El Economista - 70 años
Versión digital

mar 23 Abr

BUE 21°C
Estrategia

Bahillo habló sobre un nuevo dólar soja

Hay expectativa en el agro con un nuevo dólar soja: las liquidaciones se desplomaron en enero y febrero

Bahillo y Massa
Bahillo y Massa
19 febrero de 2023

El secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Juan José Bahillo, afirmó hoy que la posibilidad de implementar un nuevo dólar soja "no está en los temas de agenda" de la cartera económica.

En declaraciones a Radio 10, el funcionario sostuvo que "el Gobierno no está pensando en un nuevo dólar soja", y dijo que no ha participado "ni escuchado ni está en los temas de agenda que semanalmente nos reunimos los funcionarios del Ministerio de Economía un nuevo dólar soja. No hay nada".

En esa línea, expresó que "cada uno puede hacer la interpretación y proyección que crea, pero yo comparto lo que son los temas de reuniones nuestras de agenda".

Respecto a la agenda de la dependencia a su cargo, Bahillo dijo que la "premisa" que le encargó el ministro de Economía, Sergio Massa, es la de "encontrar una herramienta para los productores, para el engorde, que fue lo que anunciamos la semana".

Asimismo, remarcó que actualmente se encuentran trabajando en "encontrar medidas de paliativo" para algunas economías regionales, como la pera, la manzana, y el vino.

En ese sentido, reforzó: "Estamos estudiando con el equipo económico y analizando eso. No estamos hablando de un dólar soja".

En relación al sector vitivínicola, indicó que no se espera una buena cosecha a causa de los problemas climáticos, y que la actual vendimia tendrá "los menores volúmenes de los últimos años".

No obstante, enfatizó que "hay mucho stock, por lo que el abastecimiento interno y las exportaciones estarían aseguradas".

También se refirió al impacto económico de la sequía en el agro, y precisó que en el caso del maíz, se pasó de tener una producción de tener 22 millones de toneladas en la campaña anterior a 13,4 millones de toneladas en el ciclo en curso.

Precisó que de ese total, unas 6,5 millones de toneladas de maíz serán destinadas al mercado interno.

No obstante, Bahillo sostuvo que si bien en el caso del maíz temprano -sembrado desde septiembre y la primera semana de octubre- "se estima una pérdida de aproximadamente el 50%", para evaluar el maíz en general "hay que esperar la evolución del tardío, que no viene tan mal".

En cuanto a la soja, comentó que si bien el desarrollo de la oleaginosa mostró una recuperación en el último tiempo, "el calor de la semana pasada impactó de manera importante, y algunas lluvias que se esperaban no tuvieron el volumen y uniformidad esperado, con lo cual en parte se volvió a poner en situación crítica".

"Venimos haciendo un monitoreo permanente del estado de los cultivos, somos cautos y nuestra función pública nos hacer ser prudentes en cuanto a la estimación en términos monetarios, de ingresos. Hay que ver cómo evolucionan los cultivos y cómo evolucionan los precios, pero indudablemente no vamos a tener los volúmenes de años anteriores y la sequía también ha pegado fuertemente en los productores ganaderos", contextualizó.

Por último, respecto del trigo, afirmó que "el mercado interno y los compromisos de exportación se van a cumplir".

El problema de Bahillo: el mercado sí cree que viene otro dólar soja

Según un informe de PPI, publicado esta semana, el mercado de futuros de soja descuenta un dólar soja 3.0 en mayo. 

"El decoupling entre el contrato de mayo con el de marzo y julio se disparó a US$ 12,2 y US$ 23,7, respectivamente", dijeron y agregaron: "La fecha que descuentan los futuros suena lógica debido a la estacionalidad del agro, pero consideramos que la necesidad del BCRA de engrosar sus arcas lo obligarán a implementarlo a la brevedad". 

"De lo que no hay dudas es que un nuevo dólar soja está descontado, pero no garantizaría el cumplimiento de la meta de reservas como sí lo hicieron sus predecesores", dijeron desde PPI.

Ese era uno de los grandes problemas que se avizoraron con el dólar soja inicial: una vez puesto ese incentivo, iba a ser difícil lograr altos niveles de liquidación sin él.

 

Por otro lado, una encusta de la Univ. Austral revela que solamente 15% de los productores han fijado precio para el maíz y la soja 2022/23. Por eso, dice, "el ritmo de comercialización es muy lento con un impacto negativo muy grande en el ingreso de divisas". 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés