PASO: Fernández habilitó el debate

25 de enero, 2021

PASO: Fernández habilitó el debate

Los gobernadores del norte del país le plantearon al presidente Alberto Fernández la necesidad de suspender las PASO de este año. El argumento es el riesgo sanitario que implican y los gastos en lo que hay que incurrir en un momento de restricciones. La novedad es que Fernández incluyó el tema en las sesiones extraordinarias sin referirse a ningún proyecto en particular a pesar que año pasado, el diputado por Tucumán, Pablo Yedlin, presentó un proyecto en ese sentido. El Presidente no se manifestó al respecto y la trasladó a los legisladores del oficialismo la responsabilidad para lograr una mayoría en el Congreso a favor de la iniciativa.

Otras alternativas que se mencionan y que no implicarían una suspensión lisa y llana es que no sean obligatorias para los ciudadanos o hacerles en septiembre para que la distancia con las generales sea lo más breve posible.

Casi todos los gobernadores tiene un claro dominio de sus distritos y las primarias pueden favorecer a la constitución de oposiciones más orgánicas y ordenadas en todos los niveles.

Es decir que hay un claro interés en que no haya primarias, se trata de evitar esa instancia. Sin esa instancia democrática, los gobernadores podrán definir sin restricciones las listas de legisladores nacionales. Puede ser que las primarias no hayan sido utilizadas con la intensidad que se debía, pero su sola existencia constituye un límite para los aparatos partidarios. Además, en los oficialismos se cree que cuando más tarde se vote en 2021, mejor, porque se requiere tiempo para avanzar en la vacunación y para que los indicadores económicos muestren avances. Evitar la instancia de las primarias de agosto e ir directamente a las generales de octubre sería funcional a esa lectura.

Por otra parte, en el sistema político no hay consenso al respecto. La oposición, expresada principalmente en Juntos por el Cambio se opone a la suspensión, argumentando que no pueden cambiarse las reglas de juego cuando falta poco para comenzar con el cronograma electoral. Además, hay sectores del oficialismo como La Cámpora en la provincia de Buenos Aires, que defienden las primarias porque entienden que es un buen mecanismo para desafiar algunos sectores tradicionales del peronismo en el conurbano. La falta de apoyo de Cristina Kirchner al proyecto debe entenderse en ese contexto.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que las provincias tienen distintos sistemas para la selección de los postulantes a los cargos locales por lo cual pueden suspenderse las primarias para definir las candidaturas nacionales, pero mantenerse las de cada distrito en los que existen distintos sistemas. En la provincia de Buenos Aires, el oficialismo no tiene los votos necesarios para derogar las primarias si es que tuviese voluntad de hacerlo. Tampoco se suspenderían las primarias en la CABA, en este caso, por decisión del gobierno local. Si hay primarias en Buenos Aires, en la CABA y eventualmente en algún otro distrito para elegir a los candidatos para cargos locales, la iniciativa de suspender las primarias nacionales perdería sus fundamentos sanitarios y económicos. Y mucho menos se evitarían sus consecuencias políticas.

La suspensión de las PASO solo sería posible en el marco de un amplio acuerdo que incluya a los legisladores de todos los sectores y a los gobiernos provinciales. No parece sencillo en un momento de tensión entre oficialismo y oposición y en un año electoral.