La lluvia agravó la crisis tambera

27-01-2017
Compartir

Después de un 2016 muy complicado, la lechería intenta sobreponerse a las inundaciones de enero, que afectaron seriamente a las cuencas de Santa Fe, Córdoba y provincia de Buenos Aires. Con una producción que ya estaba reducida a causa de las adversidades climáticas del otoño pasado, del cual todavía el sector no había logrado recuperarse, ahora la situación es mucho más difícil, ya que el stock quedó por debajo de lo esperado y los costos no paran de aumentar.

Por eso, el Gobierno Nacional decidió convocar a los representantes de las trece entidades ruralistas y tamberas que conforman la Mesa Nacional de Productores de Leche (MNPL), con el objetivo de analizar el panorama y acordar medidas para paliar la crisis de la actividad. Así, en un encuentro que se llevó a cabo en el Ministerio de Agroindustria por cuatro largas horas, los dirigentes le pidieron al subsecretario de Lechería, Alejandro Sammartino, un programa que incluya beneficios impositivos y de financiamiento mientras atraviesan esta etapa de bajo volumen de oferta.

“Más allá de nuestro reclamo de institucionalizar el mercado lácteo y obtener un precio de referencia, le planteamos al Gobierno dejarlo en suspenso ante la necesidad de atención financiera que tiene el productor inundado, así como también de revisión de aspectos tributarios de la Nación y vencimiento de los créditos bancarios”, contó Jorge Chemes, de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA). “La urgencia está por encima de todas los demás cuestiones, básicamente en Santa Fe y Córdoba“, resaltó.

Máximo Russ, de la Sociedad Rural Argentina (SRA), aseguró que la reunión fue “muy positiva”. “Le pudimos plantear la problemática que tienen todos los tamberos que están en emergencia hídrica y plantear los ejes sobre los que se tendrían que buscar soluciones para estos productores que van por condonación, postergación o moratorias”, detalló. Asimismo, aseguró que se reiteró el pedido de un plan hídrico, dado que por la cantidad de agua que se acumula en los caminos rurales se complica el retiro de la producción de los tambos.

¿Suben los precios?

Según los datos del Siglea, el sistema integrado que el Ejecutivo creó para controlar la oferta y demanda, la caída en la producción de leche tras las inundaciones alcanzaría el 10%, aunque desde el sector privado creen que esa reducción podría duplicarse. Además, las existencias de leche en polvo comprueban que las industrias cuentan con niveles muy bajos de materia prima.

Como respuesta a ello, los dirigentes del sector estimaron que en los próximos meses se daría una recomposición del precio pagado por las usinas lácteas en las tranqueras, que en la actualidad oscila entre los $ 4,80 y los $ 5 por litro. El tema es motivo de discusión hace tiempo, dada la amplia brecha que existe entre estos valores y los de la góndola, de al menos $ 18 por sachet.

SanCor sin novedades

En este marco, la cooperativa SanCor, que blanqueó su difícil situación esta semana, continúa sin dar respuestas acerca de cuáles serán los pasos que seguirá para evitar la quiebra. Ayer, el secretario de Lechería de Santa Fe, Pedro Morini, salió a hablar y aseguró que la cooperativa “necesita una reestructuración”. Es que la firma también se vio perjudicada por la baja en la producción, aunque a eso se sumaron los conflictos gremiales. “Están obligados a soportar personal ocioso, ya que más o menos una compañía eficiente tiene un empleado para 2.000 litros”, señaló el funcionario, y advirtió que “superar la situación va a ser más duro que lo que fue abril”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés