El Economista - 70 años
Versión digital

jue 29 Feb

BUE 25°C
Grijalbo, 2023

"Cuida tu corazón", el nuevo libro de Fernando Cichero

"La primera causa de muerte de los humanos es por enfermedades cardiovasculares", nos recuerda Cichero.

Una guía para prevenir las enfermedades cardiovasculares
Una guía para prevenir las enfermedades cardiovasculares .
06 diciembre de 2023

Existen muchísimos libros que se dedican a temas vinculados con el corazón. Los hay más o menos extensos, así como complejos, técnicos, para niños o adultos y, por supuesto, grandes tratados médicos. El término corazón lo usamos frecuentemente en nuestras comunicaciones: "lo digo de corazón", "es una persona de buen corazón", "tengo el corazón roto", "corazón de hierro", "corazón de piedra", "no tener corazón".

Evidentemente, es la parte de nuestro cuerpo a la que más nos referimos, y la que está asociada con los sentimientos y los valores. Pero existe también una dura realidad: la primera causa de muerte de los humanos es por enfermedades cardiovasculares. Si tanto nos importa, si tanto lo nombramos, ¿por qué no lo cuidamos?

.
 

Hace más de treinta y cinco años, siendo estudiante, me apasioné con el estudio del corazón. Comencé a investigar al ser ayudante de anatomía, en 1987, y coincidió con que mi padre, en ese momento, se fatigaba mucho cuando caminábamos juntos las tres cuadras que nos separaban del colectivo para ir a trabajar. Me decía que le faltaba el aire, descansaba y se le pasaba cuando llegábamos a destino. Caminábamos nuevamente otros trescientos metros y volvía a llegar fatigado.

Además, era hipertenso, obeso y tenía el colesterol alto. Menos mal que no fumaba. Con 57 años, al poco tiempo se infartó y terminó operándose con tres bypasses. Tenía tres factores de riesgo y síntomas (disnea de esfuerzo). El combo perfecto para que su corazón se enfermara (por suerte, luego vivió dieciocho años más). 

Después de recibido, me dediqué a la cirugía cardiovascular y los trasplantes. En aquel entonces, leyendo una revista de cirugía de 1958, me interesó un comentario del doctor Claude Beck, el primer médico en el mundo que desfibriló a un paciente aplicándole corriente eléctrica en 1947: "Contemplar el período en que la patología cardíaca se puede prevenir o retrasar produce un aura de grandeza. Junto con la comida, el refugio y la ausencia de guerra, probablemente, no haya nada más importante". Eso me marcó y, a partir de ahí, nunca descuidé informar a los pacientes sobre la importancia de modificar los factores de riesgo o directamente prevenirlos para tener una muy buena calidad de vida.

Podríamos decir que todos los órganos de nuestro cuerpo son importantes, pero hay dos que nos hacen ser diferentes. Según el cardiólogo Valentín Fuster, "el cerebro nos da calidad de vida, el corazón nos da cantidad de vida". Si el corazón no funciona, directamente no vivimos. 

"Cuida tu corazón", el nuevo libro de Fernando Cichero
"Cuida tu corazón", el nuevo libro de Fernando Cichero

Decidí escribir este libro, junto con un equipo de excelentes colaboradores, con el objetivo de contar todo lo que preventivamente hay que hacer (dieta, ejercicios, descanso) para evitar que nuestro aparato cardiovascular se enferme. Trataremos de dar información clara para entender, en primer lugar, cómo está formado y cómo funciona el aparato cardiovascular. También veremos cómo el ejercicio, la ingesta de alimentos y el descanso mejoran el funcionamiento. Luego describiremos cuáles son las enfermedades más comunes y cómo se tratan. Finalmente, un apartado especial sobre una técnica fundamental, la de reanimación cardiopulmonar (RCP). Una buena RCP salva vidas; no es necesario que quien la aplique sea médico, y debería ser un aprendizaje casi obligatorio para toda la población.

El corazón, una bomba muscular

El aparato cardiovascular es un extraordinario conjunto de órganos, integrado por una bomba muscular, que se llama corazón, y una serie de cañerías o conductos, que se denominan arterias, capilares y venas, los cuales llegan a todos los rincones del cuerpo. Forman una red de casi 100.000 kilómetros, es decir, dos veces y media la circunferencia terrestre (40.000 km). 

Esta red transporta la sangre, la cual lleva, desde los pulmones, el oxígeno y, desde el hígado, los nutrientes, a todas las células del cuerpo y retira el dióxido de carbono y los desechos para eliminarlos por los pulmones y riñones.

En el cuerpo hay, aproximadamente, 5 litros de sangre, la cual da, por minuto, una vuelta entera por él; el 20% del flujo sanguíneo es conducido al cerebro. Es un circuito cerrado: la bomba empuja ese líquido en una sola dirección, porque tiene válvulas que son unidireccionales. Son cuatro válvulas; dos están en las arterias aorta y pulmonar y las otras separan cavidades, que se llaman aurículas y ventrículos. 

.
 

Estos nombres tienen su origen en el hecho de que, cuando estudiaban el corazón, lo sacaban de su ubicación natural en el medio del tórax, lo agarraban desde las arterias (que están por arriba) y, al dejarlo colgando, se decía que las cavidades que tenían orejas (orejuelas) quedaban arriba y las que se parecían al vientre o ventrículos quedaban abajo. Nada más incorrecto en cuanto a la ubicación. La aurícula izquierda, en realidad, está atrás, en contacto con el esófago, y el ventrículo derecho está adelante, por detrás del esternón, hueso que une las costillas por delante. La aurícula derecha y el ventrículo izquierdo sí coinciden con el nombre en cuanto a su ubicación. Las cuatro cavidades están separadas por una pared de músculo que se llama tabiqueo septum. Este antiguamente se dibujaba en forma de cruz, pero, en realidad, tiene la de una X.

A las arterias se las denominó así porque, cuando se hacían las disecciones en los cadáveres, cuando las cortaban no encontraban sangre adentro, razón por la cual se decía que llevaban aire. De ahí que la palabra derive del griego aer (aire) y terein (contener). Las arterias se van dividiendo como ramas de un árbol que salen de un tronco, llamado aorta, que nace del corazón. A medida que se dividen, cada vez son más pequeñas, hasta que se transforman en vasos llamados capilares. Estos son tan pequeños que un glóbulo rojo, que mide 8 micrones (un micrón es la milésima parte de un milímetro), se tiene que estirar para pasar por dentro de ellos.

Una vez liberados el oxígeno y los nutrientes, la sangre absorbe el dióxido de carbono y los desechos celulares: los capilares se juntan y se van agrandando hasta que se transforman en venas.

Estos conductos contienen el 70% del volumen sanguíneo, y entran por arriba y por debajo al corazón. Las llamadas venas cavas desembocan en la aurícula derecha; de allí la sangre pasa al ventrículo derecho a través de la válvula tricúspide, que la empuja a los pulmones. Una vez que sale de ellos, a través de las venas pulmonares, entra nuevamente al corazón por la aurícula izquierda, donde pasa por la válvula mitral al ventrículo izquierdo y comienza otro ciclo a través de la aorta.

Hay que destacar que el corazón, al no parar nunca, necesita mucho oxígeno, elemento que le llega mediante dos arterias llamadas coronarias (cuando las describieron antiguamente, les parecía que formaban una corona alrededor del corazón). Son las primeras arterias que nacen de la aorta, una está a la derecha y otra a la izquierda. Esta última es la más importante, ya que irriga el ventrículo izquierdo, que, al llevar la sangre a todo el cuerpo, es más grueso que el derecho, que la conduce más cerca, a los pulmones. Para esto, la arteria coronaria izquierda se divide en interventricular anterior y circunfleja. En cuanto a la coronaria derecha, irriga la aurícula y el ventrículo derechos por la interventricular posterior.

 

***

Mini CV del doctor Cichero

El doctor Fernando Cichero, médico especializado en Cirugía Cardiovascular y Trasplante, con una prestigiosa carrera profesional, nos explica, con sencillez y claridad, cómo funciona nuestro corazón, por qué se puede enfermar y qué debemos hacer para cuidarlo.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés