El Economista - 70 años
Versión digital

sab 13 Abr

BUE 17°C
Cambio de discurso

Arde la interna en el FdT y Martín Guzmán se reperfila

La fractura interna del FdT lo ha llevado a cambiar el objeto de seducción

“A nuestro criterio, este Guzmán es más sincero que el de los primeros dos años del Gobierno”, dice Econviews
“A nuestro criterio, este Guzmán es más sincero que el de los primeros dos años del Gobierno”, dice Econviews Ministerio de Economía
Alejandro Radonjic 15 mayo de 2022

No es fácil leer a Martín Guzmán. Su manera de expresarse conduce a afinar el análisis del discurso y escuchar bien. No tiene el tono futbolero de Melco, el registro trágico de Broda o las ocurrencias del profesor De Pablo. A veces, parece que 'sarasea' (a confesión de parte…). 

Sin embargo, su cambio reciente ha sido tan nítido que en el mercado creen que hay un nuevo Guzmán. Más suelto y más real. 

La fractura interna del FdT, no estimulada por el ministro, lo ha llevado a cambiar el objeto de seducción.  Ya no es más el kirchnerismo. No hay recorrido allí desde que le bocharon el acuerdo con el FMI. No se sabe si Guzmán está realmente orgulloso de lo firmado con Kristalina Georgieva y los suyos, o si (cree que) es realmente inédito para la Historia Argentina. El cree, eso sí, que el rechazo del FdT fue una traición.

Es más que evidente que aparecerán nuevos apoyos en su camino, pero se irán otros.

“A nuestro criterio, este Martín Guzmán es más sincero que el de los primeros dos años del Gobierno”, dijeron desde Econviews

  • En adelante, Guzmán buscará flotar: hará concesiones (el refuerzo de ingresos por 0,4% del PIB, el adelantamiento del mínimo y el no bloqueo de algunas iniciativas legislativas), pero no delegará el manejo de la política económica y criticará a los que critican (y si es la reina, que así así). La batalla por los subsidios es clave en ese plan.

“A nuestro criterio este Guzmán es más sincero que el de los primeros dos años del Gobierno”, dijeron desde Econviews.

Así lo señalan en su último informe desde la consultora que lideran los experimentados Miguel Kiguel y Andrés Borenstein.

  • “En más de una oportunidad en esta semana tuvo afirmaciones que se parecen más a las que venimos diciendo los economistas profesionales que las que él mismo decía en su rol de funcionario”
  • “Señaló que no se puede tener déficit permanente y menos financiarlo con emisión monetaria. Dijo también que los subsidios económicos (a la energía y al transporte) son insostenibles. Y tanto Guzmán como Matías Kulfas enfatizaron que la inflación es un problema macroeconómico, bajándole el precio a las políticas intervencionistas y controles varios”
  • “Guzmán lo dijo frente a medios y nuevamente frente a empresarios nucleados en la poderosa AmCham, la cámara de comercio que nuclea a firmas de origen estadounidense. Como para que quedara claro”
  • “¿Por qué cambió su visión? A nuestro criterio este Guzmán es más sincero que el de los primeros dos años del gobierno. Se vio obligado ser él mismo dado que toda su seducción a Cristina y al ala dura del kirchnerismo claramente fracasó. Ese grupo hace meses que está pidiendo su cabeza” 
  • “En el juego de Guzmán ya no tiene sentido hablar de restricción externa y la necesidad de no bajar el gasto público para complacer a Cristina. La relación está rota. Ni siquiera el Presidente parece frenarlo en su sinceramiento ya que probablemente Alberto Fernández haya mandado a pérdida la chance de llegar a un denominador común con el mundo de La Cámpora”
  • “De hecho, el Presidente mostró algo más de firmeza que la vez anterior que Guzmán quiso subir las tarifas, un guiño para el lado de la moderación que prometió y nunca tuvo en casi dos años y medio de gobierno. De todas maneras, los politólogos no creen que haya una rebeldía genuina del Presidente buscando rearmar la coalición con otros actores y sin el kirchnerismo. Es un cambio gestual más que uno político”

fskl8loxsaemyr0
Guzmán, el miércoles pasado, en TN
  • “La pregunta del millón es si este cambio de discurso se va a traducir en un cambio de políticas económicas. En este punto somos más escépticos, pese a que celebramos que el ministro haya optado por un discurso más en línea con la profesión. Nuestro pesimismo está justamente en las limitaciones políticas para hacer lo que hay que hacer. Un plan de estabilización requiere mucho capital humano, mucha capacidad política y mucha credibilidad. Probablemente a este Gobierno le falten las 3”
  • Con el oficialismo fracturado y la oposición que no parece estar predispuesta (ni se lo han ofrecido) a poner el hombro en un gran acuerdo nacional, la posibilidad de implementar un plan de estabilización suena a quimérico. Incluso Massa que suele tener buena sintonía con algunos empresarios también parece haber desafiado a Guzmán y muestra que tiene un equipo. En términos de credibilidad, el empresariado y los mercados no se conforman con un cambio de discurso. Ven uno de los cepos más duros que se hayan visto, proyectos de impuestos en el Congreso que, aunque no vayan a convertirse en leyes, no crean un clima auspicioso para los negocios. Para que quede claro, durante toda esta semana en el Boletín Oficial proliferaron llamados a concurso para incorporar gente a la planta permanente del Estado, cientos sino miles de nuevos cargos” 

Si bien “no hay cambio de rumbo”, en los mercados, dice Econviews, “aparece un incipiente interés en Argentina”.

Pero ese despertar viene de la mano de términos de intercambio fenomenales (los mejores de los últimos 36 años por lo menos), las oportunidades en algunos sectores como energía y litio y la perspectiva de un nuevo giro 'promercado' en las elecciones de octubre de 2023. “Está claro que hasta ahora es un interés intelectual que no genera inversiones, pero probablemente eso iba a ocurrir en forma totalmente independiente al cambio o no del discurso del ministro”, analizan en Econviews.

“Escuché a Guzmán decir que no tiene apoyo político, pero tiene el apoyo del FMI, del Presidente, de las centrales obreras y de Clarín. ¿Qué más apoyo quiere?”, dijo Máximo Kirchner, el viernes, desde el sur del Gran Buenos Aires

“En definitiva, es marginalmente bueno que el Gobierno encuentre interlocutores para conversar con empresarios y mercados sin 'bullying' ni echándole la culpa de la inflación. Pero es en cierta forma una gota en el océano. Con la inflación corriendo al 23% en sólo 4 meses y sin solución a la vista nos cuesta ser optimista más allá de mejorar el nivel de diálogo entre los actores”, concluyen.

Bienvenidos

En una ingeniosa columna, publicada en Seúl, el economista Víctor Ruilova titula: “¡Bienvenidos al club!”, Allí se observa una ilustración de Guzmán y Kulfas. 

“Toreado por la vicepresidenta y en un arrebato de lucidez, el ministro blanqueó entre líneas que el corazón del proceso inflacionario argentino es la monetización sostenida del déficit fiscal, motorizado en el último tiempo por el atraso tarifario, lo que provoca una huida del peso hacia otros activos, siendo el dólar uno de ellos: bimonetarismo champagne”, dijo y agregó que hay una lectura “vaso medio lleno” del blanqueo de diferencias. “Alegrarse por el hecho de que la prédica kirchnerista pierde fuerza en su propio espacio. Al fin y al cabo esto significa que preceptos básicos son compartidos por más porciones de la sociedad”, dijo.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés