El Economista - 70 años
Versión digital

dom 04 Dic

BUE 25°C
Versión digital

dom 04 Dic

BUE 25°C
Arranque mixto

Primavera atípica: la temperatura oscila demasiado y la pregunta del millón es por qué

De momento, en Argentina será cuestión de seguir vistiéndose como una cebolla

Según datos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Pergamino, este último trimestre de 2022 es igual de seco al de 1913
Según datos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Pergamino, este último trimestre de 2022 es igual de seco al de 1913
12-10-2022
Compartir

Por Romina Calderaro. La primavera tiene buena prensa, pero en Argentina la podría perder si la amplitud térmica diaria sigue siendo tan marcada que obliga a pensar más de dos veces si salir a la calle vestidos de invierno o de verano. La temperatura oscila demasiado y la pregunta del millón es por qué.

Es La Niña, estúpido

El fenómeno meteorológico conocido como La Niña es un fenómeno acoplado entre el océano y la atmósfera que produce una disminución de las temperaturas en una región del Pacífico que, cuando persiste más de seis meses, genera un cambio en la circulación del aire a nivel global.

"Cuando hay fenómeno de La Niña, el aire circula distinto y esos cambios que se producen en Sudamérica en general y en Argentina en particular se caracterizan porque no llega la humedad desde el Amazonas. Cuando llegan los sistemas frontales, se encuentran con una atmósfera seca y no se forman tormentas ni se generan lluvias", explicó a Télam el meteorólogo Ignacio López Amorín.

"Llegan desde la Patagonia las masas de aire frío, no llueve porque no hay humedad y se forman heladas. La amplitud térmica de este miércoles se debe a que el ambiente está muy seco y tenemos viento norte", agregó.

Es algo parecido a lo que sucede en el desierto: de día el infierno, de noche un glaciar, pero a escala local.

"Hace tres años que venimos con La Niña. En los últimos 120 años, pasó sólo tres veces que haya tres años consecutivos con este fenómeno", puntualizó.

El meteorólogo Cristian Garavaglia coincide con su colega: "En un contexto de tres años seguidos con  de La Niña, como no hay humedad, los frentes fríos no generan lluvias y durante el día las temperaturas suben mucho. Más entrada la primavera esto se revierte".

Y contó que los efectos de la falta de humedad se sienten el cuerpo. "Cuando duermo tengo toda la boca seca, salgo a correr y salo mucho por la sal del cuerpo", contó. 

Según la meteoróloga Melissa Patanella, "cuando el clima está muy seco, la amplitud térmica es más grande. Este miércoles se dieron 12 grados de mínima y esperamos 29 de máxima, y la humedad está por debajo del 50 por ciento para Capital Federal".

También contó que según el último informe del Servicio Meteorológico Nacional sobre El Niño y La Niña, hay 89% de posibilidades de que el fenómeno persista con sus condiciones atmosféricas asociadas lo que queda del año.

Esto es, días secos con mucha amplitud térmica.

Todo tiene que ver con todo

Menor humedad en la zona núcleo de la Argentina, sequías, mayor amplitud térmica, todo se relaciona con lo mismo: los efectos del cambio climático.

Según datos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Pergamino, este último trimestre de 2022 es igual de seco al de 1913.

Los expertos en el tema aseguran que en 2023 ya no estará presente La Niña. Es una buena noticia, pero una golondrina no hace verano: el calentamiento global y y la problemática climática a nivel mundial siguen siendo grandes desafíos para el planeta.

De momento, en Argentina será cuestión de seguir vistiéndose como una cebolla.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés