El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 11°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 11°C

“El blanqueo va a ser exitoso”

Entrevista a Adriana Laurino, Socia de Impuestos en KPMG.

27-07-2016
Compartir

En diálogo con El Economista, la socia de Impuestos de KPMG, Adriana Laurino, asegura las proyecciones de la consultora en torno al programa de exteriorización de capitales y activos que impulsa el Gobierno son positivas, aunque están “más condicionadas por el panorama mundial que por una cuestión puntual de Argentina”.

¿Qué motivos tuvo el Gobierno para lanzar en este momento el blanqueo?

En realidad, más que desde el Gobierno salir a buscarlo, esto está movilizado por todo un entorno mundial. La OCDE sugirió a los países miembros que adhieran a los estándares de intercambio de información y Argentina adhirió, lo que significa que junto con un centenar de países van a estar intercambiando automáticamente información a partir del primer día de enero de 2017. En el caso de Argentina, con 57 países. Más de 20 van a adherirse en 2017 y está el compromiso de otros 19 países para hacerlo en 2019. Cuando la OCDE propicia este cambio, que tiende a evitar la evasión impositiva pero también a desactivar operaciones de narcotráfico, trata de blancas, financiamiento del terrorismo. Y junto con estos acuerdos de intercambio de información, la OCDE propicia que se den amnistías, se le pide a los países que den moratorias amplias a los fines de darle la posibilidad a la gente de que exteriorice la tenencia de bienes que tiene en el exterior. Chile ya tuvo su blanqueo el año pasado y en estos momentos lo tienen Brasil, Colombia y muchos otros países. Más allá de que esto sería muy importante para el Gobierno porque va a permitir aplicar los fondos a resarcir a los jubilados, el contexto en que surge esto está más condicionado por el panorama mundial que por una cuestión puntual de Argentina.

Más allá de la presión que da el entorno global, trascendió que habrá algunas medidas coercitivas, como el entrecruzamiento de datos.

Lo que probablemente pase, porque ha pasado en circunstancias anteriores, es que la administración tributaria, que tiene una base de datos muy importante, si detecta bienes en posesión de determinadas personas que no los incluyó en sus declaraciones juradas, probablemente mande notificaciones invitando a la gente a blanquear. Qué va a sacar la AFIP todavía no lo sabemos, pero es probable que haya algo de esto; es común ver estas campañas.

¿No hay en paralelo a ese entorno global una voluntad del Gobierno de ir a buscar la “lluvia de dólares” que todavía no se dio?

En realidad, el blanqueo es algo que vino como anillo al dedo para hacer eso. Las personas que declararon activos en el exterior lo hicieron por US$ 30,5 M y se presupone que hay entre US$ 250.000 M y US$ 400.000 M de activos argentinos en el exterior, con lo cual, todas estas medidas que ayuden a ingresar divisas y a sostener una recaudación más elevada, obviamente son bien venidas.

¿Cuántos dólares calculan que podrían llegar a ingresar por el blanqueo?

No tenemos una estimación. Originalmente, había trascendido que el Gobierno esperaba recaudar US$ 20.000 M, aunque hay trascendidos de que esta suma se superaría ampliamente. De todos modos, en Chile tenían una expectativa de recaudar US$ 158 M y recaudaron US$ 1.500 M. Había una expectativa y la realidad la superó ampliamente. Porque lo que es dinero fuera del sistema surge todo de cifras estimadas, versiones, por lo que es muy difícil hacer un cálculo sobre un número que varía tanto. Además, la ley prevé blanquear no solo billetes sino activos, por lo tanto, cuántos dólares van a entrar es una incógnita porque hay un blanqueo también de propiedades y activos. Por otra parte, esta ley -a diferencia de otras anteriores- te permite mantener tus tenencias monetarias en el exterior; no es necesario ingresarlas. El único caso es el de las cajas de seguridad en el extranjero, porque la forma de exteriorizar la moneda extranjera en efectivo es mediante depósito en entidades bancarias del país. Por eso la gran cantidad de cuentas que se abrieron en Uruguay en los últimos tiempos, antes de la promulgación, para poner en el circuito dinero que estaba en cajas de seguridad con el fin de mantenerlo afuera.

La ley ofrece distintas posibilidades para exteriorizar activos o capitales: en fondos de inversión, en bonos, manteniendo el dinero en el extranjero. ¿Qué opción cree que será la preferida?

Esa decisión hay que hacerla a medida. La definición de qué te conviene más va a depender de en qué está invertido el capital que tenés en el exterior. Si vos tenés el capital en una cuenta bancaria o una inversión que no te rinde una tasa de interés elevada, como quien está posicionado en bonos del Tesoro de Estados Unidos, la opción de suscribir los títulos a siete años, no negociables por cuatro años, con 1% de interés anual y la posibilidad de suscribir US$ 100 y sincerar US$ 300, parece una opción interesante. De todas formas, parecía que este título de siete años podía tener un cupo, pero todavía las características y los requisitos tienen que ser reglamentados. Ahora, si vos tenés tu capital posicionado en una inversión que te da una tasa de retorno interesante, es conveniente pagar directamente el 10% del blanqueo y no inmovilizar un tercio de tu capital en esos títulos. Me refiero a esos bonos de siete años y no a los que son a tres años porque parecería que es más interesante por el hecho de que te permite blanquear dos veces más el monto que vos suscribís. El de tres años sin interés no pareciera que es una opción con demasiado atractivo. Después está la posibilidad de suscribir fondos comunes de inversión teniendo la inversión cinco años, sin poder retirarla. Ahí todavía hay mucha expectativa porque todavía no salió la comunicación de la Comisión Nacional de Valores (CNV) que tiene que explicar cuáles van a ser las condiciones de esos fondos. Si bien la ley ya salió publicada, hay muchos interrogantes que van a empezar a surgir cuando se empiecen a publicar las reglamentaciones.

¿Que el blanqueo se produzca en un momento de caída de la actividad económica, y no en uno de expansión, desalienta la opción de apostar por fondos de inversión?

Tal vez los fondos comunes de inversión terminen siendo una buena herramienta para obtener financiamiento. Deberíamos saber un poco más cuáles son los requisitos y condiciones que establezca la CNV para saberlo.

¿El blanqueo dará un impulso al sistema financiero?

El Banco Central sacó una comunicación en la que reguló el tipo de cuentas que las personas van a tener que abrir, que son distintas cuentas especiales que obedecen a diferentes propósitos: cuentas para que después se suscriban los fondos, cuentas para los que destinen la plata a inmuebles y demás. Y los bancos van a cobrar mantenimiento para estas cuentas como lo hacen con las cuentas corrientes. Ahora, si la gente va a volcar los ahorros que tiene en el colchón al sistema financiero o no son decisiones personales que tienen que ver con la necesidad posterior de utilizar ese dinero. Los que quieran en algún momento cambiar el auto, hacer una mejora en la casa o mudarse, para ellos el blanqueo va a ser una posibilidad interesante porque van a poder exteriorizar tenencias que hoy no tenían declaradas y les va a permitir capitalizarse para realizar consumos, más todavía para quienes compraron dólares cuando existían algunas restricciones.

Hay otras consecuencias indirectas que podrían ocurrir debido a una fuerte adhesión al programa. ¿Imaginás un impacto sobre el tipo de cambio o un alivio de la necesidad de emitir deuda si se suscriben muchos bonos, por ejemplo?

Si la gente trae divisas, puede tener determinado efecto, pero si la gente regulariza activos en el exterior y no ingresan demasiados fondos, capaz no haya demasiada incidencia. Como son distintos instrumentos para diferentes posibilidades, cada persona deberá estudiar individualmente cuál es la combinación que va a hacer con todas las opciones. Todos están hablando del blanqueo, de si comprar títulos o no, de cuál es la tasa, pero me parece que lo más importante es que la gente se siente a evaluar no solo esa parte sino qué pasa el día después. Todos esos bienes después van a formar parte del patrimonio de las personas y de cara a los impuestos, ya sea para Ganancias o Bienes Personales va a tener consecuencias. Es el momento de pensar en el blanqueo pero acompañarlo de una planificación fiscal para de antemano saber cuáles van a ser los efectos de la incorporación de esos bienes.

En términos de recaudación tributaria, ¿cuán grande va a ser el impacto?

Creo que va a ser muy significativo, pero el motivo por el que va a ser así es por lo que decíamos: va a haber mucha gente que se volcará al blanqueo por una cuestión de que los sistemas de información automáticos van a hacer que los riesgos sean cada vez más altos. Empezamos a escuchar que hay algunas instituciones financieras en el exterior que le están solicitando a sus clientes que comprueben que sus activos en el exterior han sido declarados en el país de residencia. Si la consecuencia es que mañana te pueden cerrar una cuenta, es un motivo para que la gente evalúe el blanqueo. Por el entorno global, creo que va a haber una adhesión más que significativa.

O sea, más allá del número final, ¿el blanqueo va a ser exitoso?

Sí, creo que va a serlo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés