En junio, el consumo en supermercados cayó tras cuatro meses de suba

25 de agosto, 2020

Supermercado consumo

En junio, las ventas en los supermercados revirtieron el crecimiento que había presentado durante el mes anterior. Según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), durante el sexto mes del año las ventas en los supermercados presentaron una caída de 0,4% respecto a mayo y una baja de 1,5% en términos reales en comparación con el desempeño de junio del año pasado.

De esta manera, luego de cuatro meses consecutivos registrando crecimiento interanual desde marzo, las ventas en los supermercados medidas a precios constantes mostraron durante junio variaciones interanuales negativas por primera vez desde el comienzo de la cuarentena.

En tanto, las ventas en cadenas mayoristas tuvieron en junio un alza de 5,8% en términos reales en relación al mismo mes de 2019, acelerando así el crecimiento interanual respecto a mayo en 1,6 puntos porcentuales, explicado en parte por la flexibilización de la cuarentena, ya que sólo el 0,7% de las ventas se dieron de forma online. Así, los centros mayoristas crecieron en junio por noveno mes consecutivo en términos interanuales y en lo que va del año acumulan un crecimiento de 8,3% interanual real.

Los artículos con las variaciones más significativas en sus ventas respecto a junio del año pasado se presentaron en el rubro de electrónicos y artículos para el hogar, que registraron un alza interanual de 103,7% en el caso de los supermercados y de 190% interanual en los mayoristas, en el marco de las medidas de restricción en que muchos locales especializados estuvieron cerrados u operando parcialmente. También se presentó un gran incremento en el rubro de indumentaria y calzado, con una suba interanual de 108% en el canal mayorista.

En tanto, los shoppings y los centros de compras, que gran parte de ellos permanecieron cerrados durante junio por las medidas de aislamiento social, siguieron registrando grandes caídas en la comparación interanual. No obstante, en los registros de junio, como consecuencia de la flexibilización de la cuarentena, las ventas en este canal mostraron una desaceleración de la caída de siete puntos porcentuales respecto al desempeño del mes anterior.

De acuerdo con los datos del Indec, durante el sexto mes del año los centros de compras presentaron una caída de 88,6% en comparación con los registros de junio de 2019. De esta manera, las ventas en shoppings registraron una variación interanual negativa por cuarto mes consecutivo y durante los seis primeros meses del año acumuló una contracción de 58% respecto al mismo período del año pasado.

Tal como era previsto, los centros de compras del Gran Buenos Aires (GBA) fueron los más afectados como consecuencia de la permanencia de las mayores medidas de control en esta región, que presentó un desplome de interanual de 97,8%, mientras que el resto del país la caída interanual de junio fue de 73,4%.

Por otra parte, el Indec publicó ayer también una encuesta sobre las ventas de electrodomésticos durante el segundo trimestre del año. De la misma se desprende que la facturación en este rubro en términos nominales aumentó 31,1% respecto al mismo período del año pasado. El mayor incremento en las ventas se dio en artículos del rubro de computación y accesorios informáticos, que mostró un alza nominal de 100,6% en términos interanuales.

Hacia adelante

En un informe, la consultora LCG indicó que no prevé que la recuperación de los shoppings se haga notar en los próximos meses ya que, si bien comenzaron a reabrir algunos comercios, los grandes centros de ventas todavía no están habilitados. Los principales shoppings no fueron habilitados por la aglomeración de gente que implica. La flexibilización en estos centros ocurre a un ritmo más lento que en el resto de los canales.

En cuanto los supermercados y autoservicios mayoristas, debido a que son considerados “esenciales” para la población y no sufrieron grandes contracciones frente al confinamiento, la consultora espera cierta estabilidad, reforzada por medidas impuestas por el Gobierno como el congelamiento de los precios y las transferencias al sector privado mediante las ayudas sociales, como el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

Dejá un comentario