Kulfas: “Formarse en programación significa prácticamente conseguir un puesto de trabajo”

Presentada en un acto ayer por el presidente Alberto Fernández en Tecnópolis, y cuya inscripción se abrirá en septiembre, permitirá capacitar a 65.000 jóvenes hasta fin de año, a la vez que dispondrá de un subsidio para la compra de computadoras y conectividad.

10 de agosto, 2021

Matías Kulfas: "El crecimiento es la base fundamental para reducir la pobreza"

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, dio hoy más detalles de la nueva etapa del plan Argentina Programa, y destacó las oportunidades laborales que brinda la formación en programación a los jóvenes de todo el país.

“Formarse en programación significa prácticamente conseguir un puesto de trabajo”, afirmó el funcionario en diálogo con Radio Futurock, tras lo cual recordó que es una “actividad que tiene muchísima demanda laboral” al existir actualmente “9.000 búsquedas activas de personal de programación en toda la Argentina”.

“Vemos que hay una oportunidad enorme para que muchos pibes y pibas del país puedan conseguir trabajo”, añadió Kulfas.

La segunda etapa de Argentina Programa: subsidios de $100 mil

Presentada en un acto ayer por el presidente Alberto Fernández en Tecnópolis, y cuya inscripción se abrirá en septiembre, permitirá capacitar a 65.000 jóvenes hasta fin de año, a la vez que dispondrá de un subsidio para la compra de computadoras y conectividad.

“A los chicos que vayan completando los diferentes cursos y lenguajes de programación, se les da la posibilidad de acceder a una tarjeta prepaga con el objetivo de comprar una computadora y pagar diferentes mecanismos de conectividad”, puntualizó el titular de la cartera de Desarrollo Productivo.

En ese sentido, cada joven que cumpla con requisitos de avances en el curso podrá acceder a una tarjeta de débito del Banco Nación con $100.000 de subsidio en Aportes No Reembolsables (ANR) para adquirir computadoras, y pagar costos del transporte público; y un estímulo del Ente Nacional de las Comunicaciones (Enacom), que otorgará tarjetas para conexión gratuita a internet.

Requisitos

Como requisito para ingresar al programa, se requiere ser mayor de 18 años y haber terminado el secundario, aunque Kulfas indicó que hay planes “para los sectores más vulnerables que han tenido alguna dificultad al respecto”.

La capacitación

En la actualidad comprende a 7.000 personas, y posee dos etapas: un curso gratuito y virtual de dos meses sobre introducción a la programación, y una cursada en modalidad mixta durante seis meses con contenidos específicos según los perfiles más demandados por el sector.

Las dos etapas cuentan con una certificación conjunta del Ministerio de Desarrollo Productivo y la Cámara Argentina de la Industria de Software (Cessi).

La primera edición, lanzada durante el año pasado, tuvo 65.000 inscriptos de las cuales son 40,9% mujeres, 57,9% varones y 1,2 % personas con identidades no binarias, de todo el país.

“Lo que necesitamos hoy es que tengamos una mayor formación y aumentar la oferta” complementando a las universidades que, de acuerdo con Kulfas, van por un “buen carril”.

Reducción de la jornada laboral

Por otro lado, el funcionario se refirió también al debate por la reducción de la jornada laboral propuesto por precandidatos de izquierda en el marco de las elecciones legislativas, y reconoció que es “impensable” plantear el tema en el país.

Kulfas pidió ser “cuidadosos” al plantear el debate ya que los países que lo plantearon “son países desarrollados que, en general, han incorporado también algún esquema de reducción proporcional del salario y tienen un mercado laboral avanzado”.

Además, de acuerdo con el funcionario, la jornada laboral se encuentra dentro de “parámetros estándar” internacionales.

“No es la realidad que está viviendo nuestro país con un problema de crisis de ingresos”, evaluó el ministro, quién remarcó que la “agenda” del país es la de la “recuperación del trabajo”.

Tras lo cual, Kulfas sostuvo que el nivel de empleo ya es “mayor al nivel previo de la pandemia”.

Sin embargo, el ministro remarcó que se les plantea a las empresas “incorporar más personal antes de incrementar las horas extra”, para “redistribuir horas de trabajo en gente que está desocupada o subocupada”.