El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 12°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 12°C

El costo de la construcción subió 33% el último año

16-02-2017
Compartir

Durante el mes de enero el costo de la construcción se incrementó en 2,4% respecto del mes anterior, con una fuerte incidencia del rubro mano de obra (2,9%) y en menor medida materiales (1,9%), cerrando los gastos generales (andamios, camión volcador, volquetes, pala cargadora, retroexcavadora) con un nivel de aumento intermensual de 1,4%.

En el acumulado de los últimos doce meses los insumos, salarios y servicios de la actitividad de la construcción se incrementaron 33,1%, con un efecto del 22,4% en materiales, el 38,7% en mano de obra y un fuerte salto en los gastos generales, que crecieron desde enero de 2016 un 48,1%.

Estos datos fueron relevados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) en su último informe sectorial. El Índice del Costo de la Construcción, elaborado por el organismo oficial, mide las variaciones mensuales de la construcción privada destinadas a vivienda en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y 24 partidos del conurbano bonaerense.

En el desagregado por rubros, el informe destaca que los que más crecieron en los últimos doce meses fueron la contratación de un camión volcador (66,7%), movimientos de tierra (56,7%), contenedores tipo volquete (55,7%), alquiler de camionetas (54,5%) y el servicio de pala cargadora (52,4%).

Tendencias

Esto se dio en un escenario en el que la actividad de la construcción tuvo un año 2016 bastante irregular, con alguna mejora en los primeros meses, fogoneada por expectativas favorables frente al cambio de Gobierno, seguido por un estancamiento propongado, hasta comenzar cierta recuperación durante el último trimestre.

En ese contexto, el mercado inmobiliario residencial muestra un cambio de tendencia, pasando de construir, primordialmente, unidades de 1 y 2 ambientes en 2015 a departamentos de 3 y 4 ambientes en la actualidad. Se trata de unidades de buena calidad, orientados a un sector de la población ABC1 y, en segundo término, a inversores. Está claro, en este marco, que la clase media virtualmente quedó fuera del radar. Sin créditos hipotecarios a tasas y plazos accesibles y con los créditos UVA aún insinuando arrancar, las opciones para los sectores de ingresos medios son escasas.

“El segmento residencial de clase media es el que más potencialidad tiene pero hoy en día no dan los números. Los terrenos están carísimos y la obra también, pero en este target los precios están planchados y no hay rentabilidad”, señala el arquitecto Damián Tabakman, consultor especializado en desarrollos inmobiliarios.

Tabakman estima que este segmento podría reactivarse hacia fin de este año o el próximo “cuando la inflación esté controlada y la gente se anime a endeudarse con ajuste por inflación”.

Consultado sobre cómo ve la actividad de la construcción, Tabakman consideró que el sector “sigue con problemas graves no resueltos”, entre ellos “la tremenda carga impositiva que recae sobre los desarrollos, el costo de los insumos críticos, que es muy superior a lo que se paga en países vecinos y problemas eternos de productividad de la mano de obra”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés