El Economista - 70 años
Versión digital

lun 24 Jun

BUE 11°C
Informe

Consumo privado: el último bastión de la actividad económica

La sequía golpeará a los principales frentes económicos en 2023 y el Gobierno tendrá que maniobrar para que la recesión no sea aún mayor en plena campaña electoral

Una salida "fácil" a los desvalorizados pesos podría ser destinarlos al consumo de bienes y servicios.
Una salida "fácil" a los desvalorizados pesos podría ser destinarlos al consumo de bienes y servicios.
19 marzo de 2023

En un año electoral complejo y con perspectivas de recesión, el consumo privado podría "salvar" la economía, según un informe de Ecolatina

Pese a los dos shocks inflacionarios de 2022, el salario real formal (privado y público) mostró una ligera recomposición en el promedio de 2022 (+0,7%), luego de haber transitado cuatro años consecutivos en rojo (-20%).

Esta mejora estuvo concentrada en el primer semestre del año (+2,9% interanual), mientras que existió un desempeño negativo a partir del segundo semestre (-1,3% interanual), impactado por la fuerte aceleración en los precios.

Pese a esto, con la transitoria desaceleración inflacionaria de finales del año pasado el salario real registrado volvió a mostrar una cifra interanual positiva recién en diciembre (+0,5% interanual).

"Sin embargo, esta mejora fue transitoria, y si mantenemos una óptica más cortoplacista se puede argüir que la brecha mensual entre los salarios y la inflación podría ser la mayor de los últimos meses, cuando se venía dando una suerte de 'crawling peg' de los salarios respecto de los precios", señaló Ecolatina  

En este sentido, también se podría considerar que la comparación interanual mostrará, en el mejor de los escenarios, un empate entre los precios y los salarios formales hasta marzo.

"Es distinta la historia para los ingresos alejados del empleo formal. Por caso, los trabajadores informales experimentaron una caída promedio del 7,5% en 2022 (-35% vs 2017), y no esperamos que la tendencia se revierta en la primera parte del año", precisó el informe

"Por su parte, a pesar de los esfuerzos de sostener los haberes jubilatorios a través de bonos, el impacto será algo más notorio durante el primer semestre, y especialmente en las jubilaciones y pensiones mínimas, que serán justamente las beneficiarias de esta asistencia", apuntó.

Consumo privado: ¿el último bastión de la actividad económica?

La economía se verá golpeada por múltiples frentes en 2023. La profundización de la sequía no golpeará únicamente al sector agropecuario, sino también a sus actividades conexas y al volumen de exportaciones del principal sector generador de divisas del país.

Así, "la disponibilidad de dólares por esta vía se verá profundamente reducida (estimamos alrededor de US$ 20.000 millones), lo cual reducirá notablemente el margen para financiar importaciones para lograr sostener el nivel de actividad económica", dijeron desde la consultora.

"La inversión productiva también se verá golpeada, en un contexto en el cual alrededor del 30% de la misma depende de las compras al resto del mundo (maquinaria y equipo importado, por caso). Además, el consumo público no será un factor diferencial dadas las fuertes restricciones que recaen en el Tesoro en el marco del acuerdo con el FMI", afirmaron.

"Con este panorama complejo, que derivará en una recesión este año, queda el consumo privado como único componente de la demanda agregada a la que apostará el Gobierno para evitar una mayor caída del PIB en 2023", asegura Ecolatina.

Las claves

En este marco, el Gobierno sabe que evitar una caída del salario real del sector formal será vital. Por ejemplo, durante el primer trimestre de 2018 y el cuarto trimestre de 2019 el consumo privado (sin estacionalidad) se retrajo 12,5%, mientras que el salario real registrado cayó 14,5%.

Por el contrario, la mejora del consumo privado de 9% entre el cierre de 2019 y el tercer trimestre de 2022 estuvo acompañada por una merma de "sólo" 3% del salario formal.

"Si bien hay diversos factores operando, entre los que podemos destacar el fuerte 'consumo revancha' post-pandemia que podríamos considerar acabado, lo cierto es que a la menor caída del poder adquisitivo se le suma la falta de 'destinos' para los pesos frente al endurecimiento del cepo cambiario y el acortamiento en los horizontes de planificación", afirmó la consultora.

"En este sentido, la reciente aceleración inflacionaria muestra que la tasa de interés real volvió a ser negativa en el corto plazo, aún con la suba de esta semana. Asimismo, el dólar en su versión libre no sólo se encuentra 'caro' en términos históricos, sino que representa una erogación significativa para un sueldo mediano", señaló.

Como resultado, una salida "fácil" a los desvalorizados pesos continuará siendo destinarlos al consumo de bienes y servicios.

"Asimismo, considerando que los servicios son consumidos más intensamente por sectores de mayores ingresos -los beneficiados por paritarias- y que son ramas que pueden no verse tan afectadas -a priori- por las restricciones a las importaciones, su importancia -en torno al 60% de la economía- podría apuntalar la demanda interna en un año en el que no se destacarán las buenas noticias", precisó Ecolatina.

De esta forma, la apuesta por sostener el salario real 'hasta donde se pueda' será el -quizás el único- objetivo que el Gobierno se trazará en la previa electoral.

"Paradójicamente, o no tanto, esto no será a través de una desaceleración de la inflación, sino a incrementos salariales más cercanos a ella, minando todavía más el poder adquisitivo de trabajadores informales y beneficiarios de la seguridad social. En su intento por estimular el consumo, el Gobierno habrá contribuido a amplificar la brecha en los ingresos de estos sectores a lo largo de su mandato", concluyó.
 

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés