El Economista - 70 años
Versión digital

lun 20 May

BUE 13°C
Lo que viene

Con el apoyo del FMI, se viene el esperado dólar soja 3 y Sergio Massa anunciará un "dólar agro"

Viene un dólar "soja" 3 a $300, que tendría una duración de 30 días a partir de abril mientras que el dólar para otras exportaciones (maní y vino, entre otras) se extendería por 90 días a partir de mayo.

Con el apoyo del FMI, se viene el  esperado dólar soja 3 y Sergio Massa anunciará un "dólar agro"
03 abril de 2023

Sergio Massa trazó su línea roja con el Mandamiento 1: no devaluarás ni incumplirás con el FMI. 

Había otros mandamientos, pero no tan importantes como el primero. "No ajustarás importaciones que resentirán el crecimiento" o "no crearás tipos de cambios diferenciados que impacten en la inflación" debieron ser sacrificados, o relegados.

  • El ministro de Economía escribe por estos días un nuevo capítulo en su batalla para cumplir esa regla.

La semana pasada, se desplegó una intensa ofensiva sobre el FMI con toda la artillería: Massa, el presidente Alberto Fernández y la muñeca del embajador Jorge Argüello avanzaron sobre la línea técnica y administrativa del FMI (con Gita Gopinath) y Fernández con Joe Biden en la línea más política, vía Janet Yellen. 

  • La ofensiva fue muy exitosa. Como anticipó Argüello, trajo consecuencias. 

Por un lado, se destrabó el desembolso de US$ 5.400 millones. Por el otro, se dio el OK para revisar a la baja la meta de reservas netas del primer trimestre. "Dada la magnitud del shock climático, se justifican algunos ajustes a la baja en los objetivos de acumulación de reservas, aunque será necesario un paquete de políticas más sólidas para salvaguardar la estabilidad y mantener el papel de ancla del programa", dijo la N°2 del FMI.

La letra chica, según pudo averiguar El Economista, se conocerá estos días. 

  • El BCRA terminó marzo con una pérdida de U$S 1.915 millones en el mercado cambiario oficial, la mayor desde octubre de 2019, completando un trimestre ventas oficiales por U$S 3.000 millones.
  • La autoridad monetaria acumula 18 ruedas consecutivas con ventas, algo solamente visto 7 veces en los últimos 20 años. Además, las ventas acumuladas en las últimas 20 ruedas quedaron cerca de los US$ 1.800 millones, "siendo la mayor racha de vendedora desde noviembre de 2019, cuando la economía navegaba en aguas turbulentas en medio de las tensiones alrededor de la última transición presidencial", dijeron desde Facimex.

Las medidas de Massa

Massa y Gita Gopinath
 

Ahora se viene un dólar "soja" 3 a $300, que tendría una duración de 30 días a partir de abril mientras que el dólar especial para otras exportaciones (maní y vino, entre otras) se extendería por 90 días a partir de mayo.

"También se anunció que se trabaja para ampliar líneas de crédito del Banco Mundial, el BID y la CAF por alrededor de US$ 3.000 millones hasta fin de año. Asimismo, según el ministro Massa, se avanzaría en una simplificación de los impuestos que afectan al turismo, los conciertos y algunas importaciones para avanzar a un sistema unificado. El Gobierno mantiene la política de 'devaluar sin devaluar' profundizando el esquema de tipos de cambio diferenciales y de ese modo navegar la aguda escasez de divisas. En otras palabras, el Gobierno se apresta a 'pasar el invierno' tratando de evitar medidas como una devaluación brusca o un desdoblamiento cambiario. Sin embargo, el impacto alcista sobre los precios internos de este tipo de medidas resulta casi inevitable al extenderse sobre una cantidad cada vez mayor de productos", dijeron desde Delphos.

El Banco Central no tiene reservas y el Gobierno no quiere devaluar. "Ambas circunstancias no son compatibles", dicen desde Econviews. En su informe semanal, agregan: "Ahí está el Gobierno viendo como pensar en un esquema que 'devalúe sin devaluar' y así encaminar una balanza de pagos que está exhausta. El dólar soja es una fija, pero se dice que habrá otros tipos de dólares y al mismo tiempo se piensa en emprolijar el enchastre que es hoy el mercado de cambios".

  • El Gobierno apunta a que la liquidación del agro pueda alcanzar los US$ 15.000 millones en los próximos dos trimestres.

"El dólar agro es un programa de incremento exportador que pretende de alguna manera facilitar en el año de sequía la capacidad y el cumplimiento de los contratos de los exportadores entendiendo las dificultades que sufrieron nuestros productores. El desafío es impulsar esta medida para robustecer en el segundo trimestre las reservas y continuar el camino de estabilización que tiene que recorrer Argentina. La sequía nos golpeó muy fuerte, lo asume el FMI y todos aquellos que entienden el peso que tiene el sector agroexportador en la economía argentina, y creemos que así como tomamos medidas para proteger y ayudar con beneficios impositivos a los productores que fueron víctimas de la sequía, también tomamos medias para promover las exportaciones y consolidar al sector agro en la posibilidad de cumplir sus contratos, y al BCRA en la posibilidad de fortalecerse en materia de reservas", dijo Massa desde la capital de Estados Unidos. 

"El segundo gran desafío es comenzar a recorrer un camino de simplificación cambiaria a los efectos de que todo eso que aparece bajo distintos denominaciones de dólar, empiece a trabajar y operar en un esquema más unificado", agregó, acaso como elemento novedoso.

En el mercado aun no hacen números porque no se conocen los detalles. En ppi se animaron y dijeron: "En caso de venderse las 7 millones de toneladas de soja acopiadas de 2022, el BCRA compraría unos US$ 3.800 millones, de los que podría desprenderse al dólar oficial de unos US$ 1.100 millones (si vende el 30% de lo comprado como ocurrió en promedio en las dos ediciones anteriores), quedando con un neto de casi US$ 2.700 millones. El correlato de esto sería una expansión monetaria de $916.000 millones o 0,6% PIB (PIB nominal de $163 billones)". 

Vale recalcar, dijeron desde el Area de Research, que el enfoque sigue siendo inconducente, "con más pesos que en algún momento presionarán sobre la brecha cambiaria (hoy anestesiada en 90%)". 

Pero la gran pregunta es qué ocurrirá cuando llegue la cosecha de 2023, por ahora estimada en 25 millones de toneladas. Dado el esquema de incentivos planteados con el "dólar soja" y con sus antecesores, cabe esperar que el productor de soja se siente sobre el grano (incluso pagando el sobrecargo de tasa que la aplica el BCRA que resulta en una tasa efectiva anual de 145%) esperando un nuevo incentivo. 

"Incluso podrían pedir un tipo de cambio diferencial de mayor prima dada la cercanía del recambio presidencial, que podría traer consigo un mejor precio efectivo para el productor, sea por un salto discreto del tipo de cambio oficial o por menores retenciones. Para simplificar, para determinar los efectos de un dólar soja 4 habría que, de mínima, multiplicar los efectos de este esquema de abril por 3,6", dijeron. 

Por el lado fiscal, el dólar soja 3 traería retenciones adicionales por $115.000 millones (si los US$3.800 millones se liquidasen a $208 en vez de $300) "y ayudaría a contener una dinámica fiscal que acorde a lo ocurrido en los primeros dos meses del año (sin efecto sequía relevante) se perfila a un déficit primario de -3,8% del PIB". 

En cuanto al resto de los productos (vino, arroz y maní), el impacto sería menor ya que los tres mencionados suman US$ 2.263 millones exportados en 2022, aunque podrían sumársele otros que empujen el valor a niveles cercanos al dólar soja 3 (con los mismos efectos monetarios y de reservas).

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés