El Economista - 70 años
Versión digital

lun 25 Oct

BUE 27°C

Versión digital

lun 25 Oct

BUE 27°C

Pedido de Argentina

El G20 respalda la revisión de los sobrecargos de los préstamos del FMI

Las mayores economías del mundo ratificaron que se continúa debatiendo la política en el directorio del FMI.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, en el encuentro de Ministros de Finanzas
13-10-2021
Compartir

Los Ministros de Finanzas y Gobernadores de Bancos Centrales del G20 solicitaron que el FMI revise su política de sobrecargos, en apoyo al reclamo que viene proponiendo la Argentina.  

“Agradecemos al FMI su actualización sobre la política de sobrecargos y esperamos con interés seguir debatiendo en el Directorio Ejecutivo del FMI en contexto de la revisión interina de los saldos precautorios”, indicaron a través de un comunicado. La política de los sobrecargos afecta a países que piden créditos excepcionales, una situación que se incrementó más en medio de la pandemia de coronavirus

La Argentina mantiene un programa que cuenta con sobrecargos a raíz de lo abultado del préstamo por US$ 45.000 millones, que solicitó la administración de Mauricio Macri. El gobierno de Alberto Fernández busca un nuevo acuerdo en el que esos sobrecargos sean también revisados. Esos sobrecargos podrán ser revisados solo si a nivel multilateral la Junta del FMI aprueba los cambios que solicitó el G20. Entre los cálculos oficiales, se indicó que continuar con los sobrecargos del programa de Macri puede costarle a la Argentina cerca de US$ 1.000 millones anuales.

Durante la cumbre de Ministros del foro internacional, también manifestaron la necesidad de que una parte de la nueva asignación de Derechos Especiales de Giro (DEG) equivalente a US$ 650.000 millones que hizo el FMI el 23 de agosto de 2021 sea dirigida voluntariamente hacia los países de ingresos medios y bajos. “Apreciamos los recientes progresos realizados por el FMI para ofrecer opciones viables a los miembros con fuertes posiciones externas para canalizar voluntariamente una parte de sus DEG asignados, de acuerdo con las leyes y regulaciones nacionales, para ayudar a los países vulnerables”, indicaron desde el G20. 

Por otro lado, se le solicitó al FMI que establezca un nuevo Fondo de Resiliencia y Sostenibilidad para “proporcionar financiación asequible a largo plazo para ayudar a los países de bajos ingresos, a los pequeños Estados en desarrollo y a los países vulnerables de ingresos medios a reducir riesgos futuros para la estabilidad de la balanza de pagos, incluidos aquellos derivados de las pandemias y el cambio climático”.

En línea con lo que viene solicitando la Argentina, este financiamiento permitiría reducir riesgos futuros para la estabilidad de la balanza de pagos, incluidos aquellos derivados de las pandemias y el cambio climático. 

A su vez, desde el G20 celebraron los progresos realizados en el marco de la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda (DSSI, por sus siglas en inglés), que también ha sido acordada por el Club de París. Señalaron que todos los acreedores bilaterales oficiales deberían aplicar esta iniciativa de forma completa y transparente. “Reiteramos la importancia de los esfuerzos conjuntos de todos los actores, incluidos los acreedores privados, para seguir trabajando en la mejora de la transparencia de la deuda”, indicaron. 

En otro orden, renovaron su determinación de utilizar todas las herramientas disponibles por el tiempo necesario para hacer frente a las consecuencias adversas del Covid-19, en particular para los más afectados, como las mujeres, los jóvenes, los trabajadores informales y de baja calificación, y sobre las desigualdades.  

“Nos esforzaremos por ayudar a resolver los cuellos de botella y la escasez de herramientas de COVID-19 en los países de ingresos bajos y medios en los próximos meses, reafirmando nuestro compromiso de garantizar un acceso seguro, equitativo y asequible a las vacunas, los tratamientos y los diagnósticos. Reconocemos el papel de la inmunización contra el COVID-19 como un bien público global”, determinaron.  

Asimismo, reafirmaron su compromiso de mejorar la inclusión financiera digital de los segmentos vulnerables y desatendidos de la sociedad, incluidas las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPyMEs), llevando a cabo el trabajo de la Asociación G20 2020. 

Por último, alentaron a las Instituciones Financieras Internacionales, incluidos los Bancos Multilaterales de Desarrollo (BMD), a que redoblen sus esfuerzos para buscar la alineación con el Acuerdo de París dentro de unos plazos ambiciosos, a financiar las estrategias de recuperación y transición sostenibles, las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional y las estrategias de desarrollo a largo plazo con bajas emisiones de gases de efecto invernadero en los mercados emergentes y las economías en desarrollo, y a establecer planes para movilizar el financiamiento privado, en línea con sus mandatos y procedimientos internos de aprobación, sin dejar de apoyar la consecución de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas. 
 

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés