El Economista - 70 años
Versión digital

mie 22 Mar

BUE 23°C
Versión digital

mie 22 Mar

BUE 23°C
Alerta

La minería de criptomonedas en Tierra del Fuego consume el 22% de energía eléctrica

El consumo que produce de la actividad profundiza la emergencia energética de la provincia

Granjas mineras de criptomonedas en Tierra del Fuego.
Granjas mineras de criptomonedas en Tierra del Fuego.
29-04-2022
Compartir

Tierra del Fuego se transformó en la capital de la minería de criptomonedas. Esto genera una enorme preocupación en el gobierno provincial porque la actividad, casi sin regulación y con un clima apropiado para refrigerar los equipos, consume el 22% de la energía eléctrica de toda la isla. 

Según un informe de la distribuidora mayorista Cammesa, entre agosto y octubre, Tierra del Fuego consumió 40,2 megavatios, de los cuales 9,7 megavatios correspondió a empresas criptomineras. En el rubro destacan BitPatagonia (que se radicó en el territorio en 2018) y el grupo Leanval, que ensambla pequeños electrodomésticos desde 1967. No obstante, dicen que hay muchos particulares volcados a la actividad, atraídos por el bajo costo de crear nuevos bitcoins o ethereum, por citar las cripto más populares.

La minería de criptoactivos requiere mucha cantidad de energía eléctrica para alimentar las granjas de servidores, computadoras y placas de video entrelazadas. Por ese motivo Tierra del Fuego resulta propicia para enfriar (casi sin costo) los equipamientos por sus bajas temperaturas. El Estado Nacional subsidia las tarifas, pero la generación y el mantenimiento de la infraestructura corre por cuenta de la provincia.

A partir de esta información es que el gobierno provincial comenzó a restringir el uso de energía eléctrica para las granjas de minado de criptomonedas y advirtió que esos emprendedores serán los primeros que sufrirán cortes por emergencia durante el invierno.

Según explicaron desde el área de Energía del Gobierno fueguino, la provincia adhirió a la resolución de la Nación que dispuso quitar los subsidios para los criptomineros y cuadruplicar el precio de la luz. Es más, la nueva normativa puso énfasis en el “consumo intensivo” y la constancia tanto horaria como estacional de la energía en ese territorio.

El desafío de las autoridades ahora es registrar a los pequeños mineros, que usualmente se instalan en casas, con decenas de máquinas en funcionamientos. Las grandes granjas ya están inscriptas oficialmente y operan con permisos.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés