El Economista - 70 años
Versión digital

mar 18 Jun

BUE 16°C
Entrevista

"El riesgo de estas medidas es que los mercados lo tomen como una especie de anticipo de la devaluación de verdad"

Pablo Goldin aporta su experimentada mirada sobre las nuevas medidas de Sergio Massa.

"Nadie está conforme con la medida, ni el Fondo ni el Gobierno", dice Goldin.
"Nadie está conforme con la medida, ni el Fondo ni el Gobierno", dice Goldin.
26 julio de 2023

El Economista dialogó con Pablo Goldin, quien aporta su experimentada mirada sobre las nuevas medidas de Sergio Massa. Siempre hábil para leer entre líneas, Goldin dice: "El último antecedente de intentar devaluar un poquitito o de hacer un retoquecito y después tener que hacer de nuevo algo más fuerte o varias veces fue el de Fábrega con Kicillof en enero del 2014. Ese es el riesgo de ahora: que los exportadores no reaccionen o reaccionen poco y los importadores sigan comprando", dice. 

¿Cómo se leen las medidas que tomó Massa para acercarse a lo que pedía el Fondo?

Nadie está conforme con la medida, ni el Fondo ni el Gobierno. Es una medida agarrada de los pelos. El riesgo que tiene esta medida, que es una especie de retoque cambiario con derivación fiscal también, que casi que es devaluar un poquitito pero que no se note, es que los mercados lo tomen como una especie de anticipo de la devaluación de verdad. Como ha pasado otras veces en la Historia Argentina, hubo ministros de Economía que devalúan un poquito y después la realidad los hace devaluar más o más veces. El último antecedente de intentar devaluar un poquitito o de hacer un retoquecito y después tener que hacer de nuevo algo más fuerte o varias veces fue el de Fábrega con Kicillof en enero del 2014. Empezaron un poquito a tocar el dólar en noviembre y diciembre de 2013 y acelerar. Después no tuvieron otra porque no les creyeron los exportadores y siguieron sin vender y los importadores siguieron comprando todo. Entonces tuvieron que hacer un salto devaluatorio en enero del 2014 de 20 a 25 por ciento. Ese es el riesgo de ahora: que los exportadores no reaccionen o reaccionen poco y los importadores sigan comprando. 

¿Puede Massa evitar un salto cambiario más profundo?

Bueno querer no es poder. Es cierto que devaluar es muy riesgoso y casi que te diría que no tiene sentido. Lo que pasa es que al ritmo que el Banco Central viene perdiendo divisas en los últimos 30 días es muy fuerte. En el mercado cambiario dejó 2.000 millones de dólares/yuanes, es más de lo que se vendía en los arranques de las transiciones electorales de 2019. Se vende más y con menos reservas. O sea esta situación es insostenible. La posibilidad de activar los yuanes le dio un poquito más de aire para vender pero no podés estar vendiendo US$ 2.000 millones por mes.

BCRA Pesos inflación
 

¿Va a pegar en los precios estas medidas y las suba del blue?

Así como decimos que es un retoque cambiario que difícilmente cambie demasiado el comportamiento de la oferta y la demanda de dólares, hay que decir también que seguir con la misma lógica secuencia que esto no es una devaluación de verdad que va a repercutir tan fuertemente en el nivel de precios. Si es cierto que si junio dio 6% y julio parecía que no iba a ser tan distinto, podía estar ahí 6% o 6,5%. Un poco más, poco menos, es posible que con el retoque cambiario y el despertar de los dólares alternativos, a partir de agosto tengas tasas de inflación un poco más altas.  Por ahora hasta que no haya una devaluación de verdad, el régimen inflacionario hoy de Argentina es una especie de "6, 7, 8", u "8, 7, 6". Estamos ahí en esa banda de precios que depende del mes, si te ayuda lo estacional, te ayuda la carne, te ayuda la ropa, etc.. No creo que estas medidas de estos días cambien demasiado el panorama, lo que sí lo puede cambiar el panorama claramente y las inflaciones más altas de dos dígitos mensuales sería una devaluación de verdad que ahí sí pegaría más fuerte en el precio de los alimentos, de los combustibles, de las tarifas, de la energía y eso sería otra cosa. Es lo que están tratando de evitar. 

¿Y puede haber un alivio para las reservas?

Estamos perdiendo reservas y el Banco Central está financiando un nivel de importación insostenible para el año de Argentina. Con semejante sequía, semejante pérdida de exportaciones, no podemos estar importando US$ 7.000 millones por mes. No podemos. Y entonces ese es el meollo de estos meses y este 2023. Tenemos que tener un nivel de importaciones menor y, por ende, un nivel de actividad menor. Ahora han puesto este impuesto para ir contra la importación. No creo que lo logre. Pero ese es el meollo. Si no bajan el nivel de importaciones, no vas a tener la solución y el Banco Central va a seguir drenando. Inventaron los yuanes para seguir drenando importaciones, para seguir financiando pagos de importaciones para que no se caiga la actividad. Pero ahí está el dilema. El dilema es o bancás, palanqueás y aceptás que necesitas tener menos importaciones porque se te cayó la cosecha o tenés un Banco Central así escuálido que termina desordenadamente tratando de retocar el tipo de cambio para parar los pagos de importación. Porque ahí está el meollo de todo. Porque el resto del mundo está todo cepeado. Tenés el cepo a esto, el cepo al otro, etc.. Pero la importación, por más controles, por más Sira, por más regulaciones que haya, está muy fuerte para lo que somos hoy. 

dolar massa
 

 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés