El Economista - 73 años
Versión digital

dom 21 Jul

BUE 11°C
Tendencias

Inteligencia Artificial para el cuidado de personas: desafíos y oportunidades

La inteligencia artificial abre un abanico de posibilidades en el campo de la salud y el bienestar personal. Si bien se está transformando la atención a pacientes y el vínculo con terapeutas, ¿qué tan eficientes son estas herramientas como para reemplazar a profesionales de la atención médica? ¿Qué sucede con los aspectos éticos, regulatorios y de privacidad de los datos?

Inteligencia Artificial para el cuidado de personas: desafíos y oportunidades
Ernesto Mislej 28 agosto de 2023

Claramente la pandemia de Covid-19 forzó a cambiar algunas costumbres, entre las que se destaca el acceso a las consultas médicas, evidenciando un crecimiento exponencial de la telemedicina en general y evitando que las personas se desplacen físicamente hacia un consultorio o centro de salud. 

La salud mental ha sido un eje clave en estas transformaciones. Se estima que 1.000 millones de personas en todo el mundo vivían con ansiedad y depresión antes de la pandemia (el 82% de ellos en países de ingresos bajos y medianos) según la Organización Mundial de la Salud (OMS). La pandemia aumentó ese número en aproximadamente 27%, estimó la OMS.

Popularidad de las apps de salud y asistentes virtuales

En este contexto complejo, emergen cada vez más aplicaciones que utilizan sofisticadas técnicas de procesamiento del lenguaje natural y aprendizaje automático, tales como chatbots y asistentes virtuales de reconocimiento de texto y de voz, disponibles prácticamente las 24 horas, para ampliar potencialmente el acceso y las posibilidades de atención remota de los servicios de salud mental.  

El nivel de autonomía, versatilidad y credibilidad respecto de las aplicaciones para responder preguntas o simular conversaciones de atención terapéutica, hace que en ciertas oportunidades los pacientes reemplacen la atención profesional de un humano, confiando en estas herramientas (más allá de ser un evidente complemento a la tarea médica, terapéutico o de cuidado personal). 

"La popularidad de los teléfonos inteligentes ha acelerado el desarrollo de las aplicaciones de cuidado de personas", sostiene Laurie M. Orlov, fundadora de "Aging and Health Technology Watch", un sitio que sigue las investigaciones y las tendencias de la tecnología relacionada con el envejecimiento. Aún con estos aparentes beneficios, la gratuidad de las aplicaciones tiene una contracara importante: el uso de los datos personales con fines que no son estrictamente el tratamiento médico o científico

Ética y privacidad de los datos

A pesar del crecimiento en la popularidad de diversas aplicaciones para el apoyo al cuidado de la salud en todo el mundo, las preocupaciones sobre la privacidad siguen siendo un riesgo importante para los usuarios, según descubrió la Fundación Mozilla en una investigación publicada en 2022

De las 32 aplicaciones analizadas (asistentes de bienestar y salud mental), como Talkspace, Woebot y Calm, 28 fueron marcadas por "fuertes preocupaciones sobre la gestión de datos de los usuarios" y 25 no cumplieron con los estándares de seguridad, como requerir contraseñas seguras.

En lo que hace al monitoreo clínico de la salud, en Estados Unidos existe actualmente una fuerte preocupación por el uso de apps que se utilizan para monitorear el ciclo menstrual.

Se teme que si la Corte Suprema revoca "Roe v. Wade", un histórico fallo que protege la interrupción voluntaria del embarazo como un derecho constitucional desde 1973, algunos estados se valgan de la data recopilada para castigar a quienes buscan abortar.

"Cuando alguien aborta, puede que decida no compartir esa información con amistades o integrantes de su familia. Pero, por lo general, altas son las chances de que su celular esté enterado", señala un reciente artículo del Washington Post.

El fenómeno de la empatía y más preguntas abiertas...

Algunas preguntas casi obligadas, en este escenario de asistentes virtuales dedicados al cuidado personal, serían: ¿Pueden los chatbots resultar más empáticos que los terapeutas humanos? ¿Reemplazarán a la relación entre paciente y profesional médico? ¿Podrán hablar como los seres humanos?

Una investigación médica publicada en la revista científica JAMA, evaluó las respuestas de chatbots y médicos a 195 preguntas de pacientes seleccionadas al azar de un foro de redes sociales. Descubrieron que las respuestas del chatbot se calificaron como "significativamente más altas, tanto en calidad como en empatía" en comparación con las del médico. 

Resulte evidente que estos asistentes basados en IA simulan cada vez mejor la empatía, hasta el punto de presentar aparentes beneficios extra: un asistente de atención a un cliente -o paciente específicamente en el ámbito de la salud- puede estar cansado o distraído al momento de gestionar la consulta, o puede recibir de manera negativa cualquier queja o reclamo, mientras que el bot está estandarizado para trabajar siempre con la misma eficiencia, no se cansa y no reacciona ante el disgusto del usuario.

El interrogante que queda abierto radica en preguntarse hasta dónde podrán llegar estos avances tecnológicos de la artificialización del cuidado y en qué medida se necesita de una mayor participación de actores involucrados en la temática (especialistas, empresas, gobiernos, organizaciones y asociaciones vinculadas a la salud) en pos de una IA más ética, segura y regulada. 

En ese sentido, seguramente la IA debería ir evolucionando de la mano de los intereses legítimos de las sociedades y comunidades, cada vez más involucradas en obtener sus potenciales beneficios.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés