El Economista - 70 años
Versión digital

mar 25 Jun

BUE 10°C
Vía Latam

Hallazgo: esto descubrió la Aduana en el equipaje de un argentino proveniente de Brasil

Inspectores aduaneros desbarataron un intento de contrabando de drogas apenas pasada la medianoche

Era un ciudadano argentino, que traía un segundo pasaporte israelí
Era un ciudadano argentino, que traía un segundo pasaporte israelí
14 mayo de 2023

Inspectores aduaneros que cumplían funciones en el área de control de equipaje del Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini desbarataron un intento de contrabando de drogas apenas pasada la medianoche.

A las 00:25 horas, un ciudadano argentino descendió del vuelo JJ8136 de Latam, proveniente de San Pablo, Brasil, en conexión previa con Israel-París. 

En ese momento, los agentes aduaneros le preguntaron si tenía algo para declarar, ante lo cual respondió negativamente. Luego le indicaron que pasara su equipaje por el escáner de la Aduana y, en ese momento, empezó a mostrarse visiblemente nervioso.

En efecto, el escáner arrojó imágenes sospechosas. Así, los agentes especializados de la Dirección General de Aduanas procedieron a abrirla para realizar una revisión exhaustiva e inmediatamente constataron la presencia de una enorme cantidad de frascos de diferentes tamaños —a simple vista, más de 100. Le preguntaron al pasajero qué contenían y el hombre confesó que en su interior había popper, una sustancia psicoactiva que se inhala.

Los resultados del procedimiento fueron comunicados a la Justicia en lo Penal Económico, que ordenó el secuestro de la mercadería y la detención del pasajero. Al revisar las posesiones del ciudadano argentino, se advirtió que traía un segundo pasaporte, israelí, con una identidad diferente.

Terminado el control se contabilizaron 125 frascos, que totalizarían cerca de 4 litros de la mencionada droga. Según establece el Artículo 866 del Código Aduanero, el hombre podría recibir una pena de hasta 15 años de prisión.

¿Qué es el Popper?

El Popper, un líquido incoloro con un fuerte olor característico, se consume mediante inhalación, ya sea directamente desde el frasco en el que se comercializa o bien desde una tela impregnada con la sustancia, aprovechando su elevada volatilidad. 

El consumo de esta sustancia es siempre mediante inhalación de sus vapores, ya que, si se consumiera por vía oral, podría ocasionar severos daños en el organismo e incluso, la muerte.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés