El Economista - 70 años
Versión digital

sab 20 Abr

BUE 23°C
Informe

Ingresos más flacos y gasto público con presión al alza complican la meta fiscal de 2023

"En 2023, la meta de déficit primario es de 1,9% del PIB y vemos difícil su cumplimiento", dijo Equilibra

El Gobierno sobrecumplió la meta de déficit primario acordada con el FMI: el desbalance fue de 2,4% del PIB
El Gobierno sobrecumplió la meta de déficit primario acordada con el FMI: el desbalance fue de 2,4% del PIB
29 enero de 2023

En 2022 el déficit primario se redujo en 0,7 puntos porcentuales del PIB y el Gobierno sobrecumplió con la meta del FMI, según un informe de Equilibra.

El resultado final fue un desbalance (antes del pago de intereses y sin contabilizar las rentas de la propiedad por encima del tope permitido por el Fondo) de $1,9 billones (2,4% del PIB), 0,7 puntos porcentuales menor que el del 2021 (si no se considera el ingreso extraordinario de DEGs, que Hacienda contabilizó sobre la línea).

El rojo primario del último mes, utilizando la metodología del acuerdo, fue de $440.000 millones (0,6% del PIB, el menor para un diciembre desde 2019).

"Considerando la estacionalidad del déficit en este mes (suele mostrar un número particularmente alto, debido al pago de aguinaldos y subsidios energéticos), éste es un desbalance muy acotado. La explicación se encuentra por el lado del gasto, que cayó 21% interanual en términos reales, ya que los ingresos disminuyeron en el margen (-1% interanual deflactado)", señaló el informe.

Sólo dos factores explican tres cuartas partes de la caída en las erogaciones: el recorte en prestaciones sociales y la baja ejecución de subsidios a la energía. Respecto al primero, en diciembre se profundizó la tendencia a la baja que mostraron en todo el segundo semestre.

Las jubilaciones fueron -en términos reales- 12% menores a igual mes del año pasado y las asignaciones 180.000 familiares cayeron 42% interanual deflactado, según el informe

Por otra parte, los giros por subsidios energéticos cayeron 79% interanual. Aunque parte de esta reducción se debe a la implementación de la segmentación de tarifas y la reducción de costos de producción, también se pospusieron pagos a Cammesa.

"Esta posposición no representa un recorte del gasto, sino un 'truco contable' que ayuda al cumplimiento de la meta, aunque no al espíritu del ajuste delineado. Esta no fue la única medida implementada en este sentido. Otra fueron los programas conocidos como dólar soja, que representaron un subsidio que no se registró como tal", indicó Equilibra.

"Si este monto se hubiera contabilizado como transferencia y los gastos postergados en subsidios energéticos se hubieran cancelado en diciembre, el rojo primario habría totalizado 3,2% del PIB", agregó.

  • A pesar de la "contabilidad creativa", el recorte de gastos no fue puramente cosmético. En la segunda mitad del año el gasto primario mostró un importante descenso, ubicándose todos los meses en terreno negativo en términos reales.

"Este comportamiento fue bastante difundido, ya que todas las partidas crecían hasta junio y pasaron a licuarse desde entonces, por efecto de la aceleración inflacionaria y la decisión deliberada por parte de las autoridades de no actualizar el gasto al ritmo de los precios. Las únicas excepciones a esta norma fueron las transferencias a universidades -que se mantuvieron ligeramente arriba del 0- y los gastos de capital -que siguieron trepando en el segundo semestre", señaló el informe.

En definitiva, el gasto primario anual se mantuvo estable en términos reales y se redujo del 21,3% al 20,3% en relación al PIB por efecto del crecimiento económico.

  • En tanto, el déficit fue financiado mayormente con endeudamiento en el mercado doméstico. En 2021, en cambio, había sido mucho mayor la proporción de asistencia del BCRA.

Según Equilibra, las licitaciones y conversiones de deuda en pesos permitieron obtener un total de $2,5 billones en el año (3% del PIB), superando ampliamente a los $620.000 millones que emitió el Banco Central en concepto de adelantos (0,7% del PIB).

"Por eso, la deuda pública pasó del 80,6% al 84,9% del PIB. El endeudamiento y el alza de las tasas acrecentaron el pago de intereses del sector público (del 1,5% al 1,8% del PIB), haciendo que el déficit financiero se reduzca apenas 0,3 puntos porcentuales del producto (pasando de 4,5% a 4,2%)", precisó la consultora

"En 2023, la meta de déficit primario es de 1,9% del PIB. Vemos difícil su cumplimiento. La sequía y el adelantamiento de la liquidación de exportaciones, junto con el estancamiento de la actividad económica, reducirían los ingresos fiscales y los gastos treparían por los rezagos en la fórmula de movilidad y la implementación de medidas electorales", concluyó.
 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés