El Economista - 73 años
Versión digital

mar 23 Jul

BUE 12°C
Tendencias

¿Game over para los videojuegos Play To Earn?

Las cifras vienen en descenso y los jugadores a los que les representa una baja rentabilidad en aspectos como el tiempo y dinero, migrarán a otro modelo de negocio que cumpla con sus expectativas.

Los juegos Play To Earn (P2E) son aquellos en que los jugadores ganan criptoactivos por jugar.
Los juegos Play To Earn (P2E) son aquellos en que los jugadores ganan criptoactivos por jugar.
Marco Villán 07 diciembre de 2023

Los juegos Play To Earn (P2E), aquellos en que los jugadores ganan criptoactivos por jugar, tienen un ecosistema que posee diferentes componentes entre los que se encuentran las finanzas descentralizadas o Decentralized Finance (DeFi); GameFI, también llamado game finance; y también compuestos por los tokens no fungibles o non fungible tokens (NFTs).

Detrás, cuentan con una infraestructura que se compone de servidores, redes, bases de datos, sistemas operativos y recursos humanos como desarrolladores, diseñadores, entre otros activos, que permiten impulsar este tipo de tendencias tecnológicas.

Por un lado, las finanzas descentralizadas refieren al ecosistema construido sobre la tecnología Blockchain en 2009: un espacio que permite el intercambio de servicios financieros y sus activos, por lo que se vuelven innecesarios los bancos tradicionales. Algo que evidencia su principal característica es que estas operaciones se manejan con contratos inteligentes que corren en redes justamente descentralizadas como Blockchain, RC20 de Ethereum, BNB Smartchain, Polygon, entre otras.

GameFI, en particular, está asociado a la unión de las finanzas descentralizadas y los videojuegos, basados en Blockchain y que permiten a los usuarios recibir beneficios financieros a través, por ejemplo, de criptomonedas o NFTs.

Por su parte, los tokens no fungibles son activos únicos que representan elementos, como pueden ser obras de arte, imágenes, videos, arte digital, entre otros. Por mencionar un caso del impacto que tenía en el ecosistema, en marzo de 2021, según The Economist, en una subasta de Christie´s se vendió una obra de arte digital por US$ 69 millones: en formato NFT y del artista estadounidense Beeple.

En materia de seguridad, Hacken -la auditora de ciberseguridad de blockchain- sostiene que los proyectos GameFi ponen las ganancias por encima de la ciberseguridad y no siguen las recomendaciones esenciales.

Por ejemplo, Axie Infinity, uno de los juegos P2E más populares y que tiene como objetivo comprar Axis -muy similares a personajes de Pokemon para competir contra otros- sufrió un ciberataque en marzo de 2021 en el sidechain del juego llamado Ronin, una cadena lateral de Ethereum (ETH), pilar fundamental para que los usuarios realicen transferencias y transacciones.

El incidente derivó en el robo de US$ 625 millones, lo que se traduce en 173.600 ETH y 25,5 millones de USDC. A la fecha, es uno de los incidentes más graves relacionados con criptomonedas y no se debió a una falla técnica, sino a que un ingeniero de la empresa fue tentado por una oferta laboral y descargó un archivo .pdf infectado con un spyware. De esa manera, los atacantes accedieron a datos y credenciales confidenciales para obtener los activos digitales.

La seguridad no es un detalle menor del ecosistema P2E. Según la encuesta de uso y conocimiento de los usuarios con respecto a los juegos que incorporan tecnología NFT y Blockchain, realizada en 2022 por el Instituto de Tecnología (INTEC) de UADE en base a 1.029 casos, se consultó sobre las medidas de seguridad y términos y condiciones.

Resulta que 58% desconoce la primera inquietud y, por si fuera poco, el 41% que las reconoce lo hace sólo en los videojuegos P2E más populares. En tanto, 64% no advierte las medidas de seguridad de la infraestructura Blockchain, contra 36% que sí lo hace. Ya refiriéndonos a los términos y condiciones, 82% de encuestados no los leen, frente a 28% que prestan suma atención para acceder a las aplicaciones y sus servicios.

Estas tecnologías y modelos de negocio permitieron que los juegos play to earn tuvieran su explosión en 2020. Según Cointelegraph, en aquel calendario el sector generó US$ 20.000 millones y se calculaban unos 1.000 millones de jugadores en línea activos en todo el mundo, y estimando, para 2025, unos 1.300 millones. En 2021, entre los países con más usuarios se encontraban Filipinas, Venezuela, Estados Unidos, Indonesia, Tailandia y Malasia. En tanto, en relación con el mercado NFT, según el sitio iProUP, Argentina lideraba en la región y los motivos eran 100% económicos.

En ese entonces, los juegos más utilizados eran Decentraland, The Sandbox y Axie Infinity; para dimensionarlo, este último -según Yahoo Economist- generó más de US$ 4.000 millones en volumen de operaciones NFT hasta la fecha.

Sin embargo, en 2022, Bitcoin perdió 70% de su valor y afecto al mercado de criptodivisas: para el caso de Axie Infinity, su token AXS que llegó a valer US$ 164,90 en 2021, comenzó a descender en 2022 hasta llegar, al día de hoy, a US$ 4,22.

Sin embargo, en junio del 2023 y lejos de las estimaciones que sostenían los expertos en 2020 y 2021, la empresa de análisis de mercado, Kaiko, sostuvo que el volumen de comercio mensual de los principales tokens del metaverso por capitalización de mercado cayó entre 95% y 99% desde noviembre de 2021 y de US$ 190.000 millones a US$ 3.000 millones en 2023.

Por otra parte, la cantidad de usuarios también ha descendido si tomamos como ejemplo el juego más popular, Axie Infinity, que, en enero del 2022, según el sitio Active Player, tenía alrededor de 2,8 millones de usuarios activos, mientras que en septiembre del corriente año, 348.118.

En tanto, los NFT, según un informe de la empresa Hiscox, también sufrieron una caída de 90%, causados por el desplome que se produjo con las criptomonedas como Luna o FTX. Empresas como OpenSea pasaron de vender US$ 3.000 millones en septiembre de 2021 a US$ 350 millones en septiembre de 2022.

No sería preciso indicar que es un game over para los videojuegos play to earn, pero los datos indican que las cifras vienen en descenso y los jugadores a los que les representa una baja rentabilidad en aspectos como el tiempo y dinero, migrarán a otro modelo de negocio que cumpla con sus expectativas.

Por otra parte, es necesario que las empresas prioricen un punto en particular: la ciberseguridad, que posean medidas más robustas para un ecosistema complejo en el que los usuarios invierten sus activos.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés