El Economista - 70 años
Versión digital

vie 19 Abr

BUE 17°C
Hay detenidos

Narcotráfico: lo que encontró la Aduana dentro de un calefón que iba a Australia

Un calefón, una máquina de humo y dos reflectores, los métodos de ocultamiento.

El organismo que dirige Guillermo Michel secuestró 3.294 gramos de cocaína en diferentes encomiendas vinculadas al caso.
El organismo que dirige Guillermo Michel secuestró 3.294 gramos de cocaína en diferentes encomiendas vinculadas al caso.
07 febrero de 2023

Un control de encomiendas internacionales llevado a cabo por la Aduana dio inicio a una investigación que terminó en la detención de tres personas por narcotráfico

El organismo que dirige Guillermo Michel ha detectado que organizaciones abocadas al contrabando apelan con frecuencia a la vía del courier para hacer llegar mercadería irregular a Australia, por lo cual ha ordenado a las empresas de ese rubro aumentar controles sobre los paquetes que van allí.

Concretamente, una encomienda dirigida al país oceánico cuyo contenido declarado era un calefón arrojó imágenes sospechosas al pasar por el escáner, por lo cual una unidad K-9 de la Aduana se hizo presente en el lugar para evaluarlo.

El can aduanero reaccionó en forma compatible con la presencia de divisas o estupefacientes y, con la debida orden judicial, se procedió a abrirlo para una inspección exhaustiva. En efecto, dentro del calefón se hallaron 1.363 gramos de cocaína.

  • Así, la Aduana se puso en contacto con la Policía Federal Argentina para profundizar la investigación y el juzgado actuante autorizó la escucha de dos líneas telefónicas, una de las cuales estaba declarada como número de contacto en la encomienda. 
  • El monitoreo de llamadas permitió identificar a una ciudadana de origen boliviano como responsable del envío y obtener su domicilio. 
  • Además, se detalló que estaba planeando otra maniobra similar: una encomienda con una máquina de humo, con el mismo país de destino.

El seguimiento de la persona apuntada la encontró imponiendo el envío mencionado ese mismo día y, orden judicial mediante, se procedió a abrirlo: dentro de la máquina de humo había 1.100 gramos de cocaína.

img 06 - droga oculta en el calefon
Droga oculta en el calefon.

En ese marco, el juzgado actuante ordenó el allanamiento del domicilio de la ciudadana, en la localidad de Moreno, provincia de Buenos Aires. Dicho operativo resultó en su detención junto con la de un hombre —también de nacionalidad boliviana— que se encontraba con ella al momento de imponer el envío.

Luego, nuevas escuchas telefónicas ordenadas por la justicia arrojaron la información de que la ciudadana boliviana tenía pendiente la recepción de una encomienda interna, proveniente de Misiones, dirigida al domicilio recientemente allanado. 

Personal de la Aduana y agentes de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal Argentina se presentaron en la sede de la firma de logística a cargo del envío y pasaron por escáner el paquete, que, al igual que los anteriores, evidenció inconsistencias en su textura y densidad.

img 12 - reflectores
Droga oculta en reflectores.

Un segundo control con un can de la Policía reforzó la hipótesis de que podía haber estupefacientes en la encomienda, por lo cual el juzgado ordenó abrirla. Ciertamente, en su interior había dos reflectores con 831 gramos de cocaína.

Dado que el remitente del paquete tenía domicilio en Bernardo de Irigoyen, una ciudad en Misiones ubicada en la frontera con Brasil, la justicia ordenó dar con el paradero de la persona registrada en el envío, un ciudadano argentino. 

Asimismo, tareas investigativas vincularon a éste con dos causas penales por contrabando de drogas. El allanamiento de su domicilio resultó en su detención, la tercera de la causa que comenzó con el envío por encomienda de un calefón.

Márgenes del 13.500% en envío de droga a Australia

La Dirección General de Aduanas ha identificado que la ruta Argentina-Australia es especialmente atractiva para el narcotráfico, ya que en el país oceánico la cocaína es más cara que en cualquier otro lugar del mundo. 

Así, mientras que, en la Argentina, un kilogramo puede venderse en cerca de US$ 2.000, su valor asciende a US$ 270.000 al ingresar al mercado australiano —135 veces más.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés