El Economista - 70 años
Versión digital

dom 25 Feb

BUE 25°C
Panorama

Hubo un enroque estratégico y los dólares saltaron

Milei tuvo que repartir cargos con la casta. Eso provocó desconfianza. Muchos sacaron los pesos de los bancos, se fueron a comprar cosas por temor a una gran devaluación.

Los dólares libres saltaron, mucho más que los bonos y las acciones, que también tuvieron un buen momento.
Los dólares libres saltaron, mucho más que los bonos y las acciones, que también tuvieron un buen momento.
Luis Varela 11 diciembre de 2023

Finalmente, tras una extensa crisis económica que tiene al país en caída libre desde hace casi seis años, asumió Javier Milei como  Presidente de Argentina. Este primer mandatario no es como los anteriores: no viene de la política, es un "outsider", no le debe nada a ninguna estructura partidaria: después de una larga sucesión de provincias que eligieron sus gobernadores antes, para protegerse, Milei llega sin ataduras, por lo que su discurso de arranque no fue para los representantes de la política, sino para la calle, para el 57% de la población que lo puso en la Casa Rosada con su voto.

La mayor parte de las consultoras y analistas económicos y políticos afirmaron en los últimos días que no le tienen tanto miedo a lo que pase con la economía, sino a lo que pase con la reacción popular, con un país devastado, con 45% de pobres, una inflación que ya rueda arriba del 200% y con un gran temor en todos, algo que se reflejó en todo el fin de semana con una oleada de gente inundando grandes centros de venta mayoristas y supermercados, con todas las familias con posibilidades abalanzándose para comprar lo que fuera, para llenar las alacenas, como preparándose para un largo período de oscuridad.

La reacción de los inversores

Pero desde lo que marcan los fríos números que indican el movimiento de los ahorros de la gente, la calle de los que tienen dinero ya hicieron un movimiento marcado a mediados de la semana pasada. Hasta el martes, sin hacer todavía muchas designaciones, los dólares libres estaban mostrando una descompresión, con valores que parecían llevarlos debajo de los $900, cuando horas antes de la primera vuelta del 22 de octubre había llegado a un pico histórico de nada menos que a $1.200.

Desde aquella cumbre, tras la eliminación primero de Patricia Bullrich en la primera vuelta y de Sergio Massa en el balotaje, esos $1.200 se pulverizaron e insólitamente el dólar blue llegó a agacharse hasta $890, y el martes pasado se negoció a media rueda en la zona de los $900. Pero en este complicadísimo juego de ajedrez que deberá realizar el primer mandatario, para que el Congreso ajeno le vote la "ley tren" (no "ómnibus" como se venía calificando), Milei empezó a repartir cargos clave entre la casta: representantes del peronismo y de otras fuerzas históricas recibieron el manejo de cajas con dinero gigante, y la movida de los ahorros de la gente cambió inmediatamente de dirección.

La marcha del dólar

Los $900 que mostraba el dólar el martes (y valores incluso inferiores en las variantes financieras) pegaron un salto inmediato: volvieron a la zona de los $1.000 y durante el fin de semana el dólar cripto (que opera 7x24 mostraba al cierre de esta edición un valor que rozaba los $1.040. O sea, en el balance de la semana pasada (con un día menos por el feriado del viernes por la Inmaculada Concepción) el dólar fuga (CCL) pegó un brinco del 10,5%, el dólar caja fuerte o colchón (MEP) trepó 9,7% y el blue anotó un aumento del 3,7%, más moderado según los operadores porque "la gente sin plata tuvo que vender para comprar cosas en los comercios antes de lo que se supone será un salto inflacionario de proporciones".

Este brinco argentino del dólar no ocurrió sólo a nivel local. EE.UU. mostró el viernes datos de empleo muy potentes, mostrando que la economía no afloja y, preparándose para la reunión de dos días que hará la Fed desde este miércoles, las tasas largas norteamericanas volvieron a afirmarse: se pagó 5,1% anual a 1 año de plazo, 4,3% a 5 años, 4,2% a 10 años y 4,3% a 30 años. Y con eso, en la semana el súper dólar volvió a mostrar buena salud: subió 2,5% en Chile, 1,3% contra el franco suizo y la libra, 1,1% contra el euro, 0,9% en Brasil y México, y avanzó 0,4% en China. El único lugar donde el billete verde bajó fue en Japón, ya que cayó 1,3% contra el yen tras un giro en "U" de parte del BoJ.

Los depósitos en los bancos

Pero este respingo local en el precio del dólar no vino solo. Según datos oficiales del BCRA, el 22 de septiembre pasado había en los bancos un stock total de dinero colocado a plazo fijo por $16,6 billones. Desde esa cumbre hasta ahora, la masa de dinero en ese tipo de colocación se derrumbó hasta $14,9 millones. O sea, en las últimas once semanas, con tasas que pagan 10,6% de interés mensual, se fueron de los plazos fijos $1,7 billones. Mucho de ese dinero fue sobre todo a compra de cosas, porque se ve venir un salto inflacionario importante, y alguna cuota buscó refugio en el dólar.

Pero junto con esa movida hubo una avalancha todavía mayor. En la apertura de septiembre el BCRA le debía a los bancos $23,3 billones en Leliq, pero adelantándose a lo que se venía, las entidades abandonaron esas letras a 28 días de plazo, tanto que al cierre de la semana pasada el stock en Leliq fue pulverizado hasta 4,5 billones y $18,8 billones terminaron el jueves en pases a un día, una montaña gigantesca de dinero que hoy quedará libre, para decidir qué hace: y el movimiento dependerá de lo que mande Milei y de las medidas concretas que anuncie el ministro de Economía Luis Caputo.

Muchos de los que sacaron dinero de los bancos suponen que el ajuste que hará Milei significará el paso por un purgatorio que podrá durar un semestre, quizás un año, pero que luego, con un total reordenamiento, aparecerá alguna luz al final del túnel, siempre y cuando Milei logre controlar la calle y hacer que diputados y senadores le aprueben la "ley tren". Por eso, una gota de la inmensidad de pesos que hay en la economía terminó apostando la semana pasada por los bonos y las acciones. Tanto que los títulos públicos terminaron con una suba semanal del 2,2% (con el riesgo país en 1.923 puntos básicos). Y el impulso mayor fue en la Bolsa porteña: saltó en la semana 8,8% en pesos o 4,4% en dólares, muy por encima de la suba del 1 al 2% que mostraron Frankfurt, Santiago de Chile, México y Madrid, mucho más que el 0,4% de Wall Street y a gran distancia de la baja del 0,8% en la Bolsa de San Pablo y de la caída del 3,4% en la bolsa de Tokio.

Commodities para abajo

En el balance de lo que va de diciembre los commodities se siguen acomodando a la desaceleración económica global. El petróleo se hunde 6,1%, los granos en Chicago caen 2,5% (en Rosario hubo negocios mínimos, a la espera de los anuncios que hará Caputo este lunes) y los metales básicos retroceden 0,8%. Y las tradicionales posiciones refugio están sumergidas en un caso: como los principales Bancos Centrales están haciendo manejos monetarios no solo con tasas sino con metales preciosos, en lo que va del mes el oro baja 1,7% y la onza de plata se desploma 8,7%, y la inversión que deslumbra diciembre es el Bitcoin, con un salto del 16,3% en dólares en 10 días de diciembre (sube de US$ 15.500 a US$ 43.800), con un salto del 182% en trece meses.

¿Tendrán éxito las medidas lanzadas por Milei y Caputo? ¿Seguirán beneficiando a las acciones y a los bonos? ¿O llevarán al dólar a otra zona de miedo, haciendo que Argentina se sumerja en otra híper inflación. ¿Será este enroque de Milei un gambito de rey genial, para arrancarle a la política la "ley tren" que necesita para reformar el Estado? Sin lugar a dudas se vienen días de altísima volatilidad, y hay que viajar con el cinturón abrochado, y con la atención preparada para moverse rápido.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés