Todos huyen de todos lados, pero nadie sabe adónde ir

21 de octubre, 2020

Empleados de empresas que reciben ATP no podrán comprar dólar ahorro

Por Luis Varela

En un momento extremadamente excepcional, no solo en la Argentina sino casi en todas partes, inversores de todo tenor y color están buscando refugio, pero no saben bien adónde.

Por supuesto, en los países débiles, sin moneda, con altísima inflación y sin un gobierno confiable como es Argentina, las condiciones de huida son más notorias, y complican todavía más a la economía, pero la huida no es exclusivamente local, es en todas partes.

Y las circunstancias que están provocando este intento en masa de los inversores de hacer movimientos para proteger sus capitales obedecen a varios motivos:

1) En Argentina, como dijimos, el factor preponderante es la falta de confianza en el Gobierno y la intención de dejar el peso y de escaparle a una presión impositiva que se hace cada vez más insoportable.

2) Pero también hay huída de inversores de posiciones en euros, porque el rebrote del Covid es importante. Y, además, la aceleración, con marchas y contra marchas del Brexit, y una pelea importante entre Gran Bretaña y Francia, pone en debilidad al euro luego de seis meses donde se lo veía muy sólido.

3) Estados Unidos está a exactamente dos semanas de la elección presidencial. Y, luego del martes 3 de noviembre, la economía de ese país no será la misma, según quien gane.

4) Acaba de darse un insólito acuerdo entre demócratas y republicanos para iniciarle juicio a Google, por considerarla monopólica y con posición dominante, que dejó sin publicidad a infinidad de medios en el mundo.

5) El gobierno de Suecia anunció inesperadamente que prohibirá el 5G de la empresa china Huawei por temas de seguridad nacional.

Pero aquí, en Argentina, que es lo que nos toca, ayer debutaron toda la batería de medidas que aplicó el ministro de Economía Martín Guzmán, con el titular del Banco Central Miguel Angel Pesce un poco dejado a un lado, y los resultados obtenidos en esta primera jornada no fueron por cierto positivos.

En el mercado cayó bien que se acortara el parking a tres días, ya que con eso habría alguna mayor flexibilidad para operar con bonos. Pero fue una muy mala noticia la decisión de emitir un bono en dólares para darle salida a los pesos que tiene el fondo Pimco y otros inversores extranjeros.

Lo concreto es que ayer, con todas las medidas de Guzmán desplegadas, los dólares financieros libres pegaron un salto histórico, la caída de los bonos se profundizó y, como factor positivo, hubo una mínima baja del dólar blue y la Bolsa de Buenos Aires sigue subiendo apenas en pesos, pero manteniéndose estancada en dólares.

El dólar sigue inestable en otros mercados. En el exterior el billete verde subió 0,1% contra el yen, no cambió en Brasil, pero bajó 0,1% contra la libra, 0,2% en Chile y cayó 0,5% contra el euro y el mexicano. Y en Argentina hubo una suba de 10 centavos para el dólar turista hasta $137,40 pesos, de 6 centavos para el oficial hasta $83,27. El dólar blue bajó 1 centavo hasta $180, el mayorista subió 10 centavos hasta $77,68, con el Banco Central logrando sumar US$ 18 millones a las reservas que quedaron en US$ 40.813 millones. Pero, atención, el dólar MEP saltó $7,40 hasta $160,92 y el contado con liquidación avanzó $6,39 hasta $171,85. Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 116% y la del CCL y el MEP saltó hasta un récord de 121%. Y, con eso, medidos en pesos, el euro subió 52 centavos hasta 91,79, la libra subió 12 centavos hasta 100,48 y el real subió 1 centavo hasta 13,85.

La brecha cambiaria es la más alta desde la hiperinflación de 1989 y eso está generando un gran trastorno en toda la actividad económica. Los comerciantes locales no saben qué precio ponerle a muchos productos porque como la importación está casi bloqueada, no saben cuáles serán los valores de reposición. Y, además, con la brecha volando, las concesionarias de autos suspendieron las ventas, ya que no sabe qué lograrán reponer con lo que recauden. Y, lo peor del caso, es que con las subas de los precios en pesos incluso varios modelos armados en el país serán alcanzados por impuestos internos, por lo que habrá una suba adicional para las fábricas locales, lo cual paralizará el escaso repunte que se vio en las últimas semanas de agosto.

Y, además, hay otras paradojas: la canasta básica aumentó 3,8% en septiembre y una familia tipo necesitó $47.216 para no ser pobre. Y, como paga ganancias una familia tipo que tiene un ingreso de $73.100, tenemos la paradoja de que hay una diferencia de apenas 25.800 pesos (US$143) entre ser pobre y pagar impuesto a las ganancias, un absurdo de todo tamaño.

Con ese marco, la salida de depósitos continúa. Y para frenar la estampida de los precios el Banco Central tomó otros $246.824 millones en Leliq pagando 36% anual, por lo que esa bomba de tiempo se sigue hinchando. Al tiempo que los bancos siguieron sin alterar la tasa de los plazos fijos, que pagan 34% anual (39%ef).

Así, la huida de los bonos argentinos se acentuó. Ayer tuvieron una caída de más del 2%. Y el riesgo país se mantuvo en 1.433 puntos, por lo que desde que se reestructuraron los bonos el riesgo argentino trepó 35%.

La novedad de que Estados Unidos le hará juicio a Google y la cercanía electoral genera gran incertidumbre en Wall Street, cuyos índices están en un sube y baja, con dirección entre lateral y bajista desde hace un mes y medio. Ayer a la Bolsa de Nueva York le tocó subir 0,4%, en tanto que las Bolsas de San Pablo y México tuvieron actuaciones mucho mejores con subas del 1,5% al 2%.

En Buenos Aires, mientras tanto, seguimos viviendo la paradoja: los precios de las acciones suben en pesos pero siguen planchados en dólares. Ayer con $1.275 millones operados, el Merval subió 1,1%. Mientras que los ADR argentinos que operan en EE.UU. estuvieron mixtos, con un buen día para Tenaris, Mercado Libre y Telecom, pero con más golpes para YPF, Edenor y los bancos.

En fin: la incertidumbre manda y las commodities reflejan esa falta de dirección. Ayer el petróleo logró subir apenas, los metales preciosos siguieron firmes, los metales básicos estuvieron mixtos, los granos estuvieron sostenidos en Chicago, pero hubo más tranquilidad en la Bolsa de Rosario. Y en criptomonedas se destacó el bitcoin, que está siendo usado para sacar dólares de Argentina, pero el resto del panel mostró bajas de hasta el 3%.

Dejá un comentario