó 46 días en reglamentar la norma, incluso cuando ésta ya había sido publicada en el Boletín Oficial. La etapa del 5% de impuesto sólo duró cinco días hábiles. Sin decreto y sin reglamentación no había ni procedimientos formales ni garantías que hicieran efectivo al blanqueo o a las ventajas impositivas.

Por otro lado, debido a demoras de reglamentación del Banco Central, los bancos no tenían en claro el procedimiento para la apertura de cuentas y el retiro de fondos, y durante casi la totalidad de los primeros dos períodos de blanqueo ni siquiera estuvo listo el registro en el que se incluyen los proyectos en los cuales se puede invertir el dinero. Una sucesión de demoras y de mala implementación.

Ante esta situación, el sector solicitó una prórroga al Gobierno. En síntesis, la idea era barajar y dar de nuevo: nuevamente establecer tres períodos con penalidades escalonadas de un mes cada uno. Además, se busca dejar abierta la posibilidad de que el Ejecutivo, de ser necesario, pudiera extender los plazos.

Por su parte, el titular de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU), Damián Tabakman, sostuvo que “dinero no declarado en la Argentina hay mucho y los blanqueos siempre suman”, pero puso en duda sobre si el actual es el mejor momento para relanzarlo debido a que “las decisiones inmobiliarias siempre se enfrían antes de las elecciones y durante el verano”.

En un contexto de recuperación, para el Gobierno es vital fomentar la actividad de la construcción, ya que la misma genera mucho empleo y movimiento en la economía. En tanto, el aumento de proyectos inmobiliarios podría mejorar la acuciante situación habitacional de nuestro país.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés