La recaudación sigue desacelerando su caída: en julio, la baja real fue de 14%

5 de agosto, 2020

pesos

Con el endurecimiento en el AMBA (ciudad de Buenos Aires y conurbano) y posterior flexibilización de las medidas de aislamiento social que se implementaron durante el mes pasado, la recaudación en julio siguió mostrando una desaceleración de su caída respecto al desempeño registrado durante los meses anteriores, cuando la cuarentena regía bajo medidas más estrictas y el cierre de la economía era mayor.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) informó ayer que durante el mes pasado los recursos tributarios totalizaron $ 559.092 millones, lo que implicó un incremento nominal de 24% respecto al mismo mes del año pasado, que en términos reales representó una contracción aproximada de 14% interanual, teniendo en cuenta la inflación acumulada.

De esta manera, durante los primeros siete meses del año la recaudación tributaria acumuló un monto de $ 3,4 billones, lo que significó un incremento de 26,2% respecto al mismo período del año pasado, que implica una caída interanual en términos reales también cercana al 14%. Se trata de un retroceso incluso superior al que tuvo lugar a lo largo de todo 2002, cuando la caída fue de 12% interanual en términos reales.

“La recaudación aceleró la tasa de crecimiento 4 puntos porcentuales respecto a junio, y casi 10 puntos porcentuales respecto al promedio registrado durante el segundo trimestre del año con medidas de confinamientos más estrictas en todo el país. No obstante, la dinámica sigue siendo preocupante, sobre todo porque lo pilares del sistema tributario se encuentran muy afectados”, resaltó ayer la consultora LCG.

En un comunicado, la entidad que conduce Mercedes Marcó Del Pont justificó que “la caída en el nivel de actividad y las distintas medidas de política tributaria tendientes a aliviar la situación de los contribuyentes constituyen los principales factores explicativos para la variación en los ingresos tributarios de julio” y agregó que “la dinámica de la recaudación evidencia, sin embargo, una desaceleración en el ritmo de contracción en términos reales con relación a los registros observados desde que inició la pandemia del Covid-19“.

“Un elemento relevante a la hora de evaluar el desempeño de la recaudación es el elevado nivel de acogimiento a los distintos Planes de Facilidades de Pago por deuda corriente. Este comportamiento, que se traduce en una merma en los ingresos tributarios, no sólo se explica por la dimensión de la crisis sino también por las distintas modificaciones normativas y la ampliación de las herramientas disponibles para regularizar obligaciones vencidas. Dichas medidas implementadas por la Afip representan un esfuerzo en términos de administración tributaria que facilitan la regularización de deudas”, aseguró.

El bajo nivel de la actividad como consecuencia de las medidas de aislamiento social se reflejó en el Impuesto al Valor Agregado (IVA), que generó ingresos por $144.184,9 millones, con un aumento nominal de apenas 10,1% en relación al mismo mes del año pasado. En tanto, la recaudación del Impuesto a las Ganancias alcanzó en julio los $107.618,8 millones, lo que representa un incremento de 8,7% en relación con el mismo mes de 2019. Los recursos tributarios vinculados con el sistema de Seguridad Social tuvieron un aumento nominal de 18,5% interanual, recaudando un total de $147.563,9 millones.

Por su parte, el impuesto PAIS marcó un alza notable en la recaudación como consecuencia de la alta demanda del dólar oficial que se presentó durante el mes pasado (dentro del cupo de los US$ 200 que permite el cepo cambiario), la cual viene en incremento sostenido desde el inicio de la pandemia. Los ingresos por este tributo totalizaron en julio $ 20.117,9 millones y en lo que va de 2020 acumuló $ 67.722,6 millones.

Hacia adelante

Con el bajo nivel de actividad que se prevé, las expectativas hacia los próximos meses siguen siendo negativas en términos reales. “En lo que resta del año, la recaudación seguirá mostrando una dinámica preocupante debido al desplome de la actividad. Podrá advertirse cierta recuperación en los próximos meses en relación al período en el cual el confinamiento fue más estricto, pero será desde un nivel muy bajo”, estimó LCG.

La consultora prevé 2020 tendrá una caída interanual de 15% del PIB y una inflación estabilizada en niveles más bajos de lo esperado, debido a la profunda recesión y por efecto del ancla cambiaria y el congelamiento de tarifario. “Ambos factores tienen arrastre sobre la recaudación, para la cual proyectamos un crecimiento del 20% interanual, equivalente a una caída de 15% interanual medida en términos reales”, proyectó, al tiempo que señaló que, medido en términos reales, la recaudación tributaria de 2020 retrocederá once años, semejante a la de 2009.

Dejá un comentario