El Economista - 70 años
Versión digital

vie 14 Jun

BUE 19°C
H2 verde
Futuro

Fomentar la industria del hidrógeno verde, una oportunidad para la Argentina y la transición energética

El hidrógeno verde se posiciona como el combustible del futuro y la forma más rápida para descarbonizar las industrias.

Sebastián Delgui 02 julio de 2023

El mundo tiene por delante un gran desafío: la transición hacia las energías renovables. La carrera hacia la descarbonización ya comenzó y empuja a los países a la búsqueda de alternativas reales para reducir las emisiones de carbono para afrontar el cambio climático. 

En este contexto, el hidrógeno verde se posiciona como el combustible del futuro y la forma más rápida para descarbonizar las industrias.

Europa pronostica que para 2030 el continente consumirá 30 millones de toneladas de hidrógeno verde, de las cuales 10 millones serán importadas. Esta demanda impulsa al mundo a generar proyectos de gran escala, lo que presenta una gran oportunidad para la Argentina y el resto de la región. 

El enorme potencial de energías renovables posiciona al país como un candidato, no sólo para producir hidrógeno verde, sino también para liderar la transición energética global. 

Sin embargo, este potencial no es suficiente para convertirnos en referentes y proveedores de hidrógeno verde. El mayor desafío que tiene el país radica en definir un marco regulatorio e institucional adecuado, acompañado del desarrollo de una economía fiscal estable. Se deben establecer condiciones claras con incentivos que promuevan inversiones de capital intensivo.

En todo el mundo se trabaja para fomentar los primeros grandes proyectos que podrían disminuir el costo de la tecnología y del hidrógeno verde. Un claro ejemplo es Estados Unidos, donde se destinó un fondo de U$S 380.000 millones para desarrollo de la tecnología y para subsidiar el costo de este combustible limpio. 

Australia, por su parte, aprobó un fondo de 2.000 millones de dólares australianos para apoyar los primeros proyectos del país para promover aplicaciones locales y exportaciones. 

En nuestra región, Brasil estableció hace casi dos décadas una política de estado para la generación de energías renovables, las cuales alcanzan hoy en día 40GW. El país cuenta también con una red robusta que permite transportar energía verde e incentivos impositivos al costo de transmisión. 

Frente a este contexto, el envío de un proyecto de Ley de Hidrógeno Verde para su discusión en el Congreso es un primer paso importante. Sin embargo, es necesario que el marco regulatorio contemple los aspectos fundamentales para garantizar la viabilidad de la industria. La libre disponibilidad de divisas, así como la estabilidad financiera y fiscal serán indispensables para lograr la operatividad y cumplir con la cadena de pagos. 

A su vez, se debe avanzar hacia la expansión y robustecimiento de nuestro sistema eléctrico, lo que permitirá conectar a la red grandes volúmenes de energía renovable.

Desde Fortescue, creemos que la Argentina está frente a una gran oportunidad. Por eso, desde el 2021, hemos trabajado intensamente para fomentar el desarrollo de esta industria y hemos invertido para avanzar en la etapa de prefactibilidad de nuestro proyecto Pampas.

La discusión del marco regulatorio deberá ser de amplio consenso para que su texto final permita respaldar las inversiones de proyectos de gran escala en la Argentina y convertir a la industria del hidrógeno verde en una realidad para el país.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés