El Economista - 73 años
Versión digital

mie 17 Jul

BUE 10°C
Panorama

Convergencia sube a bonos pero baja a dólares y acciones

Un futuro ministro sugirió que al inicio de la nueva gestión el dólar debería estar entre $600 y $650. Eso hizo bajar al dólar futuro, al blue y a los dólares financieros. Los bonos subieron al mejor nivel en 25 meses y el riesgo país bajó.

Las acciones no reaccionaron bien: bajaron aquí y en NY.
Las acciones no reaccionaron bien: bajaron aquí y en NY.
Luis Varela 05 diciembre de 2023

Al límite, cuando faltan apenas 6 días para la asunción de Javier Milei como nuevo Presidente argentino (y sólo tres ruedas de negocios por el feriado del viernes), ayer se produjeron un cúmulo de novedades que alteraron el mercado financiero argentino de manera contrapuesta. Por un lado, el ministro del Interior, Guillermo Francos, lanzó la idea de lo que podría denominarse como nuevo dólar de convergencia, lo cual hizo bajar los dólares libres, luego de una apertura cambiaria claramente alcista. Al tiempo que con grandes cambios de posición de los inversores especializados hubo consistente suba de bonos, baja de riesgo país y otro día con volumen de negocios pobre en la Bolsa con acciones locales y los ADR argentinos en Nueva York con mayoría de caídas.

El contexto político

powell-fed
 

A la vez, en este momento de mucho vértigo en la plaza local por el cambio de ciclo político, los mercados internacionales también están registrando un giro en la dirección del viento. Hasta hace muy pocos días la mayoría de los inversores estaban convencidos de que se venía el final de las tasas altas en los banco centrales principales y que había aire para que las Bolsas siguieran subiendo. Pero en las últimas horas surgieron especialistas que afirman que la inflación será persistente, que los inminentes datos de empleo obligarán a la Fed a mantener las tasas altas un trecho más, y con eso hubo bajas en los precios de las materias primas y subas en los intereses largos de los bonos estatales.

Muchos operadores muy especializados indican, a su vez, que los Bancos Centrales no solo utilizarán las tasas para marcar el pulso de la actividad sino que también moverán sus reservas de oro, por lo que el metal amarillo, que terminó la semana pasada con récord histórico de US$ 2.070 dólares terminó ayer a la baja, igual que la onza de plata, en tanto que el refugio elegido por los más arriesgados fue nuevamente el canal de las criptomonedas: el Bitcoin voló, se acercó a los US$ 42.000, ya que los especialistas advierten que se acerca el halving, y dicen que en total va a haber 21 millones de BTC emitidos, cuando hasta ahora hay 19,3 millones, y en 2024 se emite la mitad de lo emitido en los últimos cuatro años, y llega además llega un ETF que captará muchos inversores sin experiencia, como sucedió a fines de 2021.

Los balances en Wall Street

wall street
 

Hubo, además, noticias que impactaron e hicieron girar la cabeza a los inversores. Se supo por ejemplo que conocidos los últimos resultados de los balances trimestrales, empresas como Spotify resuelven hacer reestructuraciones, tanto que está realizando su tercer recorte de personal de este año: despedirá unos 1.500 empleados y eso sacude al mercado tecnológico norteamericano. Y, por si eso fuera poco, se supo que Mark Zuckerberg, dueño principal de Meta (Facebook e Instagram) puso en venta parte de sus propias acciones por primera vez en dos años, por lo que le está haciendo caso a los especialistas que dicen que se viene una baja consistente en las Bolsas del mundo.

Con este intrincado escenario, ayer hubo un giro en el rendimiento de casi todos los bonos estatales, con un repunte para las tasas largas de EE.UU.: se pagó 5,1% anual a 1 año de plazo, 4,2% a 5 años, 4,3% a 10 años y 4,4% a 30 años. Y eso hizo girar nuevamente a los inversores conservadores, tanto que ayer en el exterior el dólar subió contra todo: 1,6% en México y Chile, 1,3% en Brasil, 0,7% contra la libra, 0,4% contra el euro, 0,3% en Japón y 0,1% en China.

El precio del dólar 

dolar milei
 

A nivel local, en una jugada muy parecida al error inicial que cometió Alberto Fernández al inicio de su mandato (cuando dijo que un dólar de $60 estaba bien), ayer el designado por Javier Milei como nuevo ministro del Interior, Guillermo Francos salió a decir que a partir del cambio de mando un dólar oficial razonable es de entre $600 y $650, con la idea de buscar en ese nivel una especie de dólar convergencia. Inmediatamente, tras la señal de Francos, se produjo una caída en los contratos de dólar futuro del Rofex: tanto que para fin de diciembre bajó a $ 743, o sea 112% por arriba del valor actual.

La señal emitida por Francos, más una decidida intervención del Gobierno, que salió a vender dólares para frenar una suba inicial que tuvieron ayer en la apertura los dólares libres, determinó que al cierre los dólares financieros y el blue terminaran a la baja. Pero no fue gratis: el BCRA tuvo que vender US$ 85 millones en el mercado para frenar la compra iniciar de dólares, y al final del día la autoridad monetaria confirmó que a lo largo de la jornada terminó perdiendo otros US$ 99 millones en las reservas. Eso sí, la fuerte suba que habían mostrado los dólares libres jueves y vienes se apagó, tanto que el dólar blue cayó $25 hasta $930, el Senebi bajó $10,20 hasta $938,78, el MEP bajó $10,50 hasta $923,48 y el contado con liquidación bajó $13,23 hasta $891,67. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue bajó al 144% y la del CCL y el mayorista cedió al 146%.

Todos estos movimientos cambiarios fueron una especie de ruido que estaba por encima de una sucesión de versiones sobre los nombramientos y acuerdos que está haciendo Javier Milei en cargos absolutamente decisivos. Hay entre los inversores mucho desconcierto, con sospechas de acuerdos con el peronismo, el massismo, y cierto distanciamiento con Mauricio Macri, en lo que nadie sabe si todo esto pueda ser una jugada de ajedrez para el Presidente electo pueda conseguir que le aprueben en el Congreso la ley ómnibus que espera mandar con una mega reforma del Estado. 

Anticipándose a eso hubo todo tipo de rumores y declaraciones: por ejemplo, se dijo que junto con la reforma estatal vendrá una propuesta de blanqueo. Y fue tan insistente el rumor que el legislador radical Martín Tetaz salió a decir que aprobarán un blanqueo sí y solo sí se incluye un beneficio para cumplidores. E inmediatamente se dijo que para que la ley ómnibus pase, los que venían pagando el impuesto a los bienes personales no lo deberían pagar por los próximos cuatro años, algo que no cree absolutamente ningún desprevenido.

Caos en los precios

2400x1600-inflacion-subyacente
 

Por supuesto, toda esta movida se da con un caos en los precios. Hay subas permanente en los supermercados, que salen de precios justos, mientras que CAME (la Confederación Argentina de la Mediana Empresa) salió a decir que las ventas en general mostraron en noviembre una caída del 2,9%, al tiempo que el rubro de alimentos y bebidas anota un increíble derrumbe del 7,7%.

Por supuesto, no todo tuvo ese tenor. El servicio meteorológico nacional pronostica que Argentina no va a tener un verano demasiado caluroso, porque habrá mucho "efecto niño", por lo que la cosecha será beneficiada. Y, al mismo tiempo, el editor principal de economía del diario inglés Telegraph sacó una editorial en la que manifestó que "Los astros están perfectamente alineados para Javier Milei, el motosierro thatcherista argentino".

Con ese marco, y con los inversores re posicionándose ante el inminente tipo de cambio oficial y por la inflación por venir, es decir detrás de títulos dollar linked o títulos ajustables por CER, ayer, con pocos negocios, los bonos argentinos anotaron un fuerte repunte de más del 3%, hasta su mayor nivel en 25 meses, por lo que el riesgo país bajó 32 unidades hasta 1.950 puntos básicos, hasta el menor nivel de los últimos doce meses.

Los papeles privados

A nivel papeles privados, en línea con lo que se espera de actividad, pero también aguardando los inminentes datos de empleo y de inflación en EE.UU., la Bolsa de Nueva York volvió a mostrar precios a la baja: el Dow bajó 0,1%, el S&P achicó 0,5% y el Nasdaq cayó 0,8%. En tanto que la Bolsa de San Pablo bajó 1% y la de México subió 0,2%.

En el mercado bursátil local no hubo sonrisas. Con $15.818 millones operados en acciones y $17.174 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires bajó otro 2,9%. En tanto que los ADR argentinos en Nueva York mostraron subas del 1% al 1,5% para Cresud y Telecom, pero con bajas del 1% al 3,5% para Francés, IRSA, Mercado Libre, Macro, TGS, Galicia, Loma Negra y Supervielle.

Pero probablemente el termómetro que mejor marque este momento crucial de los mercados es lo que está pasando con las materias primas. La OCDE y otros organismos mundiales anticipan aterrizajes suaves en las economías y algunas regiones con procesos recesivos. En consecuencia, el petróleo bajó 1,7%, los metales básicos también mostraron un claro descenso y los granos anotaron un día mixto en Chicago (bien el trigo mal el resto) sin negocios para destacar en el mercado local porque los productores esperan la devaluación.

Donde sí hubo una gran diferencia fue en el tipo de refugio que están buscando los que quieren anticiparse a lo que viene. Como los Bancos Centrales principales pueden tener problemas para manejar las cosas únicamente con movidas de tasa de interés, empiezan a usar sus posiciones de oro, y tienen gran impacto porque son los mayores tenedores de este tipo de metal. Así ayer hubo una caída para el oro, un retroceso aún mayor para la onza de plata. Y lo que brilló fue el bitcoin, que saltó 7,8% en soledad, ya que el resto de las criptomonedas estuvieron más tranquilas. Esperan el halving y el ETF, y algunos creen que el precio puede ir mucho más arriba.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés