El Economista - 70 años
Versión digital

mie 27 Oct

BUE 21°C

Versión digital

mie 27 Oct

BUE 21°C

Datos laborales mixtos

Entre el 3ºT de 2016 y el mismo período de 2017 se crearon 400.000 puestos (formales e informales), pero con bajo dinamismo del empleo en blanco y alta incidencia del monotributista

18-01-2018
Compartir

Ayer, el Indec dio a conocer los números del empleo total, que arrojaron un incremento de casi 400.000 trabajadores nuevos en la comparativa interanual entre el tercer trimestre de 2017 y el del mismo periodo del 2016. Sin embargo, se enciende la alarma al observar el bajo dinamismo del empleo en blanco y la alta incidencia del empleo monotributista. Los datos surgen de la “Cuenta de Generación del Ingreso e Insumo de Mano de Obra”. Allí se puede observar la evolución del empleo y los datos de la participación en el PIB de los diversos actores de la economía.

El empleo

El crecimiento del total de los trabajadores fue estimado por el Indec en 1,9% en la comparación interanual del tercer trimestre de 2017 respecto al del 2016. Es decir, un total de 391.000 puestos de trabajo más que en igual período del año anterior. El grueso de la variación se explica por el incremento de los cuentapropistas (4,1% o 199,000 puestos más) y los trabajadores asalariados no registrados (2,2% o 106,000) . La alarma se enciende al observar el empleo registrado: los puestos de trabajo asalariados crecieron 0,9% (94,000 empleos nuevos), por debajo del crecimiento de la población en edad de trabajar (1%).

En diálogo con El Economista, Martín Alfie, economista en jefe de la consultora Radar, expresó: “El informe confirma que el empleo que más crece es el de peor calidad: no registrado y no asalariado”. Y agregó: “Hay cuestiones estructurales preocupantes detrás del crecimiento del PIB”.

De esta manera, el total de los puestos de trabajo de Argentina llegó a 20.518.000: entre ellos, 15.575.000 son empleados asalariados y los 4.943.000 restantes son cuentapropistas.

Los sectores que más mano de obra emplean son el comercio (3,5 millones de trabajadores); la industria (2,2 millones) y la enseñanza (2,1 millones). Cabe aclarar que el número de puestos de trabajo es mayor al de ocupados porque el informe contabiliza a los que se desempeñan en más de un empleo. Los sectores con mayor informalidad por su parte son los de servicios domésticos con 1.258.000 empleados en negro (72% del total) y los sectores de la agricultura con 626.00 puestos en negro (66% del total del empleo del sector).

La torta

Los datos correspondientes al valor agregado bruto mostraron un crecimiento interanual del 0,1% de la remuneración del trabajo asalariado ?es decir, la participación de los trabajadores? llegando a 52,8%. Estos números muestran la distribución del ingreso total, contabilizando al sector público, que no posee excedente de capital.

El sector empresario, expresado en la cuenta excedente de explotación bruto, marcó una caída del 40,8% al 39,8%. Esto es explicado mayormente por la caída del sector petrolero y minero, que explicó el 0,68% de la contracción y la baja de la industria manufacturera (-0,29). Por otro lado, los impuestos netos de subsidios cayeron 1%, en línea con el esfuerzo fiscal producido por el Gobierno.

Esta caída de las ganancias preocupa ya que atenta contra la sostenibilidad del sector privado. De esta forma la participación del ingreso privado muestra un porcentaje del 52,8% para la remuneración al trabajo asalariado privado, 10,7% para el ingreso bruto mixto -los cuentapropistas-, 3,2% para los impuestos netos de subsidios a la actividad y 39,8% para el excedente bruto de explotación.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés