Diputados avanzó con el recorte de fondos a la Ciudad

1 de diciembre, 2020

Diputados avanzó con el recorte de fondos a la Ciudad

La Cámara de Diputados modificó y giró en segunda revisión al Senado el proyecto sobre el convenio entre la Nación y el distrito porteño para solventar el traspaso de la Policía a la Ciudad de Buenos Aires, cuya suma deberá ser consensuada entre el Gobierno nacional y la ciudad de Buenos Aires.

El dictamen de mayoría -con los cambios incorporados durante el debate- fue aprobado por 129 votos -mayoría absoluta-, de los cuales 117 fueron aportados por el Frente de Todos, 4 por Córdoba Federal, 6 por el interbloque de Unidad para el Desarrollo, 1 por el Movimiento Popular Neuquino, y 1 por el Bloque Justicialista.

Juntos por el Cambio -junto con tres exaliados: 2 de Acción Federal y el Partido por la Justicia Social- reunió 118 votos para rechazar el proyecto, mientras que 3 diputados de Consenso Federal, 2 de la izquierda y 2 socialistas se abstuvieron.

El proyecto aprobado con reformas por Diputados fue devuelto para su segunda revisión al Senado, que deberá definir si acepta o rechaza con los dos tercios de los votos los cambios introducidos por el Frente de Todos y consensuados con bloques provinciales como Córdoba Federal y Unidad para el Desarrollo.

La Cámara alta podrá tratarlo en la prórroga de ordinarias -hasta el 11 de diciembre- o en sesiones extraordinarias, luego de que el gobierno lo incorporara anoche en el temario de los 25 proyectos propuestos para debatir desde el 12 de diciembre.

El texto aprobado por el Senado establecía una suma fija de $24.500 millones actualizado trimestralmente, pero ahora se estableció que ese monto deberá acordarse en el convenio que deberán firmar en un plazo de 60 días la Nación y la Ciudad de Buenos Aires.

En el cierre del debate, el presidente del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, señaló que “han esquilmado constantemente a los argentinos para sostener un proyecto político y tienen que hacerse cargo de que fracasaron a nivel nacional”.

“Cada vez que nos gobernó un Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el país terminó endeudado y patas para arriba”, agregó.

En ese marco, recordó: “En 2015 la CABA recibía el 1,4 de coparticipación nacional. Por decreto, se lo llevó al 3,75. En una negociación con los gobernadores, esas que parece ahora molestar, bajan a 3,5. Resultado final a diciembre de 2019: 2 puntos más de coparticipación para mantener sólo su policía”.

Desde Juntos por el Cambio, el presidente del bloque del PRO, Cristian Ritondo-sobre el final del prolongado debate- señaló: “Estamos asistiendo a un robo a la Ciudad de Buenos Aires”.

También, sostuvo que el proyecto para reducir los fondos para la policía “no es casual, ni tampoco lo son las denuncias penales, los ataques”, y añadió: “La verdad que el Gobierno de la Ciudad merecía más respeto”.

El debate se realizó en medio de un clima de tensión entre el oficialismo y Juntos por el Cambio que atrasaron la discusión del dictamen por más de 12 horas, ya que la principal bancada opositora consideró inválida la sesión.

Incluso en la madrugada debatió por espacio de dos horas una moción propuesta por la diputada del Frente de Todos, Vanesa Siley, para poder continuar con la sesión, ante el reclamo de Juntos por el Cambio para que se levantara, con el argumento de que había vencido a la medianoche la vigencia del reglamento para las sesiones telemáticas.

Además de los permanentes cruces entre oficialismo y oposición, la sesión incluyó también un momento que tuvo como protagonista a la diputada María Rosa Martínez, del Frente de Todos, que tuvo problemas de conexión y, al no advertir que tenía el micrófono abierto, expresó un exabrupto: “¡La con… de la lora! Estuve toda la noche despierta al pedo!”.

En algunos tramos de la sesión, el diputado entrerriano del Frente de Todos, Marcelo Casaretto, reemplazó al presidente del cuerpo, Sergio Massa, cuando no estaba a cargo de la conducción del debate, a diferencia de otras sesiones en las que el vicepresidente Álvaro González tomaba ese lugar.

Juntos por el Cambio utilizó a lo largo de más de doce horas el recurso reglamentario de presentar cuestiones de privilegio para plantear sus quejas, reclamar sesiones presenciales, pero para dilatar el tratamiento de los proyectos ya que especuló con el fin de las sesiones ordinarias, que a la noche fueron prorrogadas hasta el 11 de diciembre por el presidente Alberto Fernández.