La respuesta del Orsna ante el cierre comercial de El Palomar

15 de diciembre, 2020

La respuesta del Orsna ante el cierre comercial de El Palomar

El Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna) afirmó ayer que el aeropuerto de El Palomar “no se encuentra cerrado”; calificó como “precaria” a la habilitación que le otorgó el Gobierno de Cambiemos y aseveró que durante la pandemia “no es sustentable mantener tres aeropuertos comerciales operativos en el AMBA”.

Un comunicado firmado por el ministro de Transporte, Mario Meoni; el titular del ente, Carlos Lugones Agnase y su vicepresidente, Fernando Muriel, indicó que “los efectos de la pandemia Covid-19 en la industria de viajes y turismo provocaron cierres de fronteras y una caída sin precedentes en la cantidad de pasajeros transportados”. La idea fue mostrar unidad política tras algunas versiones que indicaban que La Cámpora se impuso ante la voluntad de Meoni de mantener abierta la terminal.

“En Argentina, desde marzo, el tráfico cayó 98% versus el mismo periodo del año anterior”, añadió el comunicado del regulador.

Ante esa nueva normalidad, sostuvo que “los principales organismos internacionales como OACI (Organización de Aviación Civil Internacional), IATA (Asociación Internacional de Transporte Aéreo), y ACI (Consejo Internacional de Aeropuertos) estiman que entre 2023 y 2024 se podría recuperar el volumen de pasajeros a niveles prepandemia”.

“Frente al contexto de esta crisis económica y sanitaria resulta indispensable optimizar los recursos económicos de todo el sector, garantizando los estándares de seguridad e higiene de la actividad aeroportuaria. Ambos objetivos se cumplen hoy concentrando la operación en Ezeiza, asegurando un corredor sanitario seguro ya acordado con todas las compañías aéreas”, agregó el documento.

Advirtió que el aeropuerto de El Palomar hoy no se encuentra cerrado y está operativo. “Opera la 1ª Brigada Aérea de la Fuerza Aérea Argentina, cuyas aeronaves están técnicamente diseñadas y preparadas, por su misión, para operar en pistas de diversas características y condiciones. En su momento, habilitarlo como aeropuerto comercial fue una solución precaria para la operación de las líneas aéreas ‘low-cost’”, agregaron.

El Orsna remarcó que El Palomar posee “una terminal de pasajeros con una superficie de 2.520 m2, y una terminal satélite de 462 m2, contra los 30.000 m2 de Aeroparque y los 104.000 m2 de Ezeiza. Sin parkings habilitados para pasajeros, con un solo local gastronómico complementado con foodtrucks al aire libre sin resguardo climático para los pasajeros. Conservar las distancias sociales recomendadas por las autoridades sanitarias resulta imposible, y con un consecuente servicio al usuario deficiente para quien pudiera utilizarlo”.

Críticas políticas

“Si Macri piensa que El Palomar es una política para resignificar, es vergonzoso. Que vuele él desde El Palomar. La pista de El Palomar tiene cero vida útil, es posible que un día baje un avión y estalle la pista, yo no quiero un Cromañón”, dijo Muriel, ayer, en declaraciones radiales.

El domingo, tras conocerse la noticia, el expresidente emitió un duro comunicado. “Hay en marcha un plan activo y deliberado para entorpecer, clausurar, estropear o eliminar cualquier política implementada por nuestro gobierno, aún aquellas que de manera objetiva e incontestable fueron beneficiosas para todos los argentinos. Esto es lo que está pasando ahora mismo con la que llamamos ‘revolución de los aviones’. El cierre de la actividad comercial en El Palomar es una acción más que atropella el bienestar de miles de pasajeros, comercios y empleos, anteponiendo un ‘apagón ideológico’ a los beneficios que esa actividad significaba. Es bueno recordar que desde que implementamos nuestra nueva política aerocomercial más de un millón de argentinos volaron por primera vez. Los vuelos de bajo costo produjeron un impacto en la logística del transporte tan profundo que personas que nunca habían volado ni pensaban que iban hacerlo alguna vez en sus vidas, se encontraron incrédulos arriba de un avión. Esos vuelos fueron vuelos de emoción, con llantos de alegría y aplausos que inauguraban una nueva Argentina”, dijo Mauricio Macri, entre otras consideraciones.

No está claro, sin embargo, que el cierre de El Palomar limite el crecimiento aercomercial. El precio del ticket será la variable clave y, por ahora, las ‘low-cost’ no anunciaron grandes subas en sus operaciones desde Ezeiza.

“No es sustentable”

El comunicado del Orsna y Transporte añadió que “adicionalmente a lo expuesto antes, en virtud de la pandemia y la crisis económica que la misma generó, no es sustentable mantener tres aeropuertos comerciales operativos en el AMBA”.

“Teniendo a Ezeiza a 37 kilómetros y Aeroparque a 28 kilómetos, los dos aeropuertos más grandes y mejor preparados del país, se garantiza una operación segura y eficiente, en condiciones sanitarias optimas y con sobrada capacidad”, añadió.

Puntualizó que “por los aeropuertos de la región del AMBA en promedio anualmente el volumen de pasajeros se encuentra en torno a los 20 millones en condiciones normales. No resulta económicamente sustentable mantener tres aeropuertos operativos para una misma zona de influencia con ese volumen de pasajeros, las ciudades que en el mundo cuentan con dos o más aeropuertos movilizan volúmenes no inferiores a los 50 millones de pasajeros”.

“La continuidad de la operación comercial del Aeropuerto de El Palomar exige realizar importantes inversiones, no solo en la terminal de pasajeros para garantizar un servicio mínimo, sino sobre todo una importante inversión de reconstrucción de la pista de aterrizaje, construida de losas de hormigón y que presentan un altísimo nivel de deterioro con una vida útil actual remanente de 0 años”, agregó el organismo.

Afirmó que “este deterioro incluye además a rodajes y plataformas. Hoy las aeronaves para ser reubicadas deben ser remolcadas, este se debe al riesgo de ingesta en caso de autopropulsión producto del desgrane de piedras de las losas de hormigón que componen estas superficies”.

Y especificó que “el monto de las inversiones requeridas tiene un valor superior a los $4.000 millones. Destinar estos recursos a El Palomar representaría dejar de realizar obras en varios aeropuertos del interior del país, cuando existen dos aeropuertos cercanos sobradamente preparados para absorber las operaciones comerciales hasta hoy allí desarrolladas”.

Detalló que “la propuesta del Gobierno para las empresas ‘low-cost’ fue de seguir operando manteniendo el acuerdo comercial, con la misma bonificación de tasas aeroportuarias que contaban en El Palomar, a efectos de garantizar los puestos de trabajo, la seguridad de la operación, la seguridad sanitaria de pasajeros y empleados, y también, cuidando los recursos y haciendo una asignación federal de las inversiones”.

“En el contexto de la peor crisis mundial en la industria aerocomercial, las empresas ‘low-cost’ que sobrevivieron al macrismo y a la pandemia acordaron que operarán, al igual que Aerolíneas Argentinas, desde el Aeropuerto de Ezeiza y luego desde Aeroparque, cuando éste sea reinaugurado”, afirmó el comunicado.

A su vez, agregó que “tanto JetSmart como Flybondi, acompañaron y entendieron la propuesta del Gobierno, comprendiendo la irracionalidad que implica en este contexto sostener un aeropuerto operativo para un número reducido de operaciones, con los gastos que ocasionan para el Estado, para las empresas y para organismos que deben prestar servicios como ser PSA, Migraciones, ANAC, Aduanas, Sanidad de Fronteras, EANA, etcétera”.

“Con el acuerdo alcanzado entre las autoridades nacionales y las líneas aéreas ‘low-cost’, no solo el sistema adquiere mayor racionalidad, sino que estas empresas y sus pasajeros alcanzan una importante mejora en las condiciones de prestación del servicio y su operación. Además, a futuro podrán operar en el nuevo Aeropuerto Jorge Newbery”, concluyó el Orsna. Se estima que el aeropuerto estará operativo desde enero o febrero de 2021.