El Economista - 70 años
Versión digital

mar 21 May

BUE 13°C
Héroe nacional

Quién fue Martín Miguel de Güemes

El viernes 17 se conmemora un nuevo aniversario de su paso a la inmortalidad

"Güemes"
"Güemes" Por Flora Nómada
13 junio de 2022

El 2 de Agosto de 2006 se sancionó la Ley Nº 26.125, que declara al General Martín Miguel de Güemes como “Héroe Nacional”.

La Ley N° 27.258, de 2016, establece como feriado nacional el 17 de junio de cada año en conmemoración de su paso a la inmortalidad. La ley significa que, en todo el territorio nacional, se debe honrar al prócer.

¿Quién fue Güemes?

El 8 de febrero de 1785 nace en la ciudad de Salta, Martín Miguel Juan de Mata Güemes. Son sus padres el hidalgo español don Gabriel de Güemes Montero Tesorero de Real Hacienda en la Intendencia de Salta del Tucumán y doña María Magdalena de Goyechea y la Corte, descendiente de Francisco de Argañaraz y Murguía, fundador de la ciudad de San Salvador de Jujuy.

Hasta 1798 alterna sus días entre la ciudad, donde cursó los estudios primarios, y las estancias de su madre "El Bordo" y "El Paraíso", situadas a 50 kilómetros de Salta, donde aprendió y practicó las tareas propias del criollo gaucho.

El 13 de febrero de 1799 se incorporó como cadete a una compañía destinada en Salta, del 3er. Batallón del Regimiento Fijo de Infantería de Buenos Aires. 

Hasta 1805 también auxilió a su padre en la Tesorería de la Real Hacienda y es alumno del doctor Manuel Antonio Castro, fundador más tarde de la Academia de Jurisprudencia de Buenos Aires.

A fines de 1805 es trasladado a Buenos Aires, actuando contra los invasores ingleses. El 9 de abril de 1807 el Jefe del Regimiento fijo le encomienda, que al frente de ocho hombres evitara el contrabando que se efectuaba en el Río de la Plata entre Buenos Aires y Montevideo, con motivo de la invasión Inglesa.

  • El 12 de agosto de 1806, el Justine, nave de los invasores ingleses quedó varado en la costa y es abordado por la Caballería al mando del cadete Don Martín Miguel de Güemes, logrando la rendición y toma de prisioneros.

En 1807, también participó Güemes en la defensa de Montevideo durante la segunda invasión inglesa.

El 13 de enero de 1809, estando ya en Salta, Güemes es ascendido a subteniente por su intervención en 1807, defendiendo la capital del Virreinato.

En 1810 es ascendido a capitán por su eficaz actuación en la Quebrada de Humahuaca, evitando la comunicación de los realistas del Alto Perú con los de Córdoba. El 7 de noviembre del mismo año tiene una participación directa y decisiva en el triunfo de Suipacha.

En 1811 auxilia a Juan Martín de Pueyrredón a trasladar por el Baritú y por Orán los caudales de la Casa de la Moneda de Potosí, a efectos de que no caigan en manos de los realistas triunfantes en la Batalla de Huaqui. Güemes es designado teniente Coronel y jefe de Vanguardia.

En 1812 ,Belgrano lo envía a Santiago del Estero primero, y a Buenos Aires, después, razón por la que no participa en las victorias de Salta y Tucumán ni en las derrotas de Vilcapugio y Ayohuma.

En 1814 llega a Tucumán con el Gral. San Martín, quien le nombra Comandante de avanzada del Río Pasaje al frente de milicias salteñas, con las cuales comienza la guerra de recursos o guerra gaucha. Tras su primer triunfo es ascendido a teniente coronel de ejército a pedido del Gral. San Martín.

El 30 de septiembre de 1814, Güemes es designado Coronel Graduado del Ejército.

oleo-martin_miguel_de_guemes
Retrato de Martín Miguel de Güemes. Obra de Eduardo Schiaffino

El 14 de abril de 1815, derrota con sus milicias a una avanzada de Pezuela en la Quebrada de Humahuaca, en el "Puesto del Marqués".

El 6 de mayo de 1815 es elegido por el Cabildo de Salta gobernador de la provincia, que desde 1814 integran solamente las ciudades de Salta, Jujuy, Tarija, Orán y sus respectivos distritos de campaña. Jujuy lo reconoció recién en septiembre.

El 10 de Julio de 1815 contrajo enlace con doña Carmen Puch, salteña de 18 años. Tuvieron 3 hijos: Martín, Luis e Ignacio.

El 22 de marzo de 1816 firma el Pacto de los Cerrillos con el Jefe del Ejército Auxiliar del Alto Perú general José Rondeau, quien después de ser derrotado en Sipe Sipe había invadido Salta, disconforme con Güemes. Rondeau se retira de Salta con su ejército, rectificandose de lo que dijo e hizo contra Güemes.

El 15 de junio de 1816 el Director Supremo Juan Martín de Pueyrredón encomienda a Güemes "la defensa de las provincias» y la seguridad del Ejército Auxiliar del Alto Perú, enviado a Tucumán para su reorganización. A partir de este momento las milicias gauchas dejan de cumplir un rol auxiliar y pasan a desempeñar la labor de un ejército en operaciones continuas. Aunque en agosto de 1816 Manuel Belgrano es designado Jefe del Ejército Auxiliar radicado en Tucumán, quedando teóricamente Güemes con sus milicias como jefe de la vanguardia.

En 1817, Güemes fue designado Coronel Mayor de los Ejércitos de la Patria.

Güemes vence al mariscal José de la Serna, que invadió Salta con 5.500 hombres, afirmando que llegaría a Buenos Aires. A fines del mismo año rechazó al jefe de la vanguardia española general Pedro Antonio Olañeta.

En 1819 contiene en Jujuy al General José Canterac.

En junio de 1820 venció a los 6.500 hombres que comandaba el general Juan Ramírez Orozco. Con esta última invasión finalizan las intenciones de los españoles de llegar a Buenos Aires para recrear el Virreinato del Río de la Plata. 

Al no recibir dinero ni auxilios suficientes para los gastos de la guerra, Güemes impuso a los salto-jujeños contribuciones obligatorias, motivando el disgusto de los pudientes. También prohibió el comercio con el Alto Perú dado que éste beneficiaba a las fuerzas invasoras, formándose la oposición política de la “Patria nueva”.

El 8 de junio de 1820 el Gral. San Martín lo designa General en Jefe del Ejército de Observación, encomendándole la misión de auxiliarlo en la liberación del Perú.

El Gral. Güemes se dedica a organizar la Expedición destinada a liberar al Alto Perú y auxiliar a San Martín. Las provincias argentinas lo reconocen como jefe del Ejército de Observación pero no envían la ayuda que les solicita en dinero, caballos, vacunos, vestuarios, alimento y útiles de guerra.

Desde febrero hasta junio de 1821, se encontraba rodeado de enemigos: el gobernador de Tucumán Bernabé Aráoz impide que Santiago del Estero lo ayude y se niega a remitirle las armas y municiones que dejó el Ejército Auxiliar.

En mayo de 1821. Durante su gobierno, el Gral. Güemes tuvo que enfrentar a la oposición política de la Patria nueva, que querían la pronta pacificación para poder comerciar libremente.

En mayo de 1821 la “Patria Nueva” organiza un complot en el Cabildo y deponen al Gobernador Güemes, quien se hallaba en esos momentos en Tucumán. Al regresar, rápidamente controla la situación y asume nuevamente.

En junio de 1821 el Ejército realista invadió Salta, y el día 7 en las calles de la ciudad emboscaron al Gral. Güemes que fue herido. Agonizó 10 días en los montes del este y falleció el 17 de junio en la Quebrada de la Horqueta, rodeado de sus gauchos, auxiliado por su médico y por el sacerdote Fernández.

Sus últimas palabras fueron para ordenar al Coronel Jorge Enrique Vidt de que continúe la guerra, hasta expulsar a los españoles.

Los Infernales

El 12 de septiembre de 1815 “El Gobernador de Salta Martín Miguel de Güemes crea la “División Infernal de Gauchos de línea”

Esta unidad, destinada a combatir a pie o a caballo, revelaba el interés de Güemes de disponer de una unidad del tipo de los "Dragones", apta por su movilidad para cubrir largos trayectos y efectuar la defensa a pie de pasos, desfiladeros, bañados o lugares de difícil tránsito o acceso.

Los Infernales de Güemes

Se cubrieron de gloria desde su creación hasta la muerte de Güemes. Los herederos de los valerosos Infernales son hoy el Regimiento de Caballería de Exploración de Montaña 5 “Gral. Güemes” con asiento en Salta.

Himno a Güemes

Martín Miguel de Güemes

Escuchad, hondo grito de guerra

Hiende el aire vibrando cual trueno.

Desde Salta a Yavi en su seno.

Que hace al gaucho patriota indignar.


 

Y cual recio huracán que se agita

Estruendoso en carrera gigante

Así corre aquel pueblo arrogante

De opresores la Patria librar.


 

Gloria eterna a los Gauchos Famosos,

Que al triunfar en la lid sin cuartel;

Coronaron la Patria orgullosa

De radiante y sublime laurel.

Opiniones de los historiadores sobre Güemes

Por Dalmacio Vélez Sarsfield: "Güemes sublevó a toda la provincia de Salta, capitaneó la plebe, no respetó propiedad alguna para combatir al ejército español, pero nada tomó para sí, hizo lo que Bolívar en Colombia, hizo más que él, pues que se hallaba en una pequeña provincia con un ejército numeroso y orgulloso a su frente. Nadie pregunta cómo se salvaron las provincias de debajo de las tristes circunstancias en que se hallaron desde 1814. Es que el caudillo Güemes, se sirvió de esas masas para salvar su país y salvar la revolución de Mayo".

Por Joaquín Castellanos. "Como militar, Güemes merece ser estudiado, y lo será seguramente por los técnicos de su arte, como un estratega original, que transformando el viejo sistema conocido de la guerra ecuestre de recursos y sorpresas, lo aplicó con admirable maestría a las condiciones del medio, pero diferenciando de los que usaron los antiguos seitas contra los persas; los númidas para resistir la penetración romana, y los cosacos contra el ejército de Napoleón, en la retirada de Rusia. Aquéllos y éstos operaban al acaso, sin una dirección unitaria y sin más finalidad que los comunes de toda resistencia popular instintiva, contra el invasor extranjero. Güemes superiorizó esta táctica, asociando el impulso espontáneo de las masas a las combinaciones y cálculos de planes militares que fueron de su propia individual inspiración en sus objetivos, puramente nacionales; y de exacta inteligente y abnegada colaboración a los de San Martín en sus campañas continentales. Tan vinculada se halla con ellas la acción militar de Güemes en el Norte argentino, que puede afirmarse, sin exageraciones de amor propio regionalista, que, actuando de lejos pero en un campo de operaciones conexionado con la expedición a través de los Andes y el Pacífico, Güemes es, en espíritu uno de los libertadores de Chile y de Perú".

Por Martín Miguel Güemes Arruabarrena. “Güemes, en su galopar desbocado en búsqueda de la libertad, por montes, ríos y cerros, del valle, el trópico o la puna, apuró la independencia. Adentrándose en la espesura del paisaje, con la lluvia del verano en el coleto; chorreando los guardamontes, resistió las espinas del churqui de la vida. Vivaqueando en las noches de otoño, en la rueda paisana del mate, rescató la solidaridad. Tapado con su poncho, en el frío del invierno, en la soledad de los montes, superó la vanidad del poder. En cada carga gaucha se afirmó en los estribos, sintiendo renacer la primavera, en el pasto tierno de estío. Como criollo supo comprender a sus paisanos, su sentimiento gaucho fue su adaptación al paisaje. Güemes se hizo pensamiento y sentimiento de la tierra. Se compenetró con ella, hasta el sacrificio. Por eso, murió en lo más profundo del monte, de la montaña, rodeado por sus milicias gauchas. Acompañado por sus hijos naturales, por los humildes. Crucificado en su destino: la soledad de la misión. Misión sanmartiniana que cumplió sin ayuda, su gloria fue morir por sus ideales. La Patria Grande Suramericana. Único General de la Independencia, caído por bala enemiga. Siempre acunó en su corazón, que al pueblo que quiere ser libre, no hay poder humano que lo sujete".

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés