Bitcoin: qué pasó y qué es lo que viene

26 de enero, 2021

Bitcoin: qué pasó y qué es lo que viene

 Por Alejandro Scasserra (*)

Desde que empezó la pandemia, hablar de finanzas digitales significa pasar por distintos temas que están revolucionando el mercado. En este abanico de innovaciones y tendencias, las cripto son una parada obligatoria.

No es casual: en marzo de 2020, si una persona invertía algo de dinero en Bitcoin, el 31 de diciembre había multiplicado por más de seis su inversión expresada en dólares. Si esperaba unos días más, el 10 de enero ese producto era de más de nueve. Otras criptomonedas, como Ethereum, siguieron tendencias similares.

Las razones de esta escalada son muchas. Algunas “naturales”, producto de la propia arquitectura del código de Bitcoin, y otras “artificiales”, hechos del mercado que potenciaron la suba.

1. En marzo, Bitcoin estaba “regalado”

Durante el 2019, Bitcoin mantuvo un precio medio de aproximadamente US$ 7.500 por unidad. Incluso en agosto de ese año, tuvo un precio superior a los US$ 11.400. El año 2020 comenzó con la criptomoneda estrella con una media incluso más alta, y justo antes del colapso cotizaba a más de US$ 9.000 por unidad.

Declarada la pandemia, el precio de Bitcoin se derrumbó por debajo de los US$ 5.000. Esto no solo pasó en el mercado cripto, sino también en casi todos los activos financieros del mundo. En ese momento, era esperable que el precio de Bitcoin empiece a recuperar luego del terror.

Además, en mayo el mundo cripto miraba expectante el “halving” de mayo, que prometía disparar el precio.

2 . El “halving” de mayo

Incluso antes de la pandemia, los fanáticos de las criptomonedas e inversores de todo el mundo miraban con expectativas el acercamiento del evento conocido como “halving”.

Bitcoin funciona a través de un sistema descentralizado de validación de bloques de transacciones. Estas transacciones son aprobadas a través de los llamados “mineros”, usuarios que se dedican a la validación de estos bloques. Por cada validación, los mineros reciben una recompensa en Bitcoin nueva que se crea y pasa a formar parte de la oferta total de la criptomoneda en el mercado.

El “halving” es un evento que se produce cuando se valida una determinada cantidad de bloques de transacciones, y lo que hace es dividir por la mitad la cantidad de Bitcoin que recibe un minero por validar un bloque. Es decir, reduce la emisión de Bitcoin a la mitad.

El 11 de mayo de 2020, ese número de bloques validados alcanzó los 630.000, el número estipulado para el evento. Si bien ese día no ocurrió nada particular en el precio del Bitcoin, la expectativa generada los días anteriores llevó el precio a casi US$ 9.000, recuperando los niveles pre-pandemia, y dejó la puerta abierta para una escalada en los meses posteriores.

3. Anuncio de PayPal

A finales de octubre, Bitcoin venía con una tendencia alcista, pero moderada, en su precio. Conforme a las predicciones del “halving” y en sintonía con el relajamiento del caos financiero de la pandemia, la criptomoneda había alcanzado un precio de entre US$ 11.000 y US$ 12.000.

El 21 de ese mes, PayPal anunció que sus más de 340 millones de cuentas podrían acceder al mercado de criptomonedas a través de la plataforma a principios de 2021. Esto disparó el precio como nunca antes.

A partir de ese día, el precio empezó a crecer exponencialmente, tocando un techo de más de US$ 40.000 el 10 de enero de 2021. El récord histórico del precio de Bitcoin había sido el 17 de diciembre de 2017, cuando había alcanzado los más de US$ 19.300 por unidad, un límite razonablemente alto. El 15 de diciembre de 2020, ese precio fue superado y más que duplicado los primeros días de enero de 2021.

4. Otros factores que influyen

La pandemia, el “halving” y el anuncio de PayPal son factores detonantes para la subida del precio de Bitcoin. Sin embargo, debido a la velocidad y los récords alcanzados por la criptomoneda, es lógico pensar que existe un gran componente especulativo. Aunque se han hecho muchos análisis respecto a su piso y su techo, es difícil determinar si seguirá subiendo o caerá estrepitosamente. Sin embargo, todo parece indicar que el precio está por encima de lo “natural”, si es que existe tal cosa.

Por otra parte, es destacable que el nivel de adopción y cercanía con las criptomonedas es mucho más grande que lo era en 2017. En Argentina, por ejemplo, durante 2020, se estima que casi un millón de personas invirtió en criptomonedas. Esto demuestra que Bitcoin, Ethereum y DAI, entre otras dejan de ser lejanas para el ciudadano común.

Por último, muchas empresas de envergadura han anunciado inversiones multimillonarias en criptomonedas en los últimos meses, lo que genera un enorme aumento de la demanda ante una oferta que se mueve más lento debido al “halving”.

5. ¿Qué tener en cuenta para el futuro?

El futuro de Bitcoin y de las otras criptomonedas es incierto. El próximo “halving” está lejos en un mundo rápido y cambiante. Hay que estar atento a las señales del mercado.

Los primeros días de enero, Warren Buffet, reconocido inversor norteamericano, pronosticó un futuro catastrófico para el Bitcoin. Otros analistas, por el contrario, creen que su precio no dejará de subir.

Por otra parte, se discute mucho sobre la regulación de las criptomonedas. Grandes jugadores, como el Banco Central Europeo, están trabajando para tratar de regular este mercado. En el ámbito local, el BCRA también tiene su ojo en las cripto.

El mundo de las criptomonedas es tan cambiante como apasionante. Es difícil leerlo, es imposible de predecir y atrae a cada vez más gente. Será un desafío para los analistas poder prever sus movimientos en este 2021.

(*) Especialista en fintech y banca digital