El Economista - 70 años
Versión digital

jue 18 Abr

BUE 12°C
El proyecto Josemaría de Lundin Mining en San Juan
Transición

Cobre: estos 4 megaproyectos pueden ubicar a Argentina entre los mayores 10 productores del mundo

El alto potencial cuprífero de Argentina se ubica en la zona de los Andes centrales, en sintonía con lo que sucede en Chile y Perú

01 mayo de 2023

Argentina tiene en marcha la construcción de un proyecto de cobre de clase mundial, y otros tres en etapas avanzadas de desarrollo, los que permitirán al país ubicarse en la próxima década dentro de la lista de los diez principales productores del mundo con unas 810.000 toneladas anuales.

De acuerdo a la Secretaría de Energía, la auspiciosa perspectiva para el desarrollo del cobre, forma parte de una cartera de proyectos diversificada de minerales y metales estratégicos para la transición energética mundial, entre las que tiene una presencia destacada del litio

En la actualidad, el país cuenta con un proyecto en construcción de cobre: se trata del yacimiento Josemaría, en la provincia de San Juan, que con con una inversión anunciada de US$ 4.100 millones podrá alcanzar una producción anual estimada en 131.000 toneladas.

El desarrollo de Josemaría le permitirá al país volver a posicionarse como un productor y proveedor de cobre -otro mineral central para cumplir con las metas de descarbonización- tras el cierre registrado en 2018 de Bajo la Alumbrera, en Catamarca.

  • En el país la producción de cobre a gran escala comenzó en 1997, con la puesta en marcha de aquella operación  en el noroeste de Catamarca, y durante su vida útil aportó ingresos fiscales por US$ 5.037 millones y exportaciones por US$ 17.300 millones.  

El alto potencial cuprífero de Argentina se ubica en la zona de los Andes centrales, en sintonía con lo que sucede en Chile y Perú, con un volumen aproximado de reservas de cobre por 1.033 millones de toneladas para la región, equivalente al 40% de las reservas mundiales de este mineral.

La cartera de proyectos cupríferos en el país, además de Josemaría, también cuenta otros tres emprendimientos en etapas avanzadas.

Precisamente, en Catamarca, el proyecto Minera Agua Rica Alumbrera (Mara), avanzó a la etapa de prefactibilidad y tiene una inversión prevista de US$ 3.100 millones y 155.000 toneladas anuales de producción.

Otro de los grandes proyectos de alcance mundial son Pachón, en la provincia de San Juan, que atraviesa la etapa de factibilidad con una inversión inicial de US$ 4.500 millones y 280.000 toneladas anuales de producción.

Y el tercer desarrollo es Taca Taca, en la provincia de Salta, que con una inversión prevista de US$ 3.580 millones podrá alcanzar una producción anual de 244.000 toneladas estimadas

Estos proyectos permitirán a Argentina convertirse en un actor central, aportando 810.000 toneladas de cobre a la producción mundial, lo que la ubicará entre los primeros 10 productores de cobre del mundo, según las proyecciones oficiales.

A los aprovechamientos en marcha en distintas etapas, se podrán sumar otros desarrollos como Los Azules, que en la provincia de San Juan, que tiene una inversión prevista de US$ 2.300 millones y una producción anual estimada en 186.000 toneladas.

Filo del Sol, también en San Juan, es un proyecto en el límite con Chile que demandará una inversión de US$ 1.250 millones para aportar 67.000 toneladas al año, mientras que San Jorge en Mendoza requeriría US$ 370 millones de inversión para unas 40.000 toneladas al año de cobre.

De esta manera se podría completar una oferta de cobre por más de 1.200.000 toneladas al año e inversiones totales por más de US$ 21.000 millones.

Según proyecciones elaboradas por la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) para 2040, la demanda global de minerales y de metales para las tecnologías de energía limpia se duplicaría.

En ese escenario, Argentina podría convertirse en un actor clave para reducir la brecha entre la producción actual y la demanda futura de minerales críticos en la transición energética no sólo vinculada a la electromovilidad sino a la electrificación de la matriz energética.

El consumo de cobre refinado ha aumentado en los últimos 20 años a una tasa promedio anual de 2,6%, y se espera que continúe creciendo en el futuro, ya que este mineral constituye un insumo fundamental.

 

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés