El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 19°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 19°C

“Cambiar de verdad va a llevar mucho tiempo”

Se inició anoche, en Mar del Plata, el 53º Coloquio de IDEA. La estrella fue María Eugenia Vidal, que pidió a los empresarios que “se animen”

12-10-2017
Compartir

Por Alejandro Radonjic (Enviado especial)

Tras la larga y áspera década kirchnerista, que vació el Coloquio de IDEA y penalizó a los funcionarios que iban, el más importante de los encuentros empresarios locales retoma rituales más normales (clásicos en cualquier país del mundo) y un clima más amigable. Con una economía más acomodada y con una perspectiva más larga para Cambiemos, funcionarios, empresarios y líderes sociales (los sindicales prometen ser las vedettes del 53º Coloquio, que arrancó ayer en Mar del Plata), aun cuando comulgan y recorren por distintos caminos en la vida política, se juntan a dialogar y ensayar salidas y recorridos posibles para abandonar el derrotero seguido por la Argentina de las últimas décadas.

Unos minutos después de las 20 de ayer se apagó la música de Axel, y los hombres de negocios (las mujeres eran pocas) se agolparon en el cómodo salón del Hotel Sheraton para escuchar a la niña mimada del círculo rojo: María Eugenia Vidal. La gobernadora habló en un tono intimista (casi evangélico, decían algunos exégetas en los pasillos) durante unos 35 minutos y hubo poco de política. Su mensaje más notorio: para generar cambios profundos y duraderos algo hay que resignar.

La gobernadora habló en un tono intimista (casi evangélico, decían algunos exégetas en los pasillos) durante unos 35 minutos y hubo poco de política

Vidal arrancó dialogando sobre el comienzo de la gestación del batacazo político que dio en 2015 ante Aníbal Fernández y el aparato del PJ bonaerense. “Los bonaerenses estaban solos y la política los había dejado solos”, dijo, interpretando ese deseo de cambio allá por 2015. “Si no cambiaba la provincia no cambiaba Argentina”, dijo, y agregó que no todos los cambios que están haciendo se sentirán en el corto plazo. “Cambiar de verdad va a llevar mucho tiempo”, admitió, y dijo que “eso cuesta porque mucho no pueden esperar”.

Más adelante en la charla que mantuvo con Rosario Altgelt (IDEA y LatAm), ingresó ya en los tópicos más urticantes de su gestión, desde el avance de las drogas o el juego ilegal hasta el enfrentamiento de las “mafias enquistadas”, como La Salada pasando por el sistema carcelario corrupto.

“El 22 de octubre se define algo mucho más profundo que enfrentar a las mafias, se define si queremos establecer un camino de verdad”, dijo la gobernadora

“Cuesta escucharte y no emocionarse”, decía la ejecutiva luego de la calmas respuestas de “Mariu”, la primera, por lejos, en todas las encuestas de opinión sobre la dirigencia política vernácula, valoración que también se replica entre el empresariado local.

“Tenemos la oportunidad única de ser la generación del cambio en Argentina”, animó Vidal a los caso 1.000 presentes. “El atajo y la avivada no van más. Y algo vamos a tener que renunciar para que todos ganen. Todos deben arriesgarse y ese riesgo va a costar”, dijo. “Es ahora y los invito a que no se lo pierdan”.

“Todavía falta y necesitamos que se animen”, agregó, convocando a los empresarios a hundir más capital en la provincia de Buenos Aires. “El 22 de octubre se define algo mucho más profundo que enfrentar a las mafias”, dijo la gobernadora. “Se define si queremos establecer un camino de verdad”, señaló ante los aplausos de las principales figuras del empresariado local.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés