El Economista - 73 años
Versión digital

lun 22 Jul

BUE 12°C
Crimen

El hijo de Yiya Murano encontró las tazas del veneno y las subasta: "Quiero convertir algo siniestro en bueno"

La vajilla volvió a las manos de Martín Murano décadas después e indicó que la plata recaudada será para un refugio animal.

Su madre fue la primera asesina serial de la historia argentina.
Su madre fue la primera asesina serial de la historia argentina.
07 septiembre de 2023

NA.- El hijo de Yiya Murano subasta las tazas con las que su mamá envenenó con cianuro a dos amigas y a una prima a las que les debía plata entre febrero y marzo de 1979.

Martín Murano contó que, después de volver a reencontrarse con las tazas, se le ocurrió la idea de hacer una subasta para "convertir algo macabro, siniestro, en algo bueno".

En una entrevista con el canal C5N, Murano contó: "Cuando yo me casé, hubo varias cosas que no me quise llevar del departamento, una de ellas fue este juego de té. Se lo regalé a la madre de una amiga mía que le gustaban mucho las antigüedades".

De esta manera, la vajilla ya está a la venta para que algún afortunado la compre. Con el dinero recaudado Martín colaborará con el Refugio De Mili González que da techo y comida a más de 50 perros y gatos en Mar del Plata.

Sin pensar en qué podía llegar a ser, cuando el paquete llegó a su casa días después y lo abrió su mente recordó la historia de su mamá: "Vi lo que era y me quería morir".

A pesar de que María de las Mercedes Bolla "Yiya" Aponte de Murano murió en 2014, siempre se supo que no tuvieron buena relación y por este motivo, junto con la historia que había detrás de las tazas, Martín había decidido regalar la vajilla.

Se pudo saber que en una de esas tazas tomó el té la primera víctima de Yiya Murano, Nilda Gamba. Martín contó en diálogo con TN que ese día la amiga de Yiya había ido a merendar y que se descompuso. 

"Es macabro. Con una de esas tazas que tengo acá asesinaron a una persona que yo quería más que si fuera mi tía", expresó.

Este recuerdo le provocó una sensación extraña a Martín por lo que había decidido tirarlas. Sin embargo, un amigo le sugirió que las subaste y done la plata al refugio que apadrina. 

"Un youtuber amigo mío me dijo que no tire y que hagamos de algo malo, algo bueno. Yo soy amante de los animales, todavía no puedo superar la muerte de mi perrita. Además, soy padrino de un refugio de animales. Entonces mi amigo me dijo que lo subastara para que con ese dinero compremos alimentos, medicinas, artículo de limpieza y todo lo que necesitan en el refugio", explicó Murano.

Sobre el juego recordó: "Con una de estas tazas, de un juego que este estaba guardado en un modular y que no se usaba a diario, tomó el té la primera víctima. Cuando se descompuso Nilda Gamba, nuestra vecina, la que siempre preparaba el té, la comida y demás era Ignacia. Sin embargo, ese día, Yiya abrió el modular, tomó una de estas tacitas, preparó un té y se lo llevó a Nilda Gamba. Luego volvió con la taza, tengo fresco ese recuerdo, porque Yiya nunca hacía eso. Al otro día, Nilda Gamba murió".

Al ser consultado sobre cuánto dinero quiere recaudar con la venta de los objetos, contó: "Tuvimos un ofrecimiento. Es de Estados Unidos, pero muy bajo. Fue de US$ 5.000, pero es poco. Si los anteojos de [Ricardo] Barreda − el odontólogo múltiple femicida de La Plata − salieron US$ 20.000. A esto, mínimo, le tenemos que sacar US$ 10.000 a US$ 12.000. De ahí para arriba. Porque hay gente que colecciona estas cosas. Este juego de té yo certifico que es el original de Yiya Murano".

"Quiero convertir algo macabro, siniestro, en algo bueno, sobre todo porque es muy paradójico ya que Yiya Murano odiaba a los animales", resaltó. 

Por último, el hombre remarcó: "Yiya Murano increíblemente va a tener una utilidad".

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés