El Economista - 70 años
Versión digital

sab 13 Ago

BUE 15°C
Versión digital

sab 13 Ago

BUE 15°C
EMAE

La actividad económica creció 7,4% interanual en mayo, informó el Indec

Contra abril, se mantuvo estancada y apenas avanzó 0,3%

Con relación a igual mes de 2021, 14 de los sectores de actividad que conforman el EMAE registraron subas en mayo
Con relación a igual mes de 2021, 14 de los sectores de actividad que conforman el EMAE registraron subas en mayo Indec
20-07-2022
Compartir

La actividad económica creció en mayo 7,4% en relación a igual mes del año pasado y 0,3% con respecto a abril pasado, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

De esta manera, el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) acumuló en los primeros cinco meses un incremento del 6,2% en relación a igual lapso de 2021.

Con relación a igual mes de 2021, 14 de los sectores de actividad que conforman el EMAE registraron subas en mayo, entre las que se destacan las de hoteles y restaurantes (+44,3%), explotación de minas y canteras (+14,2%) y construcción (+13,8%). 

El sector de la industria manufacturera (+10,6%) fue el de mayor incidencia en la variación interanual del EMAE, seguido por comercio mayorista, minorista y reparaciones (+11,6%). Entre los dos sectores aportaron 3,0 puntos porcentuales al incremento interanual del índice total. 

  • Por su parte, el sector de agricultura, ganadería, caza y silvicultura fue el único que registró una caída en mayo en la comparación interanual: la producción se contrajo 5,3% ia y restó 0,8 puntos porcentuales a la variación interanual del EMAE.

screenshot_3
 

“Estimamos que 9 de los 15 sectores que componen el EMAE subieron con respecto a abril en términos desestacionalizados, con buenos desempeños en sectores como electricidad, gas y agua y hoteles y restaurantes, mientras la construcción mostró una fuerte caída mensual”, dijeron desde Facimex Valores. 

Los sectores proveedores de servicios extendieron su recuperación y volvieron a mostrar un mejor desempeño que los productores de bienes, que se mantienen claramente estancados. 

“Los datos de mayo mostraron que la actividad económica permanece estancada en niveles similares a los de fin del año pasado. De cara a junio, la estimación de actividad agregada del OCDE Tracker apunta a una suba del 3,4% mensual y los indicadores sectoriales que monitoreamos muestran señales mayormente positivas, aunque los faltantes de gasoil probablemente hayan tenido impacto demandando cautela”, agregaron. 

“El arranque del semestre probablemente mostrará debilidad para la actividad ante el endurecimiento de los controles sobre las importaciones y el impacto negativo de la aceleración inflacionaria sobre los ingresos de las familias y el consumo. Esperamos un crecimiento del 3,5% para el año, por debajo del arrastre estadístico que dejó el dato de abril (4,75%)”, señalaron.

En mayo, la economía operó 0,5% por encima de diciembre, ubicándose todavía 2,3% por debajo del máximo alcanzado a finales de 2017.

“La economía continuó con un nivel de actividad estable, previo a la agudización de las inconsistencias macroeconómicas que tomó lugar en junio y julio reflejadas en mayor incertidumbre política; volatilidad en el mercado de cambios y una mayor brecha; endurecimiento del cepo y las restricciones a las importaciones que afecta la operatividad y la formación de precios”, dijeron desde LCG. 

“Esperamos que en la segunda mitad del año el comercio comience a resentirse producto de una acumulación de la inflación que será mucho más sensible en el poder adquisitivo. A su vez, el actual clima político no acompaña y demora cualquier proyecto de inversión. De este modo, desde una base algo magra se empezará a erosionar el nivel de actividad”, añadieron. 

“Por otra parte, nuevas restricciones al financiamiento de insumos importados por parte del BCRA podría ralentizar la actividad industrial y comercial. Por lo tanto, el flujo de bienes exteriores y, consecuentemente, la operatividad de la industria quedarán supeditados al resultado comercial. Esto tendrá un impacto de segunda ronda en transporte y almacenamiento, rubro que venía siendo el motor de crecimiento durante 2022. Por último, un gasto público acotado por la disponibilidad de financiamiento, más allá del compromiso establecido con el FMI difícilmente permitan estimular la economía como sucedió el año pasado”, concluyeron y detallaron que esperan “una desaceleración de la actividad hacia la segunda mitad del año, resultando en un crecimiento anual promedio entre 2% y 2,5%, ayudado principalmente por el arrastre estadístico que dejó 2021 (3,2%)”. 

Medido diciembre versus diciembre, dijeron, “proyectamos una caída del 4% anual”.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés