El Economista - 70 años
Versión digital

mie 20 Oct

BUE 14°C

Versión digital

mie 20 Oct

BUE 14°C

El 40% de los asalariados formales trabaja en el Estado

Según cifras oficiales del Ministerio de Trabajo, continúa la expansión del empleo público y hoy llega a 3,5 millones.

28-09-2016
Compartir

Luego de muchos años de silencio oficial, el Ministerio de Trabajo publicó ayer un informe analizando la situación del empleo público en Argentina y concluyó que, en junio de 2016, se registraron 3,5 millones de trabajadores en el sector público, considerando todas sus órbitas y jurisdicciones. En la comparación anual se observa un crecimiento del 2,4%, lo que implica la creación de algo más de 80.000 puestos de un año a otro. La diferencia fundamental la hacen los trabajadores provinciales, que concentra el 66% del total de estatales y son más de 2,2 millones.

“Si tenemos 3,4 millones de empleados públicos, quiere decir que hoy en Argentina cuatro de cada diez asalariados en blanco trabajan en el Estado”, dijo a El Economista Félix Piacentini, director de NOAnomics. El informe oficial inaugura la serie de referencia en el 2014, pero si se va más hacia atrás en el tiempo, los resultados son aún más determinantes. Según Piacentini, tomando el 2003 como referencia, se evidencia que el empleo público provincial aumentó 53% y que “prácticamente desde el 2003 viene creciendo al 3% anual”.

Según el Ministerio de Trabajo, la mayor parte del empleo público corresponde al ámbito provincial, que concentra el 66% del empleo público en Argentina, mientras que 21% pertenece al empleo público nacional y 13% al municipal. Observando los movimientos según nivel jurisdiccional, se confirma un crecimiento interanual de cierta significatividad en los tres estamentos: 2,5% en el nacional, 2,2% en el provincial y 3,3% en el municipal.

Del análisis de la evolución desestacionalizada surge que, si bien desde diciembre de 2015 se produce una fuerte desaceleración en el ritmo de expansión de la dotación de personal, el empleo del sector mantiene una tendencia creciente en junio tanto en relación con el mes anterior como en relación al mismo mes del año pasado. En efecto, entre diciembre de 2015 y julio de 2016, el empleo público creció el 1%, lo que representa una incorporación de alrededor de 33.000 puestos de trabajo.

Con respecto al empleo público provincial, algunas de las jurisdicciones más grandes, tanto en términos de tamaño de la economía como en cantidad de habitantes, registraron un incremento interanual menor a la media de las provincias. Tal es el caso de CABA, Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, que registraron variaciones anuales en torno al 2%. En contraposición, un grupo de provincias chicas como Chaco, Chubut y Neuquén tuvieron variaciones interanuales que superaron el 5%.

No obstante, si se compara el período diciembre 2015 contra junio de 2016 con el mismo lapso un año atrás, se advierte que la mayoría de las provincias presentaron una marcada reducción en el ritmo de expansión del empleo público, o bien, mostraron una contracción de la dotación de personal.

Piacentini estimó que el exceso de empleo público ronda el 34% en las plantas provinciales y que esta expansión innecesaria responde principalmente a que los puestos públicos fueron usados por los gobernadores como una “política social o asistencialista” e incluso como una “política electoral”, a fin de generar votantes cautivos. “Esto tiene un costo tremendo ?agregó?. Hemos gastado US$ 70.000 millones de 2003 a 2015 en salarios en exceso, que representan 13 puntos del PIB derrochados”. En este sentido, dijo que “si se considera que las provincias invierten por año 2 puntos del PIB, hemos malgastado 6 años de inversiones”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés