El Economista - 70 años
Versión digital

lun 27 Jun

BUE 12°C
Versión digital

lun 27 Jun

BUE 12°C

Otra vez el debate sobre el riesgo país

05-06-2019
Compartir

Por Guido Lorenzo Director Ejecutivo de LCG

Nuevamente el riesgo país está en niveles elevados. Despejado el riesgo de ir a un Gobierno con un kirchnerismo radicalizado los motivos se pueden fundamentar, o bien por el contexto internacional o por una desconfianza en la economía argentina.

Lo primero no juega a favor, desde ya que el contexto de vuelo a la calidad que produjo la guerra comercial sumado al clima enrarecido en el mundo, genera posturas de cobertura. En este sentido Argentina emitió en los últimos tres años cerca de US$ 90.000 millones de deuda y muchos fondos están queriendo desprenderse de estos títulos.

Por otro lado, si bien el panorama electoral se ha despejado, las dudas acerca de qué va a pasar con la economía luego de diciembre son un misterio. Poco se ha escuchado acerca de los planes de cada candidato. Pero quizás más importante es como se llega hasta las elecciones, algo que podría alimentar la idea de vender ahora para no correr riesgo y luego ver cómo se aclara el panorama.

En abril la dolarización de portafolios fue de US$ 2.341 millones y en los últimos cuatro meses suma US$ 7.036 millones. Si bien resulta más baja que la dolarización del 2018, en los últimos meses se ha acelerado. La dolarización de cartera esperamos que sea más intensa en los próximos meses a medida que se acerquen las elecciones. Copiando la dinámica de otros años con elecciones, creemos que la mayor presión empezaría a sentirse hacia el final del segundo trimestre. De todas formas, la inestable coyuntura cambiaria el proceso puede acelerarse.

Es cierto que hay menos pesos para dolarizar por el apretón monetario del BCRA y, además, parte pudo haberse adelantado. Pero en un escenario de stress cambiario, aun con supuestos conservadores, estimamos que 1 billón de pesos podría volcarse al mercado demandando dólares. Al tipo de cambio de $ 50, esto implicaría una dolarización superior a los US$ 20.000 millones este año, adicionales a la compra habitual. Lamentablemente es un escenario que no se puede descartar.

Si se quiere sostener el valor del tipo de cambio la oposición empezará a recalcar que el BCRA no tiene reservas y si el precio empieza a correr podría acelerar un desarme de colocaciones en pesos. La situación sigue siendo débil para Argentina hasta que el período electoral pase.

Somos optimistas respecto del nivel de riesgo país que tendría Argentina luego de superar las elecciones si muestra voluntad de pago, pero de todas formas hay que advertir que difícilmente vuelva a los niveles de principios del 2018. Sucede que ahora la deuda pública es más alta y la capacidad para reducir el déficit es estrecha, lograr un superávit primario de un punto porcentual del PIB implica un esfuerzo muy amplio y con ello por sí mismo no se garantiza el repago de la deuda. Por lo tanto, con las dudas acerca del crecimiento en el largo plazo y las dificultades de realizar mayores esfuerzos fiscales difícilmente se vea una reducción significativa del indicador.

En esta nota

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés