El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 30°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 30°C

“Es difícil que el tipo de cambio se sostenga”

01-03-2017
Compartir

Entrevista a Hernán del Villar (Director de Estudio Alpha)

En medio de las críticas al Banco Central por su pasividad frente a la apreciación del tipo de cambio, el director del Estudio Alpha, Hernán del Villar, calculó en 20% superior el tipo de cambio real actual con respecto a diciembre de 2015, aunque advirtió que “está por debajo de sus valores históricos”. “Será difícil que el tipo de cambio real se mantenga mientras tengamos un elevado déficit fiscal financiado del exterior”, consideró en diálogo con El Economista.

El titular del BCRA avisó que se vienen “tres meses delicados en materia de inflación”. ¿Qué números manejan en Estudio Alpha para febrero, marzo y abril?

Sí, sube la inflación total por la suba en precios regulados. En ALPHA tenemos para los tres meses que van de febrero a abril 1,9, 1,6 y 2,5% respectivamente. Será muy importante en este período la evolución de la inflación núcleo que venía estable a un ritmo de 1,7% en el semestre anterior y fue 1,3% en enero. Ahí vamos a palpar bien el estado del ritmo actual de inflación. Debería estar por debajo del 1,7% y por sobre el 1,3%.

¿El IPC volverá luego a la zona de 1% - 1,5% o podrían aparecer los efectos de segunda ronda y las clásicas indexaciones que lo mantengan más elevado?

Deberíamos ir a la zona de 1,2/1,3% con ritmos parecidos en la inflación núcleo. La demanda estará un poco más tonificada y tendremos el impacto de las paritarias. la política monetaria continuará siendo moderadamente contractiva y la fiscal más bien neutral. Con un tipo de cambio de crecimiento muy moderado por los factores actuales ?endeudamiento en dólares público y privado y tasas en pesos reales positivas? y ayudado por la estacionalidad de los ingresos de exportaciones.

La suba del IPC en el período febrero-abril, dijo Sturzenegger, implica que la tasa de referencia seguirá en sus niveles. ¿Cuándo empezará a bajar y cómo la ve a fin de año?

Implica que seguramente el BCRA no subirá las tasas a pesar de la suba de la inflación de los meses de febrero a abril. Por lo tanto, habrá tasas estables hasta mediados de mayo cuando se empiece a visualizar la esperada baja de la inflación en los meses siguientes. A partir de allí debemos esperar tasa de referencia en gradual descenso apuntando a ser 3 / 4 puntos anuales por sobre la inflación. Para nosotros últimos meses de 2017 la tasa de referencia estará rondando el 18%.

“Podemos afirmar entonces que hemos generado las condiciones para que la gente vuelva a ahorrar en el sistema financiero local; el desafío por delante es que esta tendencia continúe, y que se vea traducida en una mayor oferta de financiamiento. Aunque, debo admitir, el nivel de tasas de plazos fijos de los últimos meses, se ha ubicado un tanto bajo para nuestro gusto”, dijo el titular del Central. ¿Qué opina?

Hay varias cosas para comentar. Los depósitos a plazo crecieron al ritmo de la inflación a lo que agregaría el aumento de las Lebac que no están en poder de los bancos que subieron poco más de tres puntos del PIB. Ha habido respuesta de los ahorristas a la política de mantener tasas competitivas de la inflación. El crédito en pesos empezó a recuperarse por sobre la inflación a partir de septiembre especialmente el crédito al consumo debido a la mejora del salario real y al impulso que le dio la banca. La oferta de financiamiento seguirá subiendo porque irá creciendo la monetización, ayudará la baja de la tasa de las Lebac y la disminución en el margen financiero de los bancos. En cuanto a las tasas de plazos fijos los bancos están defendiendo su margen financiero que ha venido cayendo desde mediados del año pasado unos 2,5 puntos anuales. Para eso necesitan aumentar su volumen de operaciones pero en lo inmediato con buena liquidez lo han hecho a través de la baja de la tasa de plazos fijos y el aumento y estiramiento de la colocación de crédito al consumo a tasa fija. El grado de competencia en la banca y de la demanda de crédito irán marcando el nivel de las tasas de plazo fijo en relación a las tasas activas.

Hay un debate sobre el nivel del tipo de cambio y sobre la relevancia de la paridad peso-dólar como la única variable a mirar. ¿Cuál es su postura?

El nivel del tipo de cambio real mejoró casi 20% desde diciembre 2015 hasta ahora a lo que hay que sumar el impacto de la baja de retenciones. La devaluación inicial fue mayor pero parte se perdió en el primer semestre de 2016. También hay que decir que está por debajo de sus valores históricos, por ejemplo en el período 2011/15 el tipo de cambio real multilateral tuvo un promedio de $ 18 a precios actuales. El BCRA no tiene una estrategia de anclaje del tipo de cambio, piensa su estrategia antiinflacionaria con otros instrumentos. Pero será difícil que el tipo de cambio real se mantenga mientras tengamos un elevado déficit fiscal financiado del exterior. El indicador relevante a seguir es el tipo de cambio real multilateral, que incluye la totalidad de nuestro comercio, no sólo el bilateral con el dólar. El bilateral reduce la mejora en siete puntos porcentuales desde diciembre de 2015. Es un indicador importante de competitividad aunque no el único. Hay una notable disminución del costo de financiamiento que para algunos sectores es tan relevante como el tipo de cambio. Se debería seguir un indicador más amplio de la competitividad que tenga en cuenta distintos factores como el tipo de cambio real, la presión impositiva, el costo de financiamiento y el costo laboral.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés